Análisis

Cine de ciencia-ficción: crítica de Moon

Por Raquel Hernández Luján
-

2009 - CRÍTICA DE: Moon - DIRIGIDA POR: Duncan Jones - PROTAGONIZADA POR: Sam Rockwell, Kaya Scodelario, Matt Berry, Malcolm Stewart, Benedict Wong, Dominique McElligott, Robin Chalk y Kevin Spacey (voz).ARGUMENTO: En un futuro no muy lejano, un astronauta vive aislado durante tres años en una excavación minera de la Luna. Cuando su contrato está a punto de expirar, descubre un terrible secreto que le concierne.

En 2009 Duncan Jones nos dio una grata sorpresa dirigiendo su primera película: Moon, una cinta de ciencia-ficción inesperada que nos trasladaba a una explotación minera en la Luna. Y hay que decir que el talento que mostró ya entonces volvió a darnos otra alegría dos años después con Código fuente y que a día de hoy nos tiene en ascuas sobre su versión de Warcraft así que mucho tienen que torcerse las cosas para que no le sigamos la pista con atención a este cineasta.

Con un exiguo presupuesto de solo 5 millones de dólares (y la firme determinación de no sacarle partido a la popularidad de su padre, el camaleónico David Bowie), poner en pie una película de este registro digna, entretenida y con giros inesperados no es desde luego nada fácil y en primer lugar hay que reconocerle la audacia y la valentía, aunque se dejen notar también en algunos momentos ciertos pequeños detalles que delatan su inexperiencia.

Jones, que también se encarga de escribir la historia a la que da forma el guionista Nathan Parker, consigue abducir totalmente al espectador gracias a una estética retro que le hace mucho bien al diseño de producción.

Sam Rockwell roks as a rocketman

Prácticamente el 100% del metraje descansa sobre la labor interpretativa de Sam Rockwell, un actor capaz de sostener brillantes papeles tanto siendo secundario como protagonista y que, en esta ocasión además, tiene la difícil tarea por delante de meterse en la piel de dos personajes diferentes.

Aunque hay que señalar también que comparte protagonismo con Gerty, su ordenador de a bordo, del que disfrutareis especialmente sobre todo si veis la cinta en versión original ya que Kevin Spacey se encarga de prestarle su magnética voz.

Nostalgia, homenaje y humanidad

Hay un halo de melancolía en el tratamiento de la imagen, en la concepción de los espacios en los que se resuelve prácticamente la totalidad de la trama y en la propia cuenta atrás de nuestro protagonista, enfrascado en revivir su vida en la Tierra con su esposa y su hija, marcando cada rincón con fotografías, recuerdos, post-its... Y todo ello va en beneficio de la construcción del personaje con el que es tan fácil empatizar.

Tras haber estado aislado durante tres años en una prospección lunar donde se encarga de la recolección de un mineral que abastece a la Tierra de una energía limpia, Sam comienza a tener unas visiones que no sabe cómo interpretar, ¿está perdiendo la cabeza? Poco le importa mientras pueda regresar a su hogar, y así sigue desempeñando sus tareas hasta que un accidente le deja tirado en su vehículo espacial. Cuando despierta está en la enfermería de la nave y Gerty le pone al día, pero el curso de su destino habrá dado un giro radical y su soledad habrá llegado a su fin.

Jones no solo construye un relato absorbente, sino que nos remite a grandísimos clásicos de la ciencia-ficción como 2001: una odisea en el espacio con esa reinterpretacón de HAL 9000 en "versión emoticono", mucho más rudimentario pero con un punto inquietante similar, Atmósfera cero con la cuenta atrás hasta la llegada del rescate o el concepto de "fecha de caducidad" que exploraron otros clásicos como Blade Runner a propósito de sus replicantes.

Al tratamiento visual de la cinta y su ritmo pausado pero intrigante se une la banda sonora de Clint Mansell, uno de los colaboradores habituales de Darren Aronosfky en cuyos ecos se deja notar el sello del autor de los temas de Réquiem por un sueño, La fuente de la vida o El luchador.

Duncan Jones nos transporta a la Luna, ese arcano satélite que nos hechiza y nos remite a los conceptos de soledad y nostalgia y allí nos deja, viendo la Tierra como un sueño lejano e inalcanzable.

Todavía queda mucha ciencia ficción que descubrir

Si este viaje lunar te ha sabido a poco, echa un vistazo al resto de clásicos del género en nuestro especial cine de ciencia ficción. ¡Aún hay mucha tela que cortar!

Valoración

Valiente debut en el largo de Duncan Jones, con una primera piedra muy digna como cinta de ciencia-ficción evocadora y llena de buenas lecturas que se dejan ver en la trama.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La constatación de que no hacen falta grandes recursos para hacer buen cine.

Lo peor

No tiene un ritmo trepidante ni lo necesita, pero habrá a quien le parezca un tanto lenta.

Lecturas recomendadas