Abracadabra
Análisis

Crítica de Abracadabra con Maribel Verdú y Antonio de la Torre

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Abracadabra, la nueva comedia de Pablo Berger (Blancanieves) protagonizada por Maribel Verdú, Antonio de la Torre, Quim Gutiérrez y José Mota.

¿Estás cansado de ver las mismas comedias una y otra vez con protagonistas distintos? ¿Harto de tópicos regionales? ¿De chascarrillos sentimentaloides? Bueno, pues Pablo Berger, que es dado a visitar los géneros para redefinirlos siempre con un mix sorprendente cumple de nuevo a la perfección en Abracadabra para hacer algo diferente.

Si eres de los que opina que las últimas comedias que han llegado a carteleras parecían cortadas por el mismo patrón, lo mismo esta película te saca un par de carcajadas de las que tenías acumuladas.

Abracadabra nos presenta a Carmen (Maribel Verdú), una mujer que lleva una vida tranquila como ama de casa junto a su marido Carlos (Antonio De la Torre) y su hija Toñi (Priscilla Delgado), en su hogar en el madrileño barrio de Carabanchel, pero parece que él tiene algún que otro problema con su primo. El susodicho se llama Pepe (José Mota), aún vive con sus padres, trabaja en un supermercado y dedica su tiempo libre al hipnotismo.

Cuando este hipnotista amateur realiza uno de sus shows durante una boda, Carlos hace todo lo posible para intentar arruinar el espectáculo. Sin embargo, todo cambiará cuando por accidente, un espíritu se adueñe del cuerpo de Carlos y Carmen y él tengan que recurrir a su maestro, el doctor Fumetti (Josep María Pou).

Abracadabra

¿De dónde procede el humor? En esta ocasión de revisitar con una atmósfera muy kitsch (pero también muy reconocible) situaciones por las que todos hemos pasado... ¿Quién no ha estado en una boda hortera y ha terminado bailando los pajaritos? ¿Quién no tiene un primo plasta?

Lo curioso es que debajo de todo ese humor que podríamos definir como "de brocha gorda" (con brochazos gruesos, pero bien lanzados) se esconde un caramelo que es difícil de rechazar en Abracadabra: una voraz crítica al maltrato, a la desigualdad en la pareja, una revelación final que es una vuelta a la realidad para una mujer que ha estado viviendo como en un trance soportando lo insoportable.

Abracadabra

Tiene narices, pero resulta que todo es una alegoría que trasciende el colorín para hablar de algo mucho más serio e importante de lo que podríamos haber sospechado al principio. Y funciona muy bien, a pesar de las licencias que se toma el guión para llevarnos hasta ese punto.) para tratar de arreglar este pequeño caos.

Estilísticamente Berger sigue teniendo una identidad muy definida y sigue estando marcado en gran medida por el cine mudo, como puede verse en la compleja secuencia onírica final, deudora sin lugar a dudas de toda esa herencia cinematográfica.

Abracadabra

Dos secuencias se me quedan especialmente grabadas en la retina: la del baile de la canción "Abracadabra" de la Steve Miller Band de 1982, que no envejece y está rodada con un mimo y una frescura brutales y la del chimpancé en la grúa. Fuera prejuicios y bienvenida sea la libertad de un guión que sorprende en cada giro y que nunca sabes, hasta el mismísimo final, hasta dónde te quiere llevar.

No le he dedicado ni un mísero párrafo al repartazo de la película pero ya imaginaréis que están todos espectaculares: tanto Maribel Verdú que fuera su musa ya en la sobresaliente Blancanieves como Antonio de la Torre deberían estar sepultados en premios porque son dos grandísimos intérpretes pero no podemos perder de vista tampoco a los secundarios: José Mota, Quim Gutiérrez, Josep María Pou, Julián Villagrán, Saturnino García...

Abracadabra

Ya veis: "Abracadabra" es la fórmula que los magos utilizan por antonomasia para provocar el fenómeno de extrañamiento que desencadenan con sus acciones: no sabes como lo han hecho pero lo han hecho. Algo inesperado, imposible de explicar. Pues es análogo a lo que consigue Pablo Berger. Esta película te la pueden contar pero nunca la comprenderás si no la experimentas en tus propias carnes y extraes tus propias conclusiones.

Y ojo, que también etimológicamente tiene una acepción que implica ciertos poderes curativos y de sanación... ¿Acaso no es lo que experimenta Carmen? Ahí lo dejo y os espero en los comentarios de esta crítica de Abracadabra... Una película que no será del gusto de todo el mundo, pero que en cualquier caso es un soplo de aire fresco en la cartelera veraniega.

Valoración

Abracadabra es una comedia diferente. Su director Pablo Berger, una vez más, hibrida géneros consiguiendo sacarte un par de carcajadas y dejarte sentado de culo. Muy recomendable, es un soplo de aire fresco en el estancado panorama de la comedia nacional.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El cast encabezado por Maribel Verdú y Antonio de la Torre y el aire kitsch de la puesta en escena. Nunca va por donde te esperas, es sorprendente.

Lo peor

La trama no es perfecta: al introducirse en el tema de la hipnosis el guión se toma sus licencias. Queda claro el mensaje, eso sí.

Lecturas recomendadas