Análisis

Crítica de El francotirador, de Clint Eastwood

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: El francotirador (American Sniper) - DIRIGIDA POR: Clint Eastwood - PROTAGONIZADA POR: Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner, Keir O'Donnell, Eric Close, Sam Jaeger, Owain Yeoman, Brian Hallisay, Marnette Patterson, Cory Hardrict, Joel Lambert, Eric Ladin y Madeleine McGraw.ARGUMENTO: La película aborda la vida de Chris Kyle, uno de los francotiradores más letales del ejército estadounidense, y cómo la guerra marca su vida familiar.

Pongámonos en antecedentes: Chris Kyle fue un marine estadounidense que se alistó en cuatro ocasiones consecutivas para enfrentarse a los iraquíes. De procedencia texana y carácter perseverante, se convirtió en leyenda en el terreno de ataque por su pulso a la hora de abatir enemigos hasta el punto de convertirse en el francotirador más letal del lado estadounidense, siendo apodado como "el diablo de Ramadi" por sus propios enemigos. 

Dos polémicas fuertes en torno a los hechos que se narran en la película: el primero de ellos, la figura misma del francotirador. Aunque Kyle se ha llegado a convertir en una suerte de icono nacional por cubrir a las tropas desde los tejados y conseguir devolver a sus hogares con vida a muchos de sus compatriotas ha habido muchas voces que se han alzado para poner en la picota a estos importantes bastiones en los enfrentamientos armados puesto que su lucha, al producirse en la distancia y "a traición" no puede tildarse de valiente.

Michael Moore afirmó en Twitter que los francotiradores eran unos "cobardes" porque disparaban "por la espalda" mientras que el actor y director Seth Rogen vino a decir que El francotirador le recordaba a la propaganda nazi que mostraba Tarantino en Malditos bastardos. Por contra, la exgobernadora de Alaska Sarah Palin salió en defensa de los francotiradores y por tanto, de la última película de Clint Eastwood.

La segunda polémica es todo ese debate ideológico que traen consigo estas consideraciones. Como poco, es tremendamente interesante ver las lecturas que pueden hacerse de la película, que da una de cal y otra de arena: quienes han visto el lado más conservador de Eastwood en El francotirador se han quedado quizás en la parte más obvia (no hay más que ver el duelo nacional ante el aniversario de la muerte del marine), pero hay mucho más en ella y el propio director ha querido aclarar que su película no es tanto una exaltación de la figura de Kyle a modo hagiográfico sino más bien un relato antibelicista.

Puede que así sea en última instancia, porque en la parte final del metraje sí que comienza a desarrollar una serie de tramas en las que podemos ver el estrés postraumático y las secuelas que padecen los soldados de regreso a su hogar así como los primeros titubeos de un hombre que hasta entonces había demostrado cierta impasibilidad ante el sufrimiento ajeno salvaguardando su postura en pro de la seguridad nacional... Pero el peso específico de todo lo anterior en el guión hace que sea mucho más visible la otra cara de la moneda. Todo queda bien claro cuando se nos habla de los tres tipos de personas que hay en el mundo "ovejas, lobos y perros ovejeros".

Bradley Cooper asume el reto de protagonizar la cinta en solitario con un cambio de aspecto radical, pero sigue sin enganchar como intérprete por su falta de solidez en los momentos más dramáticos en los que la familia se convierte en su ancla con la realidad.

Puntualmente y en concreto en la secuencia que pudimos ver en el tráiler sí que conseguimos masticar la tensión que vive el personaje que se ve al borde del precipicio cuando un niño se encuentra en su punto de mira, pero antes de llegar a ese momento ya hemos visto muchos otros en los que todo se nos cuenta de una forma muy plana y los bandos se muestran de una forma maniquea: queda bien claro quiénes son los malvados y no parecen interesar sus motivaciones personales en tanto que el punto de vista (y no solo a través del visor del rifle) es el de los Navy SEAL.

Esto, al margen de que nos guste ideológicamente más o menos, es un problema de los muchos que demuestra la película, a la hora de desarrollarse narrativamente puesto que el duelo entre francotiradores, que es sin duda uno de los grandes atractivos de buena parte de la cinta, deja al espectador bastante fuera en el plano emocional. Llegamos a los puntos álgidos del guión "fríos" sabiendo con mucha antelación cuál será el resultado de la contienda.

La réplica se la da una Sienna Miller que tampoco resulta nada solvente en su papel y que, por otra parte, no se convierte en ningún momento en un personaje clave de la trama: Kyle decide volver con su familia cuando entiende que ha terminado su misión y nunca consigue "regresar" del todo del campo de batalla.

Lo que ha visto en él repercute de forma inevitable en su vida personal. Y he aquí el canto antibelicista de Eastwood, que sin lugar a dudas se ha desenvuelto con mayor destreza en el ámbito militar en películas como El sargento de hierro, Banderas de nuestros padres o la magnífica Cartas desde Iwo Jima.

Eso sí, Eastwood ha recuperado con creces el favor del público estadounidense que ha respaldado masivamente su apuesta cinematográfica en las salas de cine pero que será más complicado que coseche un éxito siquiera similar en el resto del mundo. Brillante como siempre en los apartados técnicos y abordando buena parte del metraje sin apenas banda sonora, se aprecia que el guión de Jason Hall no ha sido la base ideal para extraer las mejores mieles de un director excepcional que, esta vez, no nos ha robado el alma y eso a pesar del momento que vivimos... 

Si te has quedado con ganas de más, David Martínez ha preparado un top 10 de las mejores películas de francotiradores que incluyen lo mejor de lo mejor, watch your back!

Valoración

Clint Eastwood no brilla en este nuevo trabajo bélico cuyas capas son de difícil acceso: están ahí pero se pierden y el punto de vista no queda claro en absoluto. Pensar que esto es obra del azar es engañarse.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Los momentos de intensidad emocional, que llegan muy al final de la película.

Lo peor

La estructura narrativa, el montaje y la falta de empaque del reparto.

Lecturas recomendadas