Análisis

Cine de ciencia ficción: Crítica de Yo, Robot

Por Roberto J. R. Anderson
-

CRÍTICA DE Yo, Robot - 2004 - DIRIGIDA POR: Alex Proyas - GUIÓN DE: Jeff Vintar y Akiva Goldsman - PROTAGONIZADA POR: Will Smith, Bridget Moynahan, Bruce Greenwood, James Cromwell, Chi McBride, Alan Tudyk, Shia LaBeouf ARGUMENTO: En un futuro próximo, los robots están cada vez más integrados en la sociedad. Sus cerebros positrónicos están diseñados para que obedezcan en todo momento las Tres Leyes de la Robótica y así garantizar su correcto funcionamiento al servicio de los humanos, pero de repente empiezan a ocurrir extraños sucesos.

Han pasado ya diez años desde que llegó a los cines Yo, robot, inspirada por una de las obras maestras de la literatura de ciencia ficción. El libro de Isaac Asimov (probablemente el autor más célebre de este género en el siglo XX) fue publicado originalmente en 1950, y las historias reunidas en él pasaron a la historia por incluir las Tres Leyes de la Robótica, unas pautas de compartamiento establecidas en los cerebros positrónicos de los robots para garantizar su papel en la sociedad con seguridad. Tomad nota de estas imperecederas palabras de la ciencia ficción:

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

Aunque tiene el mismo título que el mítico libro, la película de 2004 no es una adaptación, sino que está "inspirada" por la mencionada obra de Asimov. Incluye los robots, las Tres Leyes, algunos de sus personajes y ciertos elementos en común, pero su historia es totalmente diferente.

El desafío de la gran pantalla

De hecho, el libro de Asimov no es una novela, sino una recopilación de nueve relatos que habían sido editados por un par de revistas estadounidenses durante la década de los 40. Todos ellos forman parte de un mismo universo, sí, y están enlazados en un orden coherente, pero no dejan de ser historias diferentes. Por ello, hubiera sido complicado tratar de adaptar con fidelidad el libro.

Hace muchos años ya hubo intentos de hacer una película de Yo, Robot con un guión de Harlan Ellison que incluso contó con la colaboración del propio Asimov y que, pese a introducir algunos cambios necesarios en la línea argumental, respetaba las historias del libro y las hilaba de manera que formasen una trama más uniforme y coherente. Por desgracia, aquel proyecto nunca llegó a buen puerto, aunque su guión acabó editándose en formato libro y fue elogiado por los críticos. Entre los motivos de que no se filmase, se dijo que una película así requeriría recursos imposibles para la época.

Cuando a comienzos del siglo XXI surgió la noticia de que finalmente iba a realizarse una película de Yo, Robot, muchos fans del ya fallecido Asimov hubieran deseado que se utilizase el guión de Ellison, pero en lugar de eso se optó por un guión mucho más alejado de la obra original, escrito por Jeff Vintar (Final Fantasy: La Fuerza Interior) y Akiva Goldsman (Una mente maravillosa, El cliente, Batman & Robin). La dirección corrió a cargo de Alex Proyas, que venía de dirigir El Cuervo y Dark City.

Una historia de robots

Esta película de Yo, Robot recoge algunos elementos de los relatos de robots de Asimov, y también algunos de sus personajes, pero ahora se enfrentan a unos acontecimientos totalmente distintos y que poco tienen que ver con las ingeniosas y fascinantes historias que tanto nos apasionaron en las páginas del libro.

Pusieron la popular y amigable cara de Will Smith en el papel protagonista: Del Spooner, un personaje creado para la ocasión, policía de Chicago en 2035. Spooner vive atormentado por una mala experiencia con los robots, a los que mira con recelo mientras ganan una aceptación creciente en la sociedad. Aunque la Primera Ley con la que fueron diseñados les impide hacer daño a los humanos, Spooner está empeñado en descubrir algo malo en ellos y en mostrar el supuesto peligro que suponen.

Y finalmente, Spooner empieza a investigar un caso en el que un robot es sospechoso de asesinato. Este robot, que afirma llamarse Sonny, asegura no haber matado a nadie, aunque da la impresión de que las Tres Leyes no funcionan del todo bien en él. Cabe destacar lo bien logrado que está en pantalla el robot Sonny, que resulta convincente a la hora de transmitir emociones al espectador.

Tras seguir investigando el caso, muchos otros robots empiezan a actuar de forma extraña. La explicación final de ese singular comportamiento y sus consecuencias (que mejor no os contamos, por si no habéis visto aún la película) poco tiene que ver con cualquier cosa que hayamos leído en la obra de Asimov, aunque la idea parece estar vagamente extraída de la Ley Cero que aparece en algunas de sus historias, que sin embargo en esta película se muestra de manera bastante simple y anodina. Al final es otra película más de rebelión de las máquinas, lo cual no tiene nada que ver con lo que aportó Asimov al género de la ciencia ficción.

Algunos de los personajes de los relatos originales aparecen en la película, entre los que cabe destacar a la robopsicóloga Susan Calvin. Bridget Moynahan interpreta de manera correcta a esta fría mujer, cuya vida gira en torno al trato con los robots y que en el libro original era el personaje de mayor peso. Por cierto, en la película aparece también un jovencísimo Shia LaBeouf interpretando a un personaje que nunca llega a tener mucho sentido.

Conclusiones

La película de Yo, Robot es un producto muy diferente del libro del mismo nombre, y con unas aspiraciones muy distintas. Está pensada para atraer al gran público, con una historia fácil de digerir, unas cuantas secuencias de acción y el protagonismo de una estrella tan aceptada por los espectadores como Will Smith. El negocio salió ciertamente bien, ya que recaudó en taquilla casi el triple de lo que costó.

La historia y los personajes están llenos de tópicos, y la trama es bastante simple, pero hay algunas buenas ideas y los robots están recreados muy bien (sobre todo si tenemos en cuenta que la película tiene ya diez años).

La verdad es que es puede considerarse una buena puerta de entrada al universo y los conceptos de Isaac Asimov, especialmente a las Tres Leyes de la Robótica. Pero el valor de esta película dista muchísimo del de la obra original: para que os hagáis una idea, si lo que estuviésemos puntuando fuese el libro de Yo, Robot, sin duda le daríamos más de 90.

Si habéis seguido este especial de ciencia ficción y os consideráis amantes del género, no podemos acabar este texto antes de instaros a que, si no lo habéis hecho aún, descubráis la extraordinaria obra de Isaac Asimov. Os recomendamos empezar por el libro El Robot Completo, que incluye las nueve historias de Yo, Robot además de muchos otros relatos de robots de este autor. Puede considerarse el punto de partida cronológico de su gran saga de la "historia del futuro", uno de los mayores logros de la historia de la ciencia ficción.

Valoración

Es una película entretenida, con unos robots bien logrados y algunos conceptos bien trasladados a la pantalla, aunque a su historia le falta ambición y profundidad, y su calidad palidece frente al libro del mismo nombre.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Los robots están bien recreados. Algunos de sus guiños a las historias de Asimov son buenos.

Lo peor

No deja de ser otra película de rebelión de las máquinas. Le sobran tópicos y le falta profundidad.

Lecturas recomendadas