Análisis

Crítica de Las Tortugas Ninja (1990)

Por Daniel Quesada
-

CRÍTICA DE Las Tortugas Ninja - 1990 - DIRIGIDA POR Steve Barron - PROTAGONIZADA POR Judith Hoag, Elias Koteas y James Saito. ARGUMENTO: Cuatro tortugas mutadas por un producto químico velan por el bien de Nueva York desde las alcantarillas, gracias a la guía de su maestro Splinter, una rata gigante. Una ola de crímenes organizada por el siniestro Triturador enfrentará a ambos bandos.

El estreno de las Ninja Turtles de Michael Bay hoy mismo nos ha despertado la vena nostálgica. Ya os ofrecimos nuestra tertulia sobre la historia de las Tortugas Ninja, pero también hemos querido repasar la primera película de estos quelonios coloridos, que se estrenó en 1990. El boom ya se había desatado gracias a las figuras de acción y la serie de TV, así que era cuestión de tiempo que Hollywood tomara cartas en el asunto.

El presupuesto no era especialmente alto, pero los beneficios sí fueron astonómicos (más de diez veces lo invertido), por lo que llegaron otras dos películas que... Bueno, es mejor olvidar. ¿Y a qué se debió eñ éxito de la película? Por supuesto, buena parte de la culpa la tenía el éxito inicial de la franquicia, pero por otro lado... Demonios, estaba bastante bien hecha.

Héroes de buen caparaz... Corazón

No, no hablo desde la nostalgia. La verdad es que esperaba encontrarme, desde los ojos de hoy, con un film que hubiera envejecido mal en todos sus niveles, pero la verdad es que, tras volver a verla, Tortugas Ninja me ha parecido divertida e incluso entrañable. Por un lado, la historia se ciñe sorprendentemente bien a lo contado en los primeros cómics de Kevin Eastman y Peter Laird, los creadores de las tortugas. Se habla de la furia contenida de Raphael, de la necesidad de estar preparados cuando Splinter haya muerto, de la necesidad del anonimato en Nueva York...

Ahora bien, hay algunos conceptos que se mezclan por influencia de la serie de dibujos, principalmente el papel de reportera de April, que en el cómic original era ayudante de laboratorio y, cómo no, una enorme tendencia al humor y los juegos de palabras por parte de las tortugas, algo que no era tan evidente en las viñetas.

Por eso mismo, cuando escuché a Donatello comenzar a soltar chistes malos casi desde el minuto uno, me eché a temblar. "Uuuf, esto va a ser peor que una maratón de El Club del Chiste pero sin Martina Klein", pensé. Pero la verdad es que, a medida que la película va avanzando, te vas encariñando con los personajes, que tienen sus momentos de humor tontorrón, pero también de heroísmo e incluso de drama. En ese sentido, son los protagonistas absolutos de la historia, como debe ser, pero sin resultar cargantes ni caer mal. Su carácter diferenciado también está ahí, aunque en diferente medida. Raphael está muy bien retratado como el tipo distante y furibundo, así como Leonardo, el aspirante a líder que en el fondo es el más sentimental de todos. La diferencia entre Michellangelo y Donatello no está tan clara (algo que Michael Bay sí ha sabido matizar en la nueva película, al hacer hincapié en el aire geek de Don) y los dos quedan, simplemente, como los "más graciosos".

Un peco menos acertado está Casey Jones, que resulta quizá demasiado chulito. Por otro lado, April O´Neal es muy parecida en su carácter a la del cómic y la serie. Lejos de ser la constante damisela en apuros, supone una ayuda fundamental para las tortugas y tiene un carácter a prueba de bombas... Aunque Casey le haga tilín.

Pero, sin duda, mi personaje favorito es, de lejos, Splinter. El rol de "maestro japonés que te enseña a calmar el espíritu" se volvió muy agradecido desde Karate Kid y aquí encaja como un guante frente al carácter alocado de las Tortugas Ninja. Su duro pasado, su templanza y su análisis de las cosas, contado con calma y sabiduría, no suena a cliché, sino a arquetipo. Su frase lanzada a Oroku Saki lo define muy bien: "la muerte nos encuentra a todos, pero algo mucho peor viene a tu encuentro, porque cuando tú mueras, morirás sin honor".

Y hablando de Oroku, ¿qué tal se trató a Shredder en la película? El parecido es más cercano al de los cómics, como un tipo sombrío y cruel. Es verdad que no se profundiza demasiado en sus motivaciones (nada, que ha venido a Nueva York a robar mucho) y el traje a plena luz del sol quedaría bastante ridículo... Pero bueno, el casco sigue molando.

Animales animatrónicos

Cuando uno piensa en esta película, lo primero que se nos viene a la cabeza es, lógicamente, el aspecto de las tortugas, que cambia radicalmente con respecto al de la nueva versión. En 1990, la referencia era la serie de dibujos, así que se nota que el diseño es más cercano a ella que a los cómics. El mago de las marionetas, Jim Henson, diseñó un modelo híbrido para las tortugas: había actores metidos dentro del traje, pero los movimientos de ojos y boca se llevaban a cabo gracias a animatrónica (mecanismos movidos a distancia). Lejos de quedar casposo hoy día, el resultado es sorprendentemente efectivo y, gracias a la magia del montaje, las tortugas quedan muy verosímiles, incluso en las numerosas y muy dignas coreografías de lucha. Sí, se ve que hay algún golpe que no "conecta" con el esbirro que sale despedido... Pero oye, eso también pasa con Jackie Chan y nadie dice nada.

Una vez más, la guinda del pastel es Splinter, el cual sí era completamente "artificial" y necesitaba ser movido por tres técnicos a la vez. El resultado es tan bueno como nos tenía acostumbrados el señor Henson, con una rata gigante que bien podía haberse hecho pasar por el señor Miyagi en cualquier momento.

No todo el atrezzo estaba a la altura: las armas se ven bastante "plastiqueras", las secuencias en monopatín sobran por completo (¿a qué velocidad van? ¿a dos por hora?) y los escenarios acusan la pobreza de medios, pero una vez metidos en acción no se nota tanto.

¿Es "pa los niños"? Bueno, más o menos

Está claro que Tortugas Ninja se convirtió, a raíz de la serie, en una franquicia tirando a infantil. Sin embargo, la película se permitió algunas licencias más adultas que, de hecho, generaron cierta polémica. La violencia de algunas escenas estuvo a punto de provocar que tuviera una calificación por edades más restrictiva. Por ejemplo, el esbirro de Shredder mataba originalmente a uno de los miembros del Clan del Pie, simplemente por un ataque de furia. Tuvieron que añadir algunas voces en el montaje para insinuar que sólo estaba inconsciente...

El propio Jim Henson se mostró muy molesto porque usaran sus creaciones para un film tan violento (¿recordáis el "triturado" final que desencadena Casey Jones?) y con más palabrotas de las que se esperaban. La cuestión es que esa mezcla de "falta de complejos" y acción desenfadada funcionó de maravilla entre el público, que acudió en masa a los cines.

¡Bossa Nova! Es como supernova...

El último punto que quedaría por tratar es el particular lenguaje de las tortugas. Como era de esperar, el film se contagió del uso de "palabros" de la serie (mucho más acentuado que en los cómics) y, en la versión original, es incluso posible escuchar cómo Michellangelo conserva su acento surfero. Por cierto, el doblador original de Donatello era Corey Feldman, el "niño prodigio" que conocimos en Los Goonies, Gremlins o Cuenta Conmigo.

Adaptar el particular lenguaje de las tortugas a la versión española debió de suponer un buen quebradero de cabeza para los traductores, aunque hay algún cambio que resulta verdaderamente incomprensible. El primero, es traducir Shredder como "Triturador", cuando ya lo conocíamos por aquí como "Despedazador". Pero, sin duda, el cambio más raro consistió en el chiste del final, en el que Splinter dice "siempre me ha hecho gracia la expresión... De puta madre". En la versión original, lo que decía es "siempre me ha hecho gracia la expresión... Cowabunga". Suponemos que no consideraron que el público estuviera preparado para una expresión tan americana (a pesar de que ya se usaba en la serie)... Pero ese cambio terminó convirtiéndose en uno de los momentos más recordados por los fans españoles. Cosas de la vida.

Por supuesto, también hay montones de referencias culturales que se conservan bastante bien en el doblaje, como las menciones a los Cazafantasmas o la Matanza de Texas. ¡Ah! Y genial esa puyita a la mítica Critters. ¿Quién se iba a creer eso?

En definitiva, Tortugas Ninja es una película de su época, que lastra problemas de presupuesto y bastantes imperfecciones en el guión (¿nadie vigila a Splinter mientras está secuestrado? ¿y no deberían hacer lo mismo con la guarida de las tortugas?), pero que a su vez entretiene de principio a fin con un estupendo ritmo, plagado de acción sencilla pero directa, chistes y coqueteos con el drama. No es la película de nuestra vida... Pero sí quiza la de nuestra infancia.

PD: Sí, soy plenamente consciente de que le he puesto más nota que a El Caballero Oscuro: La leyenda renace. Un abrazo.

Valoración

Una divertida mezcla de acción, aventuras y humor, que homenajea a la franquicia en todas sus vertientes. Su guión no pasará a la historia, pero sabe entretener.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

La recreación de las tortugas y Splinter. Algunos golpes de humor.

Lo peor

A poco que pienses en ello, la historia es bastante absurda.

Lecturas recomendadas