Análisis

Crítica de Expediente Warren: The Conjuring

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Expediente Warren: The Conjuring, James Wan narra de forma libre la historia real de la familia Perron y sus encuentros sobrenaturales en su casa de Rhode Island. Ed y Lorraine Warren, investigadores de renombre en el mundo de los fenómenos paranormales, son llamados por una familia aterrorizada por una presencia oscura en una granja aislada.2013 - DIRIGIDA POR: James Wan - PROTAGONIZADA POR: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Lili Taylor, Joey King, Ron Livingston, Mackenzie Foy, Shanley Caswell, Hayley McFarland, Sterling Jerins y Shannon Kook. En cines a partir del 19 de julio.

James Wan, director de títulos como Sentencia de muerte o Insidious, se decanta por una nueva cinta de terror apoyada, en esta ocasión, en el libro de Andrea Perron titulado "House of Darkness, House of Light: The True History" en el que la autora expresa que los hechos narrados son reales.

Recapitulemos un poco: el matrimonio Warren, formado por Ed y Lorraine, funda en 1952 la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra y abre el Museo del Ocultismo. Se dice que llegaron a investigar alrededor de diez mil casos de fenómenos paranormales a lo largo de su carrera. Ed, que falleció en 2006, estaba especializado en demonología además de ser escritor, mientras que su esposa Lorraine sigue viva y dice ser clarividente profesional y médium.

 


 

La sugerente película de James Wan nos muestra el trabajo y los medios de los que se valían en la época a la par que nos presenta a una familia numerosa y bien avenida en plenos años 70: los Perron. Ya durante su mudanza a su nueva residencia comienzan a experimentar toda clase de fenómenos inexplicables: relojes que se detienen, ruidos extraños, presencias juguetonas... que pasarán a ser peligrosas con el paso de los días. Esta intensificación hará que Carolyn Perron (Lili Taylor), desesperada, se ponga en contacto con los Warren. Para ellos este caso será uno de los más complejos de su carrera (sobre todo porque termina salpicándoles personalmente).

 


 

En esta película, ambientada de manera fabulosa, la estética setentera y los hits musicales del momento acompañan a una serie de sucesos, que, en la línea de las clásicas películas de terror, echa mano de todos los elementos que puedas imaginar para generar inquietud: encuadres, sonidos, voces, luces que se apagan, sucesos inesperados y momentos de tensión que te dejan blanco al espectador. Y como Wan es un gran cinéfilo se le escapan muchos homenajes a títulos como El muñeco diabólico, Al final de la escalera, El exorcista, etc.

 

Nada escapa al imaginario de The Conjuring: hay casa encantada, fantasmas, brujas, exorcismos, un desván inquietante, un armario que esconde sorpresas y hasta ese pequeño mausoleo de los Warren de objetos captados por espíritus y exorcizados. Y también les exprime el jugo al máximo: desde una caja de música que te atrapa la mirada, hasta una muñeca a la que nos presentan en el inmejorable prólogo de la cinta...

 

 

Mención especial merece la pequeña de los Perron y su afición al juego de la gallinita ciega en una casa apabullantemente llena de recovecos y de sorpresas desagradables de todo tipo en la que el simple sonido de unas palmadas hace que el más valiente las pase canutas en la butaca. 

Si estás cansado de que se promocionen películas que dicen ser de terror para luego defraudarte, ¡abre bien los ojos! Es probable que esta sea una de las mejores cintas del año del género, no solo por ese variado repertorio de formas de asustar que exhibe Wan sino por las excelentes interpretaciones de todo el elenco: desde una Vera Farmiga inquietante al máximo, hasta las propias hijas del matrimonio Perron, que, cada una con su personalidad, contribuye a poner los pelos de punta.


Solo dos peros: por un lado habrá quien encuentre en la propuesta un exceso de ingredientes, precisamente por el despliegue de elementos que señalábamos antes y, por otro, cierto aire pretencioso en la sentencia final escogida para concluir la película.

Eso sí, sin duda, ésta ha sido la piedra fundacional de una franquicia que nos lleva de cabeza a una segunda entrega de The conjuring, esperemos que sea con el acierto de seguir contando con el matrimonio Warren (Vera Farmiga y Patrick Wilson) investigando nuevos sucesos paranormales.

Valoración

Al fin una película de miedo que verdaderamente da miedo: una puesta en escena que recrea los años 70 sirve de marco a una cinta de terror que reúne muñecos diabólicos, exorcismos y casas encantadas.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La tensión que genera la casa y las interpretaciones de Vera Farmiga y Lili Taylor.

Lo peor

Que se muestren los entes demoniacos... Más vale insinuar que mostrar abiertamente.