Análisis

Crítica de Dragon Ball: Un futuro diferente

Por Luis López Zamorano
-

ARGUMENTO: Goku ha muerto a causa de una enfermedad del corazón. Poco tiempo después aparecen los androides C-17 y C-18 para sembrar el caos en La Tierra. Todos los guerreros del planeta que les hacen frente fracasan en el intento y sólo Gohan y el joven Trunks siguen con vida. Es la hora de que el hijo de Vegeta se entrene y acabe de una vez por todas con los malvados androides que están extinguiendo a la humanidad.   1993 – DIRIGIDA POR Yoshihiro Ueda – GUIÓN Hiroshi Toda / Akira Toriyama

Estamos ante otra rareza del universo Dragon Ball. En esta ocasión, Un futuro diferente fue creado como un especial para televisión que se emitió entre los episodios 175 y 176 de Dragon Ball Z en 1993. En él podemos ver el futuro alternativo del que procede Trunks cuando le vemos por primera vez en Dragon Ball Z. Aquel del que habla horrorizado y al que intenta que no se llegue a toda costa. Todo el que haya seguido la serie ya sabe de lo que hablamos. Un futuro donde los androides C-17 y C-18 han sembrado el caos y están a punto de exterminar la raza humana, ese futuro donde todos los protagonistas de la serie ya han muerto.

Con este especial quisieron enseñarnos con todo detalle qué sucedería si Goku no se recuperase de esa enfermedad de corazón que le surgió tras su viaje a Namek. ¿Y si Trunks no hubiera venido del futuro con la medicina que curaría a Goku? ¿Y si el guerrero más fuerte del mundo no hubiera estado para ayudar a sus compañeros a combatir a los androides de Dr. Gero? Así comienza Un futuro diferente. Advierto que para realizar esta crítica será necesario el uso de spoilers en determinadas ocasiones.

Estamos posiblemente ante la película más oscura y cruel de todas las inspiradas en Dragon Ball. No sólo porque los androides consigan acabar en los primeros minutos de metraje con todos los héroes menos Gohan y Trunks, sino porque en ningún momento se ve un ápice de esperanza para sus protagonistas. El dominio de los antagonistas es tal que se ve una clara diferencia de personalidad entre el Gohan y el Trunks de este futuro con respecto a lo que pudimos ver en la realidad de Dragon Ball Z.

Cuando Vegeta pierde la vida, Trunks es sólo un bebé. En varias escenas vemos al joven del pelo tazón lamentándose por no haber podido conocer a su padre. Le gustaría saber cómo era, ha oído grandes historias sobre él a Bulma, y el criarse en un mundo al borde de la desaparición le ha hecho madurar antes de la cuenta. Con apenas 13 años ya es un joven serio, dispuesto a combatir y a cargar con la responsabilidad de salvar las vidas de todos (algo muy alejado a lo que vimos del Trunks de finales de Dragon Ball Z y de la etapa GT que era mucho más cómico).

Por su parte Son Gohan se ha visto obligado a asumir su rol de último Super Saiyan. Nos encontramos con un Gohan mucho más maduro y musculado. Durante años ha sido el único que ha podido luchar contra C-17 y C-18 e intentar (sin éxito) que siguieran tomando ciudad tras ciudad. Hasta que durante una de esas batallas descubre el gran potencial que oculta Trunks. En Un futuro diferente vemos a un Trunks lleno de ira y rabia, el mismo reflejo de Vegeta, y en cuanto Gohan se percata de ello toma la decisión de entrenarlo y comprende que es la última esperanza de la humanidad.

En cada uno de los combates nos encontraremos con algún evento que hará que perdamos aún más la esperanza. Por poner un ejemplo, citaré uno de los más memorables, aquel en el que Gohan pierde su brazo izquierdo. Es posiblemente, junto con la transformación de Trunks en Super Saiyan, la escena más impactante del film. Gohan se enfrenta en solitario a C-17 y C-18 pidiendo a Trunks que se mantenga al margen por su falta de preparación, pero pronto se verá en apuros y el joven aprendiz decide actuar para ayudarle. Un error que le costará caro ya que los androides le dan una tremenda paliza y Gohan utiliza todas sus fuerzas para salvarle de la muerte. En el último ataque de los androides, Gohan pierde su extremidad pero evita que Trunks sufra el impacto. Vemos así a un Gohan arrastrándose por el suelo con un solo miembro, una imagen realmente impactante.

Como impactante es también la transformación de Trunks. Como viene siendo habitual en Dragon Ball Z, cada vez que un personaje alcanza un nuevo nivel es gracias a un acontecimiento traumático. En esta ocasión Trunks despliega todo su potencial al ver cómo los androides acaban con la vida de su amigo y maestro en un apasionante combate. Otra escena que, acompañada de la música a la perfección y de una intensa lluvia, hace que los pelos se te pongan tan de punta como al protagonista de la misma.

Un futuro diferente es una de las cintas más serias de todas las que ha habido hasta el momento de Dragon Ball, si no la más. Los momentos de comedia se pueden resumir en un par de chascarrillos irónicos de C-17 y C-18 tras matar a algún humano o recibir algún golpe. Pero tampoco penséis que es un film en el que sólo vemos escenas de lucha, nada más lejos. Claro que hay combates, pero bien dosificados entre los entrenamientos de Gohan a Trunks, y otras escenas del joven guerrero dialogando con Bulma.

Y es que el guión de un futuro diferente es de los mejor trabajados que nos vamos a encontrar en estos especiales. Nos encontramos con una Bulma preocupada por su hijo y por la situación del planeta. Tal vez ella sea el eje principal de la película, aunque de una manera muy encubierta. Apenas la vemos en escena, pero sin ella el desenlace sería imposible. Mientras todo sucede, Bulma se centra en construir la máquina del tiempo que llevará a Trunks veinte años atrás con la medicina para Goku que evitará que todos estos hechos tengan lugar. Posblemente Bulma sea la gran heroína de Un futuro diferente.

En resumen, estamos ante una de las películas de Dragon Ball más trabajadas. Los combates están sabiamente dosificados entre escenas dialogadas, y nunca llegan a hacerse tediosos ni pierden el sentido. El guión sabe hilar los acontecimientos de Un futuro diferente con los de Dragon Ball Z gracias a un final que ya todos conocemos de antemano, pero que aun así tenemos ganas de ver si cambia. Y es que aunque sepamos en todo momento lo que ocurre en ese futuro no visto en la serie, siempre parece que se puede alterar de alguna manera, y eso lleva un trabajo detrás muy importante. Por otro lado tenemos esa banda sonora tan mítica que se usaba en la propia serie televisiva y que es capaz de generar tensión en los momentos oportunos y emocionar cuando hace falta.

Si hay que sacarle pegas a Un futuro diferente es que tal vez se extrañe a C-16, o al Dr Gero, y que hubiera molado mucho ver los combates en los que cae cada uno de los héroes de Dragon Ball. Sí, se les ve morir, pero no luchar. También hubiera estado muy bien ver la niñez de Trunks, y así comprender mejor cómo ha llegado a ser ese adolescente maduro y serio en lugar de risueño y bromista. Estamos ante toda una epopeya trágica bien movida en todo momento y que cuadra a la perfección con la llegada en la máquina del tiempo de Trunks a la realidad de Dragon Ball Z. Una película que si no fuera por el gran Bardock, sería la mejor de todas las relacionadas con Dragon Ball.


Recordad, podéis ver las críticas del resto de películas de Goku en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Una película que hará las delicias de todos los fans de Dragon Ball Z y que mejor llevada a cabo está. Imprescindible para todo aquel que quiera saber el motivo de la aparición del Trunks del futuro en la serie.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Ver a un Gohan que ha asumido su papel de héroe de la humanidad. El guión tan trabajado.

Lo peor

No se presentan nuevos personajes. Se extraña a alguno de los conocidos.

Lecturas recomendadas