Análisis

Crítica de Dragon Ball: Estalla el duelo

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Paragus es un saiyano que llega a la Tierra para pedir a Vegeta que se una a su causa de acabar con el Súper Saiyano Legendario. Tanto él como los otros guerreros Z se unen a la causa, pero pronto descubren que ese ser legendario y aparentemente imbatible es Broly, el hijo de Paragus. 1993 - DIRIGIDO POR Shigeyasu Yamauchi - GUIÓN DE Takao Koyama.

Seguramente, el enemigo más recordado de las películas de Dragon Ball es Broly. En España lo conocimos primero por aquel DBZ Super Butouden 2 de Super Nintendo, pero cuando llegó esta Estalla el duelo a nuestro país, todos los fans se enamoraron de él... Si se puede aplicar esa expresión. Este villano daba un nuevo giro de tuerca al concepto del súper saiyano. Aunque el manganime había contado que llegar a ese estado ya era algo digno de leyenda, en realidad había un súper saiyano más especial que todos los demás que pudiera haber: el Súper Saiyano Legendario. Él tendría el poder de destruir galaxias enteras y sería imposible de detener.

Ese concepto ya resulta interesante de por sí, pero además se tuvo el acierto de vincular de una forma muy especial a Goku y Broly: son rivales desde el mismo día que nacieron y estuvieron juntos en la sala de los bebés. Por supuesto, podría parecer forzado que Broly tenga ese odio tan irracional hacia el protagonista, pero la verdad es que en la película se expresa muy bien lo desquiciado que está el primero a causa del gigantesco poder que no para de crecer en él.

 

Vamos con el origen de los nombres. Tanto Broli como su padre Paragus son saiyanos de pura cepa, así que sus nombres tenían que venir de vegetales. Así es: "Broly" es una contracción de la palabra "broccoli" (de hecho, Mutenroshi lo llama así, tanto en la versión original como la española), mientras que Paragus viene de... Asparagus, espárrago.

 

La tortuosa relación del padre y el hijo es otro de los ejes de la película: Paragus es ambicioso y manipulador, pero en el fondo es un esclavo de un hijo que cada vez controla menos. Por su parte, Broly es una fuerza de la naturaleza. Tanto, que ni siquiera puede controlarse. Esa escena en la que necesita expulsar energía porque no puede controlarla toda (y, por el camino, arrasa medio planeta) es muy significativa. Broli no es el típico jefazo mandón que va acompañado de subalternos, como sucedía en las películas anteriores. Él solo se basta para mantener el peso dramático de toda la historia. ¡Menudos golpes! ¡Casi duelen de verdad! Habría que preguntarse por qué se usó ese efecto de sonido cuando camina (suena como una mecedora vieja), pero por lo demás es contundente como nadie.

 

 

Cuando desata todo su poder y empotra una y otra vez a los otros super saiyanos contra las paredes, realmente te da la sensación de que este fulano es imbatible. No parece que ninguno vaya a poder. Vegeta se pasa unos cuantos minutos en shock, porrque es incapaz de asimilar lo que sucede. Piccolo, que no se rinde, lanza con desprecio a un Vegeta que ni se inmuta. Por su parte, Goku sigue intentándolo una y otra vez, porque esa es su naturaleza. Aún así, hay ciertos momentos en los que está tan abrumado por la fuerza y la vitalidad de Broly que no puede evitar soltar una risa nerviosa.

 

Por todo ello, me atrevo a decir que es la película de Dragon Ball con el mejor desarrollo de personajes (si obviamos Un futuro diferente y El último combate, claro) y con el crescendo dramático mejor ajustado. Es una pena que, justo al final, todo se vaya a pique por dos aspectos. En primer lugar, que se "improvise" el método para que Goku acumule energía. Resulta que todos sus aliados alzan la mano y se la mandan (por Wi-Fi o algo así) para que la añada a la suya. No es un Genkidama, es algo diferente que nunca había sucedido en el manga. Y ojo, no me parece mal que se aplique, pero es muy extraño su uso sin que digan en qué consiste o cómo han aprendido a hacer eso.

 

El otro aspecto, sin duda el más relevante, es que (ojo, spoilers) Goku acaba de un solo y brutal golpe. La verdad, después de volverlo a ver a mí me corta el rollo. Goku ha estado recibiendo palos de un maníaco agresivo durante varios minutos y uno se queda con ganas de que Broly reciba algo más de caña como venganza. "Despacharlo" de un golpe queda brusco, aunque su explosión final sea espectacular. ¿Será que me estoy volviendo un sádico?

 

 

Hay otros aspectos cuestionables en la película. Sobre todo, las constantes itnervenciones de Mutenroshi, que está borracho durante toda la película. Sí, se entiende que es el necesario alivio cómico, pero sus "gags" me parecen excesivos y demasiado payasescos. Estás deseando que se quite de enmedio de una vez para que siga la acción... Sí salvaría el "momento karaoke" de Krilin, porque queda simpático y por lo curiosa que fue su traducción. Aquí lo tenéis en japonés:

 

 

Y aquí lo tenéis en castellano:

 

 

Habrá a quien le parezca una aberración, aunque hay que reconocer la labor creativa de la actriz Ángeles Neira... Por cierto, otro dato relevante sobre Krilín: en esta película decide, por fin, que no está a la altura y prefiere no pelear. Es una pena, pero también una decisión sensata, ¿no os parece?

 

En definitiva, la película dista mucho de ser perfecta por cuestiones de ritmo (lo del tribunal de Chichí al principio también me parece un poco bobo), pero sin duda es mucho más intensa, atractiva y por minutos emocionante que otras. Es una pena lo que explotarían después al "pobre" Broly.

 


 

Recuerda, puedes ver las críticas del resto de películas de Goku en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Una de las películas más tensas e interesantes de Dragon Ball. El ritmo es irregular a tope, pero ofrece muy buenos momentos y está bien animada.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

Broly es un estupendo villano en esta película: aparentemente invencible, descontrolado y temible.

Lo peor

El abrupto final. Mutenroshi es muy pesado.

Lecturas recomendadas