Análisis

Cine de superhéroes: Crítica de Iron Man

Por Borja Abadie
-

Crítica de Iron Man - 2008 - DIRIGIDA POR Jon Favreau - PROTAGONIZADA POR Robert Downey Jr., Terrence Howard, Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges, Shaun Toub, Clark Gregg y Leslie Bibb. ARGUMENTO: El multimillonario e ingeniero Tony Stark es secuetrado por un grupo de terroristas durante una venta de armas de su empresa Industrias Stark en Afganistán. El rebelde Stark decide hacer caso omiso a la petición de sus captores y en lugar de crear armas de destrucción masiva para los terroristas decide crear un traje mecánico-armadura con el que escapar. Su reciente invento dará lugar al superhéroe que todos conocemos, Iron Man, el Hombre de Acero.

Cuando en 2005 Marvel Studios anunció que se convertiría de entonces en adelante en la productora de sus propias películas, en lugar de vender los derechos a otras compañías, no supe muy bien si echarme a temblar o llorar de alegría. Cuando supimos que la primera película de esta nueva era sería Iron Man definitivamente me puse a temblar. Y es que el superhéroe del exoesqueleto no tiene, para mí, el atractivo inigualable del amistoso vecino, el tirón de Lobezno ni las pintazas de Silver Surfer. Antes de que empecéis a criticarme ya lo digo: no podía estar más equivocado, Iron Man lo peta mucho.

El nuevo Tony Stark

Tony Stark es, para los que aún no lo sepan, el dueño de Industrias Stark, una empresa de tecnología especializada en la creación de armas y artilugios para la defensa. Tony heredó la empresa de su padre Howard pero lejos de ser un niño de papá el tío es todo un genio. Tanto, que hasta le aburre su rol como máximo mandatario de la empresa y prefiere su otra vida, la de playboy que siempre aparece en todas las fiestas y poseedor de una de las "chorba-agendas" más envidiadas del mundo.

El personaje en sí es atractivo pero el verdadero culpable de que todo el mundo (conocedor o no de los cómics) se haya enamorado del Tony Stark de las películas no es otro que Robert Downey Jr. Es verdad que ya había demostrado ser un gran actor en títulos como Asesinos Natos o Kiss Kiss, Bang Bang pero fue su papel en Memorias de Queens el que terminó de devolverle a lo más alto. La confirmación de que había decidido quedarse en esto de forrarse en Hollywood haciendo buenos papeles fue, sin duda, Iron Man. El actor hace un trabajo excelente interpretando a Tony Stark y consigue mantener el interés del espectador incluso en las escenas más flojas de la película.

Es posible que, además de ser un excelente actor (no me cansaré de repetirlo), su estrambótica vida personal también ayudase a hacer aún más creíble el personaje pero todos salimos ganando con la elección de Robert para el papel y, sencillamente, no se me ocurre nadie mejor para interpretar a Tony Stark. Lo mejor de la película. Cierto es que también está rodeado de un buen reparto, en el que destacan la guapisisíma Gwyneth Paltrow, el siempre correcto Clark Gregg (tan correcto que lo ficharon para Los Vengadores y la serie Agentes de S.H.I.E.L.D.) y un valor seguro que siempre hace un trabajo excelente, como Jeff Bridges (Nota, we love you).

El origen de la nueva burbuja de Hollywood

El argumento nos lleva, como es lógico al ser la primera película del superhéore, a los orígenes de Iron Man. A cómo Tony creo su primera armadura, un prototipo rudimentario, para escapar de sus terroristas captores. Durante su cautiverio Tony descubre en sus propias carnes el peligro de muchos de los negocios de su compañía, por muy lucrativos que sean. Esta moralina, tan propia de algunas de las creaciones de Stan Lee en aquella época, podría ser vomitivamente yanqui y absurdamente patriótica pero en la práctica todo resulta mucho menos empalagoso gracias a la personalidad de Stark, que sigue tomándose todo con humor, hasta su propia condición de héroe.

Personalmente siempre he pensado que lo mejor de los superhéroes es cuando nos cuentan cómo han obtenido sus poderes (o su armadura en este caso) y porqué luchan contra el mal. Puede parecer muy fácil hacer una primera película presentando a un superhéroe por este motivo, y más si contamos con las excelente historias de las creaciones de Stan Lee, pero nada más lejos.

Hay muchas formas de hacerlo y un buen ejemplo de lo que digo es Batman. Resulta que hace un porrón de años Tim Burton decidió hacer la adaptación de Batman al celuloide. La cinta, con sus defectos, supuso un auténtico boom para el personaje y crítica y público coincidieron en que el trabajo de Burton fue bueno, para algunos excelentes. Pero luego llegó lo que ahora conocemos como un reboot y mi querido y odiado Christopher Nolan rescató al caballero oscuro para firmar una trilogía que puso en el lugar que de verdad merecía al hombre murciélago. Aunque me reservo mi opinión de la tercera entrega para no herir sensibilidades está claro que hay muchas formas de hacer un mismo personaje. Por eso tiene más mérito aún la película de Jon Favreau, porque tengo la sensación de que difícilmente se podía representar mejor a Tony Stark que con Iron ManRobert Downey Jr. a la cabeza.

La cinta combina con gran acierto el sentido del humor de Tony Stark, el interés de los orígenes de un superhéroe y la acción que todos esperamos en este tipo de películas. Y lo mejor es que lo hace con un ritmo excelente que nos mantiene enganchados todo el tiempo. Lo que vemos no es un conjunto de escenas espectaculares o divertidas sino un todo mucho más coherente y entretenido y casi sin altibajos. Puede que la historia de cómo Tony fabrica una armadura que le permite escapar de sus captores sea poco creíble o que el personaje de Jeff Bridges (que no él) no sea un villano tan genial como el Jóker o Galactus, pero en líneas generales la película tiene un nivel muy alto.

La época dorada que vive el cine de superhéroes creado por la propia Marvel tiene aquí su origen y el motivo no es otro que la película es muy buena. Otro gallo muy distinto hubiera cantado si su primer "experimento" produciendo películas hubiese resultado un fiasco. Quizás no habríamos llegado tan lejos como para ver a Los Vengadores en acción. No te digo nada ya de ver Guardianes de la Galaxia. ¡Y no os olvidéis de echarle un vistazo a otras supercríticas en nuestro especial de cine de superhéroes

Valoración

Una película que brilla en todo su esplendor gracias a la participación de Robert Downey Jr. y a un ritmo excelente que nos mantiene entretenidos hasta el final.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Robert Downey Jr. y un ritmo casi perfecto.

Lo peor

La secuencia del secuestro es demasiado larga. Falta algo de acción.

Lecturas recomendadas