Análisis

Análisis de Project Zero: Maiden of Black Water

Por Roberto J. R. Anderson
-

Project Zero: Maiden of Black Water, la quinta entrega principal de la reputada saga survival horror de Koei Tecmo, llega en exclusiva a Wii U este 30 de octubre.

Con casi quince años a sus espaldas, Project Zero (conocida como Fatal Frame en Norteamérica, y simplemente como Zero en su tierra original de Japón) es una de las sagas de referencia en el género survival horror. Aunque las primeras entregas aparecieron para PlayStation 2 y la primera Xbox, hace unos años Nintendo se hizo con la exclusividad de la saga. La cuarta entrega principal apareció en Wii, aunque no salió fuera de las fronteras niponas; sin embargo, sí nos llegó un estupendo remake de Project Zero 2 para dicha consola.

Ahora recibimos con regocijo esta quinta entrega, aunque hay que reconocer que no llega en las mejores condiciones posibles. Los textos están en inglés, algo poco común en un juego editado por Nintendo (y que ya padecimos recientemente también con Devil's Third), y además su versión física será muy limitada (aunque al menos llegará en una edición especial de lo más atractiva).

Y podemos darnos con un canto en los dientes en Europa, pues los norteamericanos ni siquiera tendrán esa edición física limitada y tendrán que contentarse únicamente con la versión de la eShop. Lo cierto es que esta edición digital, que por supuesto también estará en Europa, se ha planteado de un modo inteligente: es posible descargar gratis la versión de prueba, que incluye el prólogo y los dos primeros capítulos; una vez superado este comienzo de la aventura, los que deseen seguir la partida pueden comprar la ampliación a la versión completa del juego. Y ya os decimos que el título tiene la calidad suficiente para enganchar así a muchos jugadores.

Con una cámara como arma

Los que ya hayáis jugado a anteriores entregas os encontraréis con elementos y mecánicas muy familiares y continuistas, incluso podría decirse que demasiado. Sin embargo, esta vez contáis con una nueva herramienta que se adapta a Project Zero como anillo al dedo: el GamePad. Sin duda, el característico mando de Wii U resulta muy apropiado para un juego en el que nuestra gran arma es una cámara de fotos.

Como es habitual en la saga, los enemigos a los que debemos hacer frente son terroríficos fantasmas que vagan por los escenarios tras haber muerto de horribles maneras. La única forma de acabar con dichos espíritus es fotografiarlos con una vieja y mística cámara, la Cámara Oscura. A medida que acumuláis puntos podéis potenciar las habilidades de la Cámara Oscura (daño, velocidad, distancia, etc.) para deshaceros con mayor eficacia de estos enemigos de ultratumba. Además, también podéis equiparla con distintos tipos de carrete; cuanto mejores sean, menos fotos necesitaréis para acabar con el fantasma. Pero, como en todo survival horror que se precie, esta munición es limitada y hay que usarla con sensatez y cautela.

Uno de los detalles que más nos han gustado es que, si tocáis a un fantasma justo después de derrotarlo, asistiréis a una horripilante secuencia que generalmente nos narra sus últimos momentos de vida cuando era un individuo de carne y hueso. La cantidad y calidad de estas escenas nos ha sorprendido.

Como ya os decíamos, resulta obvio que el GamePad de Wii U encaja perfectamente en este concepto: con este mando os sentiréis como si tuvierais la mismísima Cámara Oscura en vuestras manos. Gracias al giroscopio del GamePad, el juego detecta los movimientos que hacéis con el mando, y es como si estuvieseis enfocando una verdadera cámara en busca del mejor ángulo. Además, el segundo stick también sirve para esta misma finalidad, por lo que es aún más cómodo mover la cámara gracias a la posibilidad de alternar entre movimientos físicos del mando y el uso del stick. Es importante elegir el mejor ángulo posible para cada ocasión, pues cada fantasma tiene diferentes puntos sensibles a lo largo de su "cuerpo", y cuantos más de ellos capturéis en una misma fotografía mayor será el daño.

Sólo hay una cosa que no nos ha convencido de todo esto: si jugáis mirando la televisión, tendréis que dirigir la vista a la pantalla del GamePad cada vez que os enfrentéis a un fantasma, lo cual puede volverse confuso entre tanta acción. Para obtener una experiencia más placentera, nosotros recomendamos que juguéis aprovechando el Off-TV de la pantalla del GamePad y os olvidéis completamente de la televisión (eso sí, dejadla encendida para escuchar los sonidos que salen de ella), a no ser que os decantéis por escoger en el menú los controles tradicionales de la saga sin la detección de movimientos del GamePad, lo cual también es posible.

Un monte muy tenebroso

La aventura principal incluye tres personajes jugables, lo cual contribuye a proporcionar una experiencia de juego más variada ya que alternamos entre ellos según el capítulo que estemos jugando. Las historias de todos ellos se entrelazan en el marco del monte Hikami, un terrorífico lugar con una historia de lo más sombría, donde la gente tradicionalmente acude para suicidarse.

El personaje jugable más recurrente es Yuri Kozukata, una joven que trabaja en una tienda de antigüedades. Cuando su amiga y propietaria de dicha tienda se pierde en el monte Hikami, Yuri sale en su búsqueda y se hace con su Cámara Oscura. Yuri tiene la sobrenatural habilidad de seguir el rastro de las personas sólo con tener un objeto relacionado con ellas (por lo general, una foto), lo cual nos ayuda mucho a la hora de guiarnos a través de los escenarios.

Por su parte, Ren Hojo es un escritor que vive obsesionado por una pesadilla que se repite, y que parece estar también relacionada con el monte Hikami, donde se dirige en busca tanto de respuestas personales como de inspiración para su próximo libro. La gracia del asunto es que la Cámara Oscura de Ren es diferente de la de Yuri: mientras que en la de Yuri podemos colocar lentes especiales capaces de incrementar algunas de sus características, el punto fuerte de la de Ren es que puede lanzar ráfagas de cuatro fotos seguidas.

Por último tenemos a Miu Hinasaki, una chica que acude también al monte Hikami en busca de su desaparecida madre, que no es otra que Miku Hinasaki, la protagonista del primer Project Zero.

Además de los tres personajes mencionados, también podéis controlar a Ayane (personaje habitual de las sagas Dead Or Alive y Ninja Gaiden) en un capítulo especial tras superar la aventura principal.

Apartados visual y sonoro

La ambientación quizás recuerde demasiado a anteriores entregas, con las habituales casas viejas abandonadas y los espacios exteriores oscuros rodeados de árboles, aunque en ocasiones visitamos también escenarios más variados e inesperados. Gráficamente no destaca en ningún momento, pero por lo general se mueve bien y artísticamente no está nada mal.

El apartado sonoro, como es habitual en la saga, está a un nivel excelente. Los tenebrosos gritos de los fantasmas ponen los pelos de punta, especialmente los que profieren cuando son derrotados. Además, ahora desde los altavoces del GamePad os llevaréis más de un sobresalto. Se agradece también mucho la posibilidad de escoger las voces entre las originales en japonés y el doblaje en inglés.

Conclusiones

Project Zero: Maiden of Black Water es una entrega digna para esta estupenda y terrorífica saga, aunque se le puede criticar que no aporta elementos novedosos más allá del uso del GamePad. A su favor, el argumento y el contexto de la aventura están bien planteados, los diferentes personajes jugables otorgan variedad y dinamismo, y el juego está lleno de detalles tenebrosos que os aterrarán. El uso del GamePad, por su parte, supone un plus ya que es idóneo para emular la Cámara Oscura del juego; eso sí, creemos que se aprovecha mejor en modo Off-TV (aunque recomendamos dejar la TV encendida de fondo para que os lleguen sus sonidos), ya que pasar la vista de la televisión a la pantalla del GamePad cada vez que aparece un fantasma puede volverse confuso.

Además, su duración es más que considerable para el género, y es muy rejugable ya que cuenta con distintos modos de dificultad y nos reta a superar nuestras puntuaciones y rangos en cada capítulo.

En definitiva, un juego recomendable para los jugadores adultos y amantes del terror. Sin embargo, es una lástima que los textos lleguen en inglés, y debéis tener en cuenta que os costará mucho seguir la trama si no domináis dicho idioma.

Valoración

Usar el GamePad como si fuese la Cámara Oscura nos ha gustado mucho, aunque se aprovecha mejor en modo Off-TV. Por lo demás no aporta novedades a la saga, pero perfecciona la fórmula para ofrecer una entrega digna. Lástima que llegue en inglés.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

El GamePad encaja con su concepto. Distintos personajes jugables. Gran apartado sonoro.

Lo peor

En inglés. No aporta nada nuevo a la saga más allá del uso del GamePad.

Lecturas recomendadas