Sin City, de Frank Miller - Review del tomo Integral 1
Análisis

Sin City, de Frank Miller - Review del tomo Integral 1

Por Jesús Delgado
-

Sin City, de Frank Miller es una de las grandes obras del cómic de finales del siglo XX. Analizamos el tomo Integral 1 de la edición española de Norma editorial

Porque sabemos que os gusta Frank Miller, os traemos lo mejor del autor. Aprovechando la 5ª Reedición del Volumen 1 integral de Sin City vamos a hablar de este delicioso tomo recopilatorio, que reúne las cuatro primeras historias de la colección: El Duro Adiós, Mataría por Ella, La Gran Masacre y Ese Cobarde Bastardo

Pero antes de hacerlo, vamos a poneros en situación. ¿Qué sabemos de este título magno del cómic? Imaginamos que la mayor parte de vosotros recordaréis Sin City por la película de Robert Rodríguez que, por cierto, adaptó tres de los relatos de este Sin City Integral 1. Y eso, dicho sea de paso, nos ahorra buena parte del trabajo, ya que la película a grandes rasgos resulta una de las adaptaciones más fieles de un "tebeo" al cine. Bueno, si no contamos con el hecho de que Bruce Willis se parece a Hartigan menos que nada. Pero bueno, ese es un tema que podemos aceptar como licencia artística. 

Sin City es una serie de relatos del género neo-noir (género negro moderno, vaya) que se editó originalmente por Dark Horse en EEUU entre el 1991 y el 2000. La acción se ambienta en Basin City, apodada Sin City debido al alto índice de criminalidad y corrupción que abotarga esta urbe del Medio Oeste Americano.

Cada relato sigue a un personaje de los bajos fondos en su particular caída a los Infiernos. Desde un matón hasta un detective venido a menos que es víctima de una seducción, pasando el buen policía que es consecuente con sus principios hasta el final. Todas estas historias, aparentemente independientes, trazan una red de corrupción que refleja lo más sórdido de la especie humana en un relato que es deudo del género pulp y de la literatura más dura de detectives. 

Ahora bien, ¿por qué Sin City es lo que la gente dice de ella, ese "cómic que has de leer"?

Terreno no apto para vírgenes

Tal cual os lo decimos. Sin City es un gran cómic, sí. Pero también requiere cierta formación lectora para sacarle chicha. Por eso mismo vamos por partes. 

En primer lugar, estamos ante un cómic en blanco y negro. Para la gente acostumbrada a los cómics "de colorines" esto resulta muy rompedor en cuanto a estética. Pero tiene un sentido estético en sí mismo. Queremos decir, la primera bofetada la recibimos nada más abrir la primera página. No vamos a tener una historia con finales felices. Sin City no va de eso: Sin City es un mundo cruel, duro y sin clemencia. El hecho de que el blanco y negro, sobre todo el negro, sean los colores predominantes es ya un anuncio de cómo funciona esta historia. Por eso mismo, hemos de ir bien preparados para su lectura, sabiendo que no vamos a estar ante una historia dulce, sino ante una amarga en donde el chico no se lleva a la chica, no comen perdices y quizá el malo no reciba lo que se merece ¿O tal vez sí?

Por otro lado, tenemos el estilo peculiar de Frank Miller. El autor no busca ese falso realismo que nos lleva vendiendo la industria del cómic (sobre todo el de superhéroes) desde hace un tiempo para acá. Busca que sepamos lo que estamos viendo, que la angustia nos cierre la boca del estómago y que seamos plenamente conscientes de lo que pasa en sus cuadros. Incluso con cierta suciedad y rudeza, la imagen evoca perfectamente la acción y las emociones de los personajes. Pero tampoco se adapta a los canones estéticos más comerciales, y esto implica que un ojo poco entrenado no sea capaz de buenas a primeras de saborear el trabajo de anatomía de los cuerpos de Miller, la flexibilidad de estos en Sin City o del dinamismo de los movimientos. Como os decimos, requiere haber leído y contrastado algo más que dos shonen de moda y las grapas comerciales típicas de súpers para sacarle el jugo y apreciar esos pequeños detalles en todas y cada una de sus viñetas.

Por eso mismo, si sois lectores avezados, podéis prescindir directamente de los dos párrafos anteriores. Directamente podéis saltar a leer a Miller y ya queda a vuestro entero paladar el si os gusta o no su trabajo. Ahora bien, si como pensamos, tú, amigo lector, eres nuevo en esto, te recomendamos al menos un par de lecturas pausadas. A la segunda, seguramente ya le habrás pillado el punto. Eso sí, tómatelo con calma.

Ultra conservador, violento y machista...

Esas suelen ser las etiquetas que le endosan a Frank Miller, un autor controvertido como él solo. Y, valga el apunte, remoquetes ganados a pulso con sus declaraciones y con ciertos postulados vertidos en sus cómics. Aunque, honestamente hay quien le llama cosas peores. Siendo justos, el dibujante y guionista en realidad peca de algo de eso. Pero, como suele decirse, sabíamos a lo que veníamos. En ese aspecto, Frank Miller y Sin City son una misma cosa. En esta obra el autor vierte sus peores demonios y nos muestra la peor visión que tiene de la humanidad, pero también la mejor. 

Su héroes son guerreros y descastados, puras expresiones de virilidad, honor y fuerza, que viven en un mundo que ni comprenden ni les acepta. El mal es representado por la corrupción política e institucional, por la miseria humana, por los ardides de las femmes fatales y por cobardes que utilizan el sistema en su favor para explotar a los débiles. Sus buenas mujeres son fuertes y guerreras, femeninas pero de armas tomar. Sus malas, despreciables parásitos que se alimentan de sus semejantes. O, como diría mi señora madre, cuando le hablé de este autor, a este señor le gustan "los hombres de antes" y la forma de entender las historias como se hacían a mediados del siglo XX. 

Si nos damos cuenta, en realidad Miller nos pone delante el género noir y sus concepciones básicas, mezcladas con todo lo que durante sus años en Marvel y en DC Comics fue poco a poco madurando. En este aspecto, Sin City ensalza un género que en los 90 parecía muerto y que Miller supo revivirlo, convirtiéndolo en una obra referencial. En este aspecto, siendo fiel a sí mismo también lo es al género en el que radica su obra. Y por tanto, hemos de entender que aprovecha este para vertir sus personales puntos de vista, haciéndolos disculpables debido precisamente al tipo de historia que nos cuenta. Por eso mismo, acusarle en esta obra de cualquier tipo de apología resulta fuera de lugar. Ya que, en esencia, Miller es honesto y, desde su posición, no hace sino ser coherente con él género negro y policiaco que estamos leyendo. 

Sin City es una de las mejores obras de Frank Miller, ¿Conocéis el resto de sus grandes títulos?

Al margen del fondo, hemos de hablar de la forma. Y esta forma es más que correcta. Miller domina la narrativa en esta época como pocos. De hecho, no es peregrino decir que Sin City fue su obra más grande, pero también el último de sus "buenos" trabajos. Aun sin necesidad de esos monólogos tan geniales y bien desarrollados, solo con onomatopeyas y la imagen, podemos saber lo que está pasando. Tampoco apresura ni anticipa. Nos lleva poco a poco, con un tono lento pero constante, manejando recursos como el flashback con un tino y un buen gusto enormes. Y, encima, tiene la desfachatez de construir todos sus relatos encadenándolos entre sí sin una sola paradoja temporal que rompa la magia y nos saque del oscuro hechizo negro en el que esta historia nos sume.

Sin City

Sin City es una obra cruel, dura y no apta para estómagos sensibles. Eso sí, su lectura si os gustan los cómics elaborados y tremendos es no solo recomendable sino obligatoria. De ahí que os invitemos a haceros con los tomos Integrales de Sin City, que son posiblemente de las mejores ediciones existentes hasta la fecha. Su encuadernación es un lujazo y la calidad de su papel de la mejor con la que Norma ha trabajado. Es un regalo idóneo para haceros o para hacer a un amante del cómic. 

Valoración

La gran obra de Frank Miller. Posiblemente el mejor cómic del autor de Daredevil: Born Again, Batman: El Regreso del Caballero Oscuro y 300. Sórdida, dura e impactante. No tendremos nada igual en mucho tiempo.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El tono neo-noir inclemente que no deja títere con cabeza. Se trata de una obra madura sin ser excesivamente seria. Es Frank Miller en estado puro.

Lo peor

Posiblemente alguien poco familiarizado con el autor lo tache de excesivamente misógino y violento. Su lectura requiere cierta experiencia lectora.

Lecturas recomendadas