Análisis Battlefield 1 Principal
Análisis

Battlefield 1 - Análisis del FPS en la Primera Guerra Mundial

Por David Martínez
-

Versión comentada: PC

La guerra es necesaria para el progreso. La frase no es nuestra, sino del filósofo Renan, y es perfecta para ilustrar el espíritu de Battlefield 1 en nuestro análisis. Porque en Battlefield 1 DICE ha querido que la ambientación recupere el protagonismo. En este caso, volvemos la vista atrás, al periodo que va entre 1914 y 1919, la Primera Guerra Mundial. Aunque muchos la denominan como la Guerra Europea, la verdad es que tanto por los frentes, como por las naciones implicadas, se trató de un conflicto global. 

Por un lado se alzaron  las naciones aliadas como Inglaterra, Francia, Italia o Estados Unidos... y frente a ellos, se opusieron el Imperio Austro Húngaro, el Imperio Alemán y el Imperio Otomano. Al servicio de ambos bandos se encontraban los últimos avances tecnológicos: ametralladoras, aviones y dirigibles, los primeros tanques, buques de guerra y trenes de vapor, que convivían con las formas de guerra más convencionales, como las cargas de caballería. El resultado de todo esto fue un conflicto sangriento, que se caracterizó por la enorme cantidad de bajas y la aplicación de métodos crueles como las descargas de artillería o el uso de gas letal

La Primera Guerra Mundial es un punto de partida perfecto para conseguir un gran "shooter" bélico. Por variedad de situaciones y momentos épicos, por su catálogo de armas poco habituales y sus escenarios reconocibles... no es de extrañar que desde su primer tráiler, Battlefield 1 haya recibido el respaldo de los fans del género. Sin embargo, si el nuevo Battlefield tratase de ser realista, el ritmo de las partidas sería mucho más lento de lo acostumbrado en los juegos de guerra moderna, las armas fallarían más a menudo... y el índice de supervivencia sería mucho menor. ¿Cómo lo ha resuelto DICE?

La desarrolladora sueca ha encontrado un equilibrio perfecto: el aspecto es histórico -con una verosimilitud que asusta- pero el comportamiento está más cerca de los FPS actuales. Con esto se ha resuelto una de nuestra mayores inquietudes. Y ahora vayamos al grano, ¿qué es lo que ofrece Battlefield 1?

Historias de la Historia

La campaña de Battlefield 1 es muy diferente de la de juegos anteriores. El modo "single player" de las tres últimas entregas (Battlefield 3, Battlefield 4 y Hardline) había resultado fallido, mientras que en Star Wars Battlefront, se limitaba a misiones de entrenamiento. Esta vez, en lugar de seguir las evoluciones de un soldado, esta campaña nos lleva a seis momentos diferentes de la guerra, en seis frentes y acompañando a otros tantos héroes. Estas historias de guerra tratan de dar una visión general del conflicto. Así en Tormenta de acero descubrimos cómo era la guerra de trincheras -y lo breve de la supervivencia- en Amigos de altos vuelos acompañamos a un piloto británico de biplanos, en Sangre y barro a un tanquista a bordo de un Mark V, en Nada está escrito a una rebelde que lucha junto a Lawrence de Arabia... 

Battlefield 1 9

En general la campaña cumple su cometido: nos introduce en el mundo de principios del siglo XX y nos enseña cómo se combatía en distintos lugares. El diseño de los niveles es muy abierto, y huye de los elementos "scriptados" en favor de situaciones verdaderamente espectaculares, que ocurren de forma natural en el campo de batalla. Seguro que os quedáis petrificados al ver el efecto de la artillería sobre vuestros compañeros, o escuchar los silbatos mientras una nube de gas avanza hacia nosotros. El acabado del juego es tan perfecto que no hace falta "guionizar" lo que ocurre para impresionar al jugador. 

Además de pilotar vehículos y disparar en primera persona -que son los pilares del juego- Battlefield 1 también flirtea con niveles de infiltración, con un indicador sobre la cabeza de los enemigos para saber si atraemos su atención, y podemos localizarlos con unos prismáticos y marcarlos, como en Metal Gear Solid V. Sería una experiencia brutal... si no fuéramos capaces de terminar la campaña en menos de cuatro horas.  Las 6 historias están divididas en 17 niveles que se acaban en un suspiro. La escasa duración de la campaña de Battlefield 1, sin embargo, no afecta a la narrativa. Unas cinemáticas cuidadas nos ayudan a entrar en el drama que vivieron algunos soldados en el frente. 

La Guerra Mundial

Pese al esfuerzo que se ha invertido en la campaña del nuevo Battlefield, el plato fuerte sigue siendo el modo multijugador. La saga de DICE y Electronic Arts no renuncia a su planteamiento abierto, con unos escenarios enormes y destructibles, en los que además podemos utilizar diferentes vehículos. Estos 9 escenarios multijugador (St Quentin Scar, Amiens, Fao Fortress, Suez, Sinai Desert, Ballroom Blitz, Argonne Forest, Monte Grappa y Empire´s Edge) recrean entornos tan diferentes como las cumbres de los Alpes, el desierto y los castigados bosques europeos. Aunque no son muchos; después de unas 10 horas de juego, somos capaces de descubrir las zonas más interesantes de cada mapa y anticipar muchos movimientos del enemigo. El sistema Levolution, que hace cambiar el trazado del mapa durante la partida, resulta mucho más sutil que en Battlefield 4, y también más realista. Además de los cambios dinámicos en el clima -como lluvia, niebla o tormentas de arena- podemos ver cómo todos los elementos se van destruyendo. 

Mientras que en el juego anterior teníamos que derribar edificios -por ejemplo- para cambiar el mapa, en esta ocasión la transformación es gradual, y ocurre con cada disparo, cada explosión o cada impacto de un vehículo. Por cierto, ya hemos anticipado que las armas y vehículos se van a comportar con la misma velocidad y fiabilidad que los de Battlefield 4. El ritmo de juego no se altera, y la conducción no presenta dificultades adicionales. Entre los vehículos disponibles, ya sabés, hay primitivos tanques, coches armados, motos con sidecar, cazas y bombarderos... pero sobre todos ello destaca el más primitivo y el más versátil: el caballo. De hecho, estas monturas son demoledoras, especialmente si realizamos cargas con el sable.

El combate cuerpo a cuerpo ha ganado importancia. Ya sea por el tiempo de recarga de las armas, o por el intrincado plano de las trincheras, a veces es necesario dejar a un lado las armas de fuego y enfrentarnos "a cara de perro" con el enemigo. En este caso, Battlefield 1 no ha innovado en el sistema de combate, no hay posibilidad de hacer fintas, ni parar un ataque en el aire y contraatacar, pero lo que si tenemos a nuestra disposición es un abanico de armas espectacular. Podemos cargar con la bayoneta en carrera, o bien optar por los cuchillos, más convencionales. Para sembrar el miedo, nada como la maza, la pala o el bate con alambre de espino... hay un total de 16 armas cuerpo a cuerpo, tantas como fusiles o pistolas.  

Battlefield 1 17

Las armas disponibles dependen de las cuatro clases tradicionales: asalto, médico, apoyo y explorador. Cada una de estas clases posee dos habilidades exclusivas, y tiene acceso a un grupo de armas; por ejemplo, el médico puede utilizar fusiles semiautomáticos, revivir a los heridos y lanzar botiquines para recuperar la energía de los aliados. Aunque el arsenal está bastante limitado, a medida que avanzamos vamos desbloqueando distintas versiones de un mismo arma. Tampoco podemos modificar más que algunos aspectos de la óptica o el skin. En general, la personalización se queda coja comparada con otros FPS, pero es coherente con la época que se refleja.   

Del mismo modo que los héroes podían alterar el rumbo de la batalla en Star Wars Battlefront, ahora nos encontramos con los soldados de élite. Son tropas que van equipadas con lanzallamas, un rifle antitanque o una ametralladora pesada con armadura, y que resultan desequilibrantes.  Para compensar estas nuevas clases, también aparecen los vehículos Behemot. No son más que fortalezas móviles y tripuladas, que se ponen de parte del equipo que va por detrás en el marcador. Dependiendo del mapa en que jugamos, se trata de un dirigible, un tren con blindaje y cañones o un barco de guerra. Pese a su aspecto impresionante, sólo otorgan una ventaja temporal, que hace que las partidas de Battlefield 1 sean aún más interesantes.

Battlefield 1 22

¿Qué dirección siguen todas estas novedades? Tanto el caballo, como los vehículos behemot, las clases élite o el sistema de respawn parecen favorecer a los jugadores novatos, para que no se encuentren abrumados por los veteranos nada más comenzar a jugar. Es un equilibrio que ya se podía apreciar en Star Wars Battlefront, y que le da más aleatoriedad a los combates; los hace más emocionantes y menos previsibles. 

Battlefield 1 23

El sistema de progreso, con medallas y desbloqueos (además de un Codex, que nos sirve para conocer datos de la Primera Guerra Mundial) es simple, pero efectivo. Y nos queda la posibilidad de obtener piezas de equipo especial en packs de batalla, con premios aleatorios (como el mercado negro en Call of Duty). Pero donde también nos encontramos con sorpresas agradables es en la selección de modos disponibles. Vuelven clásicos como Conquista para 64 jugadores, duelo por equipos o Rush. Sin embargo, se completan con modos originales, como War Pigeons (palomas mensajeras) en que tenemos que mantener una paloma en nuestro poder mientras escribimos un mensaje, y soltarla en una zona segura, mientras que el equipo enemigo intenta arrebatárnosla. Battlefield 1 también nos ha impresionado con un modo custom, Fog of War, en que no contamos con arma principal, ni mapa, ni nombres de los jugadores en pantalla... y además una densa niebla lo cubre todo; pero sobre todo, destaca Operations, una especie de partidas encadenadas de Rush, que consigue darnos la impresión de progresar en la guerra. Las operaciones, Kaiserslacht, Oil of Empires, Iron Walls... se agrupan dependiendo del frente.

En conjunto, las mejoras del multijugador (además del regreso de las escuadras de varios soldados) no cambian la esencia de la saga, pero son un paso en la buena dirección.

Revolución tecnológica

No es ningún secreto que el motor Frostbite es una de las herramientas más potentes para el desarrollo en el momento actual, y en Battlefield 1 da lo mejor de si. A los efectos de destrucción, unos modelos ultradetallados y el tratamiento de partículas a que estamos acostumbrados, hay que unir una apuesta arriesgada -y ganadora- con el tratamiento de la luz. Los juegos anteriores tenían un estilo muy característico, por el tratamiento desaturado de los colores. Y ahora se apuesta por un contraste exagerado, que en ciertos momentos pueden parecer hasta en blanco y negro. Lo que se consigue es reforzar el ambiente frío y descarnado del conflicto, con un estilo personal.

La contundencia de los disparos, gracias a una tasa bastante estable de 60 FPS (con una resolución de 1080p en la versión de  PC) y un apartado sonoro envolvente, de lo mejor que hemos escuchado, lo sitúan a un nivel técnico sobresaliente. Ya el año pasado, Star Wars Battlefront mostró un apartado técnico brutal, y este FPS no hace sino mejorarlo. El control con ratón y teclado es inmejorable, y con el pad también resulta muy competente -aunque si competimos contra el estilo tradicional del PC saldremos perdiendo-.  

Battlefield 1 27

Conclusiones desde el frente

Battlefield 1 consigue renovarse sin sacrificar los puntos fuertes de la saga. Su "esqueleto" sigue siendo el de las entregas previas (apoyado en un multijugador abierto, en que no paran de sucederse momentos emocionantes)  pero con un nuevo aspecto, modos adicionales y una ambientación poco habitual. Quizá, después de todo, se le puede acusar de ser demasiado conservador. Cambia su aspecto, pero en pocos minutos hemos tenido la sensación de estar jugando al Battlefield de siempre... y eso no es nada malo. 

En cuanto a la campaña, aunque sea extremadamente corta, muestra un enfoque diferente, lo que es de agradecer, y nos da una perspectiva general de la Primera Guerra Mundial. Para tratarse de un juego esencialmente online, este FPS sienta las bases de una nueva forma de contar historias, más cruda, que está más cerca de un documental que de las películas de Hollywood. Es una guinda perfecta para un "shooter" brillante, que defiende su personalidad en un género saturado.

Battlefield ha encontrado su identidad mirando al pasado, con una guerra que es más grande que nunca. 

Battlefield 1 14

Valoración

Battlefield 1 es más conservador con las anteriores entregas de lo que cabría esperar pese a su ambientación en la 1ª Guerra Mundial. La campaña se queda muy corta, poco más de 4 horas, pero el multijugador y el apartado técnico son incontestables.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

La brutal ambientación en la Primera Guerra Mundial. El multijugador abierto.

Lo peor

Campaña muy corta, y un sistema de progreso limitado en el multijugador.

Lecturas recomendadas