Análisis

Análisis de Sportsfriends para PS4

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS4

Sportsfriends es un party game, la mejor opción cuando uno tiene la casa llena de amigos tras ver un partido de fútbol o disfrutar de una cena. Hasta ahora en PS4 no había una gran representación y este juego, nacido de ese milagro que es Kickstarter ha llegado para llenar ese vacío. ¡Y de qué manera!.

Die Gute Fabrik no ha optado por la vía fácil, tirando de deportes conocidos o variantes de los mismos. Han debido de tirarse semanas rompiéndose el coco para idear la colección de 4 minijuegos que componen el título y que no se parecen a casi nada que hayáis podido ver y disfrutar hasta ahora. Antes de desmenuzarlos uno a uno lo mejor que podamos, debemos hacer una puntualización. Este party game está pensado como los de antaño, es decir, para disfrutarlos únicamente con la casa llena de colegas y un buen número de Dualshock disponibles. Nada de opciones online y nada de perfeccionar la técnica tú solo en casa para darles a tus amigos novatos una paliza en la siguiente "quedada". Para poder disfrutar de Sportfriends debes compartir sillón con al menos otra persona más y hasta un máximo de 4. Algo que, a priori, puede levantar alguna queja entre el respetable jugón. Porque aunque muchos de nosotros somos arduos defensores del juego en compañía y los codazos físicos, creemos que haber ofrecido algún tipo de opción online no hubiese sobrado y habría completado aún más un ya de por sí fantástico título. Dicho esto, aquí vamos con la descripción de cada una de las 4 locuras jugables que componen el título.

Así se juega al Barabariball

El primero de los "deportes" que aparece el menú de Sportsfriends es una especie de voleibol para 2 o 4 jugadores (en equipos) tremendamente divertido. En él deberemos marcar tirando la bola hacia el campo contrario e intentando que nuestros oponentes no consigan alcanzarla. La particularidad reside en que la mayoría de la "pista" es agua y en ella se hundirá la pelota si no la rescatamos en unos pocos segundos. Hacer eso puede provocar que nosotros también nos hundamos y perdiendo nuestro equipo un punto o bien salr victoriosos y evitar un "gol" seguro. Hay varios personajes a elegir con distintas características pero todos ellos con una en común: sólo pueden hacer 3 saltos antes de hundirse en agua irremediablemente (pero se recargan si pisas tierra firme). Esto imprime un componente estratégico importante que mezclado con la posibilidad de golpear a los contrarios si no llevas la pelota en las manos lo convierten en el más complejo y agradecido (para los hábiles) de todo el catálogo. Quizás el mejor a la hora de producir escenas de tensión competitiva y gritos de pánico y desesperación.

Johan Sebastian Jost

Lo primero que tenéis que hacer antes de jugar al segundo deporte es despejar de muebles el salón (o no). En él, de 2 a 4 amigos (o enemigos) sujetarán en sus manos otros tantos mandos Move o Dualshock y deberán moverse al ritmo que marque la música, evitando a toda costa mover el mando e intentando que lo hagan los demás. Agítalo más de la cuenta y serás eliminado. Explicado de otra manera, imaginaos que sujetáis un vaso casi lleno hasta el borde y que no podéis tirar ni una gota, intentado que lo demás lo hagan, y os haréis una buena idea de que va Joust. Esta originalísima idea jugable no requiere ni cámara ni que miréis siquiera al televisor, simplemente que escuchéis las composiciones de Johan Sebastian Bach. Si sube el ritmo de la música significa que vuestro mando es menos sensible y podéis arriesgaros más, mientras que si baja el más mínimo ajetreo os deja fuera. Poned por medio alguna silla o sofá y la cosa se desmadra aún más. Una propuesta nunca vista que garantiza una tonelada de risas, os lo aseguramos.

Superpole Riders

Otra majadería para 2 o 4 jugadores que requiere jugar en equipos y en el que podremos compartir mando con nuestro compañero (la mitad cada uno) si no hay suficientes Dualshock. Nuevamente el objetivo es marcar usando una pelota, sólo que esta vez está colgada de una cuerda horizontal sobre nuestras cabezas y las "porterías" son unos paneles en los extremos de la cuerda. Para alcanzar la pelota nuestros personajes van equipados con una especie de pértica flexible de goma espuma multiuso, ya que sirve para lanzarnos por el aire, golpear la pelota o a nuestros contrarios. Lo habitual es que esto resulte en un caos total en el que unos jugadores acaban encima de otros y donde los "pertigazos" a la cabeza vuelan por doquier. Olvidaos de estrategias y tácticas, en esta ocasión es inevitable que un frenesí vapuleador se apodere de la partida y todo se vaya al garete. Simple, caótico y divertido.

Hokra

El más simple visualmente hablando no lo es tanto en lo jugable y además requiere sí o sí de 4 participantes. En equipos de 2, los jugadores (representados por un simple cuadrado) deben conseguir llevar y mantener el máximo tiempo posible la "pelota" hasta la portería contraria mientras su compañero bloquea el ataque del equipo contrario. Es una especie de hockey hielo pero en plan minimalista, con goles, bloqueos y placajes por un tubo. Además, igual que en Superpole Riders, si no disponéis de suficientes Dualshock, podrás compartir la mitad del mando con tu compañero, aunque os adelantamos que no es la opción más cómoda ni eficaz. A tu disposición habrá distintos personajes con sus pros y contras así como un sencillo editor de partidas.

Diversion a toda costa

Y por si 4 juegos os parece poco, escondidos tras dos códigos (arriba, abajo, derecha, izquierda, arriba, abajo, derecha, izquierda, X; Arriba, arriba, abajo, abajo, izquierda, derecha, izquierda, derecha, O) hay otros dos, To Get on Top y FLOP, aunque resultan mucho más sencillos y son casi anecdóticos. Mención especial a su faceta cross-buy entre las versiones de PS4 y PS3 aunque las diferencias entre ellas son nulas (salvo la resolución). Como ya habéis podido ver su apartado técnico es casi una anécdota aunque su estilo entra por los ojos. Y más aún aún, por los oídos, gracias a unas melodías muy alegres y unos efectos verbeneros estupendos.



Sportsfriends ofrece algo distinto a lo que hemos visto en otros "party games", un cojunto lúdico-festivo donde prima la diversión por encima de intentar imitar físicas o deportes, y que pasa de usos forzados de cámaras y dispositivos de movimiento. En casi todos los juegos del conjunto el lado competitivo pierde protagonismo y lo gana el simple placer de jugar por jugar. Su simpleza, originalidad y estilo directo lo hace apto incluso para gente que no ha cogido un pad en su vida. Y ahí radica su éxito y su triunfo. Pocas veces un salón lleno de gente frente a la televisión había presenciado tantas risas, gritos e, incluso, caídas. No os dejéis engañar por su estilo gráfico o por su poca ambición en cuanto a opciones online. La mejor opción para jugar en compañía sigue siendo hacerlo sentado con amigos, no a kilómetros de distancia. Y si es a títulos tan alocados y frescos como este Sportsfriends, mejor que mejor, creednos. Pide pizzas, bebe tu refresco favorito y...¡a jugar!.

Valoración

4 propuestas de diversión absoluta, original y alocada. No encontrarás nada mejor si asaltan tu casa y tenéis ganas de reíros. Genial.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Originalidad de todas las ideas. Diversión garantizada en compañía e incluso para los no iniciados.

Lo peor

Algún juego más hubiese estado bien. Sin opciones online o para un sólo jugador.

Lecturas recomendadas