Análisis

Cine para gamers: crítica de Best Player

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Aunque en el mundo virtual es el poderoso Q, en el mundo real Quincy es un chico torpe y comodón. Ahora, se verá obligado a encontrar la forma de vencer a su némesis en los videojuegos, el misterioso Prodigy.2011 - DIRIGIDA POR Damon Santostefano - PROTAGONIZADA POR Jerry Trainor, Jennette McCurdy, Amir Talay y Janet Varney.

Hace tiempo que tanto Disney como Nickelodeon han encontrado una nueva gallina de los huevos de oro: del público infantil han pasado a centrarse en el preadolescente y principalmente femenino, con telecomedias que parecen "to locas" por fuera pero son blanditas por dentro. La fórmula suele repetirse: una chica pizpireta e inteligente convive con alguna amiga más deslenguada que ella y algún chico que, irremediablemente, es tontorrón pero noble.

Así ha sido con comedias tan conocidas como Hannah Montana, Los Magos de Waverly Place, iCarly... Esta última usaba en la trama el mundo de las nuevas tecnologías, Internet, los videojuegos... A raíz de esta serie nació la película que nos toca comentar.

El mejor jugador... ¡Es una chica! ¡Qué fuerte!

La historia de Best Player nos presenta a Quincy (Jerry Trainor, que interpretaba a Spencer en iCarly), un verdadero crack de los videojuegos que, cuando prueba el nuevo juego Black Hole (una especie de MMPORPG galáctico), encuentra un rival al que no puede batir, Prodigy. Quincy necesita dinero para comprar la casa de sus padres, que están a punto de mudarse. Está punto de celebrarse un torneo de Black Hole cuyo premio es justo el dinero que le hace falta... Pero para obtenerlo necesitará vencer al temible Prodigy. Cuando consigue averiguar la dirección de su casa y se cuela allí... ¡Resulta que su terrible enemigo no es más que una treceañera llamada Chris! Ella, por cierto, está interpretada por Jennette McCurdy, otra veterana de iCarly.

A partir de entonces comienza una comedia de enredo en la que Quincy se mete en mil líos: es confundido con el cibernovio de la madre de Chris, ha de hacerse pasar por profesor... Conforme avanza la película, la malhumorada y tímida Chris va abriendo su corazoncito y ve que Quincy no es tan malo. Por su parte, él descubre que, aunque los videojuegos molan, lo más importante es la felicidad de tus amigos y de la gente que quieres.

Videojuegos para la nueva generación

En varios momentos, Best Player muestra partidas a Black Hole. En ese sentido, hay que reconocer a Nickelodeon que ha sabido parodiar la esencia de los juegos modernos para el gran público. Así, Black Hole viene junto a una consola que se maneja con un mando clavado al Wiimote (la película es de 2011, cuando Wii seguía en plena forma) en una mano y un guante de captura de movimientos en la otra. La sombra del Power Glove es alargada en EEUU... El propio juego, que se presenta como un título de acción en tercera persona en mitad del espacio, está creado por gráficos por ordenador muy caricaturescos y que tiran de clichés. Así, el avatar de Quincy es una especie de robot cachas, el de Chris un ninja sigiloso... Estas escenas tienen su gracia y muestran algunos de los convencionalismos del "gaming" actual: la vista subjetiva para apuntar, los ránkings online... Por supuesto, todo esta visto desde una óptica muy superficial, pero ésta sirve para el propósito de la película.

En realidad, podría haber quedado un producto majo si se hubiera profundizado más en esa parodia de los videojuegos que en el puro humor físico de Quincy, el cual no para de tropezarse, poner cara de lelo y tener ocurrencias de orangután. El actor, Jerry Trainor, es graciosillo, pero se abusa demasiado de esa vertiente slapstick que tiene. A mitad de la película estamos un poco saturados de tanta bufonada porque sí.

El resto del tiempo se nos ofrece una aventurilla que sigue todas las pautas de este tipo de comedias: escarceos amorosos, momentos alocados pero políticamente correctos, moralinas de fácil digestión, etcétera. Best Player es, por tanto, una película inofensiva, un fruto de su tiempo para chicas adolescentes, que no deja mal sabor de boca pero tampoco un poso de ningún tipo. Quizá a Damon Santostefano, el director, le dé por ser más ambicioso cuando grabe un Best Player 2 con Wii U...

En cualquier caso, no olvidéis que nuestro especial Cine para gamers recopila otras películas basadas en el mundo del videojuego. Quizá allí encontréis el film de vuestros sueños.

Valoración

Hay que verla como lo que es: una película de aventuras ligeritas para adolescentes. Es suficiente, pero su planteamiento políticamente correcto la hace endeble.

Hobby

52

Regular

Lo mejor

La parodia de los videojuegos. El protagonista tiene vis cómica...

Lo peor

...pero sobreactúa demasiado. Demasiados trompazos y chistes fáciles.

Lecturas recomendadas