Análisis

Crítica de Fast & Furious 7 con la despedida de Paul Walker

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Fast & Furious 7 - DIRIGIDA POR: James Wan - PROTAGONIZADA POR: Vin Diesel, Paul Walker, Dwayne Johnson, Jason Statham, Michelle Rodriguez, Tyrese Gibson, Elsa Pataky, Tony Jaa, Nathalie Emmanuel, Jordana Brewster y Kurt Russell. En cines a partir del 2 de abril.ARGUMENTO: Como ya quedó esbozado en la secuencia final de Fast & Furious 6, Owen Shaw, el hermano de Ian, clama venganza contra el equipo de Dominic Toretto lo que les llevará a un espectacular enfrentamiento.

James Wan es un gran director de cine de terror pero su trabajo tras la cámara cuando se dedica a filmar acción es tremedamente contundente. Incursiona por segunda vez en el género después de Sentencia de muerte en 2000 y lo hace con una solvencia y un ritmo impresionantes.

Sabemos que nunca vamos a encontrar una película como Fast & Furious galardonada con un Oscar (no será porque Vin Diesel no tenga fe en ello) y que defender sus premisas es un sacrilegio entre los que son pretendidamente entendidos de cine pero suceden dos cosas: que al público le encantan las cintas de acción y que son un entretenimiento fabuloso y nada sencillo de realizar.

Así que pocas pegas para una película que tiene definida de forma cristalina su motivación y su público objetivo dirigiéndose a él con precisión de cirujano. De por medio mil estereotipos y clichés en los que el guión de Chris Morgan hasta se regodea y a mucha honra porque el resultado final es una de las películas de acción más disparatadas, increíbles y rabiosamente audaces del género de la acción y el motor. Ya hubiera querido Need for Speed contar con el magnetismo de esta franquicia...

Tanques, aviones y ahora drones y helicópteros

La carretera se le ha quedado pequeña a Toretto y a su "familia" de locos del motor, de modo tal que en esta entrega asaltan los cielos. Si al final de Fast & Furious 6 el supergrupo (ríete tú de los héroes de Marvel viendo las piruetas de esta cinta) conseguía derribar un avión militar en esta ocasión directamente vamos a ver los coches volar. Y no en sentido figurado sino literalmente.

No solo se atreven con barrancos y hondonadas sino que los coches se lanzan en picado desde un avión e incluso atraviesan los increíbles rascacielos en Abu Dhabi surcando el cielo al atardecer. Apenas hay espacios para el resuello en una película que roza las dos horas y media pasando delante de los ojos como un tiro, pero baste decir que cuando los hay son para preparar los duelos finales o para ver cómo Kurt Russell y Vin Diesel departen acerca de una de sus dudas exitenciales: ¿cerveza belga o Coronita?

Esteroides y "el ojo de dios"

Si había un villano al que teníamos ganas de que se enfrentara Toretto, ése es el hermano de Owen (Luke Evans), Deckard Shaw (Jason Statham). Se nos ha hecho larga la espera desde que vimos la presentación de su personaje al final de Fast & Furious 6 anunciando su venganza y ¡es digna de ver su forma de entrar en escena!

Sus coreografías de lucha son espectaculares tanto cuando se enfrenta a Hobbs (Dwayne Johnson) al principio de la trama como al final, cuando su oponente es el "alfa" de la manada como es definido nuestro protagonista.

Aunque no menos brutales son los enfrentamientos cuerpo a cuerpo de Brian O'Conner y la brillantez con la que están resueltas algunas escenas marcadas por la velocidad (la del autobús o la del cuerpo a cuerpo escaleras abajo, por ejemplo).

Pero el rival verdadero no es otro que el informático: "el ojo de dios" que puede acceder a cualquier aparato electrónico para rastrear a un sujeto y detectar sus movimientos. La idea no es nueva, pero tela el partido que le saca Wan al asunto. Ya lo dicen en la peli: es como una herramienta con esteroides, como todo en general: más rápido, más grande, más explosivo, más exagerado... Todo elevado a la enésima potencia.

Para Paul

Si hay que señalar un acierto destacado de la película es el tributo final que se le rinde al fallecido Paul Walker, que paradógicamente perdió la vida en la carretera en 2013 de forma inesperada. Brian O'Conner, su personaje, encuentra en la ficción su forma de despedirse de su gran amigo y hermano Dominic Toretto y la película, además de estar dedicada a su persona, hace un recorrido final por los grandes momentos del actor en la película...

Y es que siete entregas de Fast & Furious dan para muchas instantáneas memorables, sobre todo si tenemos en cuenta la reflexión que hay, si uno sabe leer entre líneas, de lo importante que es saber echar el freno en la vida para dejar de vivir a toda velocidad y dejar que pase el tiempo.

En el imperio de la carretera no obstante, nunca se pone el sol, y Fast & Furious 8 tendrá cabida en las carteleras, es más, la séptima entrega se ha revelado como el trampolín hacia una nueva trilogía en la que tendríamos a varios nuevos fichajes como bisagras: el personaje misterioso al que da vida Kurt Russell, la hacker Nathalie Emmanuel o el propio Statham, una amenaza difícil de erradicar.

De momento sabemos que tendrá lugar en Nueva York, que podría incluir de alguna manera a Paul Walker vía recreación digital y/o la participación de sus hermanos en el rodaje y que el ambicioso plan de Universal depende de la aceptación del público de esta entrega de la saga (osea, que está bastante claro que saldrán adelante varias secuelas más, ¿completarán las 10 que tienen en mente?). De momento, seguimos quemando el asfalto de una carretera que no parece tener un final y que no pierde ocasión de señalar su origen con varios guiños a la primera cinta y a Justin Lin.

Valoración

Acción en grado superlativo para una película que no deja de citar a otras anteriores de la saga pero que consigue afirmarse por la contundencia de Wan en la dirección. ¡Baza ganadora!

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El precioso homenaje final al fallecido Paul Walker.

Lo peor

Todos los clichés en modo autonconsciente y orgulloso (mucha hormona suelta).