Análisis

Crítica de Byzantium

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Byzantium conocemos a Eleanor y Clara, dos mujeres misteriosas y sin dinero, que abandonan el escenario de un crimen violento y llegan a un ruinoso resort costero. Para conseguir dinero y refugio, Clara, siempre práctica, decide prostituirse mientras que Eleanor se encuentra en una encrucijada al no saber cómo conciliar su vida actual con su tormentoso pasado.2012 - DIRIGIDA POR: Neil Jordan - PROTAGONIZADA POR: Saoirse Ronan, Gemma Arterton, Sam Riley, Jonny Lee Miller y Caleb Landry Jones. Ya en cines.

Byzantium es la adaptación de una obra de teatro de Moira Buffini, la guionista de Jane Eyre, que también se hace cargo del libreto de esta película. Y supone el retorno de Neil Jordan al mundo del vampirismo tras su adaptación de la novela de Anne Rice en Entrevista con el vampiro, una de las cintas que causaron el boom de estas criaturas fantásticas en el cine en los años 90.


Más allá, pero mucho, mucho más allá de la congestión vampírica que supuso la saga Crepúsculo y sus derivados, siguen quedando autores con ganas de reescribir la historia de los chupasangres de una forma diferente, abarcando incluso tramas románticas sin dejar al espectador empalagado hasta la náusea.

Estrenada en España en el marco del Festival de Cine de Sitges de 2013 Byzantium consigue revisitar la temática vampírica dándole una nueva vuelta de tuerca. La principal estrategia es la de la insinuación y la creación de una atmósfera de época que acompaña a la perfección a la pareja protagonista.

Gemma Arterton (Hansel y Gretel: cazadores de brujas) y Saoirse Ronan (The Host) interpretan a Clara y Eleanor. Ambas se establecen en un pueblo costero en el que encuentran un antiguo hotel que deciden reconvertir en un burdel. Por supuesto, la idea es la que alimentarse de sangre humana sin despertar sospechas, pero todo se complica cuando Eleanor conoce a alguien especial (Caleb Landry Jones) a quien le confía sus secretos.


El estilo visual de la cinta destila un lirismo tan peculiar que en los momentos álgidos del guión (un tanto irregular pero con giros no solo inesperados sino de lo más interesantes) que consigue sorprender al espectador y dejarlo boquiabierto.

La puesta en escena de este thriller fantástico permite apreciar la sensibilidad poética de un director que sabe conjugar con esmero el marco y el contenido. La fotografía que busca hacer intensos los rojos y la mayor parte del tiempo mostrar cielos empastados en los que la tormenta parece inminente en todo momento, consigue crear estampas de lo más sugerentes a la vez que viene a representar una metáfora de la relación entre Clara y Eleanor, dos mujeres unidas por un destino común pero con idiosincrasias del todo contrapuestas.


Si la primera es una superviviente nata y ha aprendido a no sentir remordimientos ante nada, la segunda se encuentra atrapada en su pasado tratando de superar experiencias que la atormentan.

Lo curioso de la relación que hay entre ellas es que ambas viven en una decadencia que anuncia el fin de su era y sus opciones vitales son bien distintas: una huye constantemente hacia adelante intentando que el pasado no la alcance con la visceralidad de un animal herido mientras la otra trata de establecer un vínculo con el pasado que le permita superarlo y asumir su indentidad.


Mención especial merecen los apartados de vestuario, maquillaje y peluquería, que, como no puede ser de otra forma en una película en la que hay abundantes flash-backs, juegan un papel fundamental para sustentar la cobertura visual de este pequeño caramelo.

Y, por supuesto, la música del compositor turolense Javier Navarrete, cuyo dilatado curriculum se estrenó con la inquietante Tras el cristal para trabajar posteriormente en películas como El espinazo del diablo, El laberinto del fauno o Ira de titanes entre otras muchas.

Byzantium, como la Bizancio a la que evoca, tiene algo de imperio perdido, resuenan en ella ecos literarios variados como si se miraran a través de gasa, la del tiempo, que hace que se saboree la belleza de mundos pasados de esplendor venidos ahora a menos y en cierta forma irrecuperables.

Valoración

Hermosa transposición del teatro a la gran pantalla, con dos buenas intérpretes al frente y una puesta en escena de lo más interesante.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La sensualidad y la sangre, unidas, como debe ser, en una historia vampírica.

Lo peor

La irregularidades del guión y algunos momentos en los que el ritmo no es fluido.

Lecturas recomendadas