Análisis

Análisis de Race the Sun

Por David Alonso Hernández
-

Versión comentada: PS4

Race the Sun es uno de los juegos de PS Plus en mayo para PS3, PS4 y PS Vita. Vamos a ver cómo son estas carreras con el "sol a favor".

Los juegos que podéis descargar en PS Plus en mayo son de lo más variado, y entre ellos se ha colado Race the Sun, la original propuesta de Flippfly que, tras su estreno en PC en 2013, saltó a PS3, PS4 y PS Vita en octubre del año pasado.

Para los que no hayás oído hablar de este título 'indie', sabed que se trata de un 'endless runner' (o juego de "carrera infinita), un género muy popular en dispositivos móviles y del que no hay demasiada representación en consolas.

Y es que, por su naturaleza, este tipo de juegos resultan ideales para smartphones y tablets, que son ecosistemas perfectos para echar una partida rápida mientras esperamos al autobús. 

Entonces, ¿qué tal funciona Race the Sun en consolas de sobremesa? Pues la verdad es que mejor de lo esperado. Vamos a comprobar por qué.

Una carrera contra el ocaso

La premisa de Race the Sun es muy sencilla; manejando una nave alimentada por energía solar y que avanza de forma automática, nuestro cometido principal es desplazarnos lateralmente para esquivar los obstáculos que pueblan unos escenarios, que están divididos en regiones, y cuya longitud es "infinita".

Así, cuanto mayor sea la distancia que consigamos recorrer en cada partida más elavada será nuestra puntuación, pero -por suerte- demostrar que tenemos unos reflejos de gato no es lo único que debemos hacer.

La verdadera "miga" del asunto son los retos, de los que siempre tenemos 3 en activo, y que nos instan a realizar diferentes tareas, tales como alcanzar una distancia en concreto sin sufrir ninguna colisión, recoger una serie de 'Tris' (u orbes de energía) o alcanzar una puntuación determinada.

Al completar estos retos subimos de nivel, lo que desbloquea nuevos orbes de energía que podemos recoger, como uno que nos permite saltar, y añade potenciadores a nuestra nave, como por ejemplo un imán que atrae a los orbes cercanos.

A todo esto tenemos que sumar un factor muy importante (de hecho da nombre al título), y que no es otro que el sol. Desde que arrancamos cada partida el astro rey comienza implacable su puesta, algo que no viene nada bien cuando pilotamos una nave alimentada por energía solar por unos escenarios que nunca se acaban.

Para prolongar la presencia del sol debemos recoger unos orbes de color amarillo, que están repartidos en diferentes puntos de los escenarios, y que "elevan" al astro ligeramente, por lo que siempre tenemos que estar muy atentos a ellos, así como a evitar las zonas de sombra, que ralentizan nuestro avance hasta detener por completo la nave.

Un mundo que se reinicia cada día

Seguro que, después de leer la mecánica de Race the Sun, a más de uno se os ha ocurrido "bueno, pues me aprendo los escenarios de memoria y lo 'peto' en las puntuaciones", ¿verdad?

Pues mucho nos tememos que esto no es fácil, ya que otra de las características del título de Fippfly es la naturaleza procedural de sus escenarios. Cada día, y al conectar la consola a internet, los escenarios varían y la tabla de clasificación online se resetea, por lo que sólo dependemos de nuestros reflejos.

Gracias a esto hay que reconocer que, pese a su excesiva sencillez, Race the Sun es un juego  que invita a ser visitado de tanto a en tanto, por el simple hecho de echar unas partidas rápidas y ver qué cambios se han introducido desde la última vez que jugamos.

Un apartado técnico minimalista y repleto de elementos abstractos ayuda, sin demasiados alardes, a fomentar esta sensación. Igual que sus sencillos modos alternativos, como Labyrinthia, (una especie de puzle/laberinto en la que manejamos la nave desde una perspectiva elevada) aportan un poco de profundidad, pero -desde luego- Race the Sun no es un juego para dedicarle horas y horas, sino uno de esos títulos que mola "tener ahí" para echar una partida esos días en los que nos apetece jugar a algo rápido y sin complicarnos demasiado.

Valoración

Un 'endless runner' muy correcto y repleto de buenos detalles, aunque falto de opciones y profundidad. No es un juego para dedicarle horas seguidas, pero sí invita a disfrutar de partidas esporádicas.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Sus retos consiguen "picar". Mola que los escenarios, y los marcadores online, se reseteen cada día.

Lo peor

Se queda muy corto en opciones y modos de juego. Su propuesta encaja mejor en un dispositivo móvil.

Lecturas recomendadas