Análisis

Crítica de Insidious: capítulo 3, una precuela terrorífica

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Insidious: capítulo 3 (Insidious Chapter 3) - DIRIGIDA POR: Leigh Whannell - PROTAGONIZADA POR: Dermot Mulroney, Lin Shaye, Hayley Kiyoko, Stefanie Scott, Leigh Whannell, Angus Sampson, Michael Reid MacKay, Anna Ross, Ashton Moio, Ele Keats, Steve Coulter y Tom Fitzpatrick.ARGUMENTO: La medium Elise Rainier acepta a regañadientes utilizar su capacidad de ponerse en contacto con los muertos a fin de ayudar a una adolescente que se ha convertido en el blanco de una peligrosa entidad sobrenatural tras haber tratado de comunicarse con su fallecida madre.

Entrañable como precuela, solo correcta como cinta de terror, Insidious: capítulo 3 nos lleva tiempo atrás para conocer a Elise, la médium que nos presentaron en la primera entrega en plena crisis de identidad. Ella es el nexo de unión con la saga en la que reincide Leigh Whannell para llevarnos a conocer el caso de una adolescente que, en su afán por comunicarse con su difunta madre, termina atrayendo a un ser demoniaco a su vida.

¿Qué encontrará el fan de las películas de terror? Sin lugar a dudas no saldrá decepcionado del cine porque los momentos de tensión y sobrecogimiento están garantizados. En este sentido la cinta es correcta, aunque también es cierto que es la menos original y bastante más predecible.


Sin reinventar la rueda Insidious: capítulo 3 abunda en varios tópicos ya del género como el terror tecnológico, los miedos nocturnos, etc. incentivado todo ello por la postración en cama de la joven protagonista, lo que le impide moverse con libertad convirtiéndola en carne de cañón (como diría Julio Iglesias "y lo sabes").

En el plano de las interpretaciones, nada que objetar: desde la frágil Stefanie Scott hasta la ya archiconocida Lin Shaye, a la que tan bien le sienta el papel de médium y que, de hecho, tiene todo un momentazo de revelación ante un espíritu (sabréis reconocerlo cuando lo veais y os echeis unas risas).

Aunque, de largo, lo más divertido es la incursión de Specs y Tucker antes del caso de la familia Lambert. Son una alivio cómico intereante y bien explotado que llega al final y no cansa y que nos permite ver al director delante de la cámara demostrando que el trabajo de actor le sigue divirtiendo.

A Insidious: capítulo 3 no obstante es fácil acharcarle una preocupante falta de originalidad y el préstamo de varias ideas de otras películas que hacen que quede patente que es el más flojo de los tres lanzados hasta la fecha, lo cual no le restará interés a los más acérrimos seguidores de las historias de espíritus y almas en pena.

Donde Leigh Whannell sí tiene potencial para seguir sorprendiendo es en el campo de la realización, consiguiendo momentos verdaderamente inquietantes gracias a la colocación de la cámara y los inusuales y envolventes movimientos de la misma. Si consigue apostar por guiones más complejos que nos lleven a aterrarnos de veras, es posible que dé la campanada en algún momento y conste que es su debut como director.

 

En otro gran talón de Aquiles que le resta fuerza a Insidious: capítulo 3 es el hecho de que nos hallamos ante un capítulo aislado y autoconclusivo con esos engarces a las películas de 2010 y 2013 que son imprescindibles pero que apenas nos aportan más información acerca de lo que nos interesa, esa forma de penetrar en el mundo de los muertos yendo "into the further" y las historias de los que moran en esa realidad alternativa.

 

 

Dos conclusiones obvias al finalizar la película: si has pasado miedo es puntual, nada de terror psicológico del que hace mella sino más bien sustos (bien articulados, eso sí) para hacerte saltar en la butaca y la sensación de que el letrero Insidious es el gran reclamo de la película.

 

Habrá más, aunque es de esperar que no mejor, por ese simple hecho. Resignémonos ya a que habrá remake, precuela de la precuela, capítulo aparte del primo del vecino o algo por el estilo. Es lo que hay, al menos en esta ocasión el viaje es entretenido.

Valoración

Correcta precuela de Insidious de la que cabía esperar más en el plano argumental pero que cuenta con un pulso firme en la dirección. Leigh Whannell como poco despierta curiosidad en su faceta como director.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Es en cierta forma entrañable sobre todo gracias al desarrollo del personaje de Elise.

Lo peor

La falta de originalidad, los personajes que desaparecen de la trama y algunos maquillajes.

Lecturas recomendadas