Análisis

Crítica mortal de El cuerpo

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Mayka es una mujer adinerada y emprendedora que aparece un día muerta en su casa, víctima de un fallo cardiaco. Su cuerpo es trasladado a la morgue, a la espera de la realización de la autopsia. Sin embargo, a las pocas horas la policía se pone en contacto con su marido: el cuerpo ha desaparecido. El inspector Jaime Peña será el encargado de sacar a la luz toda la verdad en un caso difícil de resolver.DIRIGIDA POR: Oriol Paulo - PROTAGONIZADA POR: Belén Rueda, José Coronado, Hugo Silva y Aura Garrido. ESTRENO: 28 de diciembre.

Soplan vientos difíciles para el cine español, pero siguen llegando nuevos talentos que son capaces de articular relatos interesantes, incluso sin disponer de grandes presupuestos. El cuerpo lo ha demostrado en este festival de Sitges 2012.

La propuesta del debutante Oriol Paulo consigue devolvernos a un José Coronado cuya carrera interpretativa experimentó un salto exponencial desde que se introdujo en el rodaje de La caja 507 y al que muchos han reubicado en el mapa gracias al papel de Santos Trinidad en la cinta de Enrique Ubizu No habrá paz para los malvados. En esta ocasión, el bigote y las patillas quedan a un lado y su caracterización es mucho más clásica y austera, contando con un aspecto mucho más conservador acorde con su metamorfosis: aspecto gris, cabello lacio desfasado, chaqueta raída...

Encarna al inspector Jaime Peña, encargado de dilucidar qué ha sucedido con el cadáver de Mayka a la que da vida Belén Rueda. Definitivamente, explotar la "vis truculenta" de la actriz es una baza ganadora, ya que tiene la capacidad de transmitir una enorme cantidad de información y de tensión emocional.

Oriol Paulo ya había coescrito el guión de una de las películas de terror más interesantes del 2010: Los ojos de Julia, junto a Guillem Morales. En El cuerpo es Lara Sendim la coguionista. 

Una historia en dos tiempos

El arranque de El cuerpo es desconcertante y consigue atrapar la atención del espectador de inmediato. El guardia jurado de la morgue aparece huyendo "como si hubiera visto un fantasma" para ser arrollado por accidente minutos después. No sabemos qué ha sucedido, pero falta un cuerpo puesto que un nicho está abierto y las cámaras de seguridad han sido desconectadas previamente. ¿Ha sido robado el cuerpo? ¿Era realmente un cadáver o la determinación de la muerte había sido errónea?

El inspector Peña acude al joven viudo, un Hugo Silva tremenda y sorprendentemente convincente, que tiene muchas cosas que ocultar. En primer lugar, su tormentosa relación con su esposa, que para más datos tenía la manía de gastarle bromas pesadas... Los claroscuros, las sombras y las medias verdades se apoyan en una fotografía tenebrosa.

La película conjuga con gran inteligencia dos planos temporales: el que se desarrolla en la propia morgue a lo largo de una tensa noche en la que paulatinamente irán aflorando los secretos más inesperados y una serie de flashbacks que nos irán contando cómo era Mayka y hasta qué punto deseaba recuperar la atención de su marido.

Víctimas y verdugos

Aunque Belén Rueda tiene un papel mucho más reducido en cuanto a tiempo se refiere respecto a otros trabajos precedentes, defiende con entereza su personaje, que pasa de ser una víctima (El orfanato, Los ojos de Julia) para convertirse en una auténtica pesadilla.

Hugo Silva por su parte transmite toda su inseguridad e indecisión de forma formidable. En manos de su mujer es una marioneta sin personalidad propia y ni siquiera después de muerta puede sustraerse a su humor negro y a su arrolladora forma de actuar. Como buena femme fatale, respira sensualidad y peligro. Qué decir de un José Coronado en estado de gracia que tiene la capacidad de interpretar papeles complejos con una naturalidad formidable.

Sin embargo y a pesar de todo, son los giros argumentales los que ponen en su sitio a víctimas y verdugos porque nadie es lo que parece. Como buena película de suspense, hay pistas para acceder a la verdad final, aunque Paulo no puede evitar dar demasiadas explicaciones para justificar el guión. No importa demasiado: funciona y mantiene la atención del espectador hasta el último minuto, ¿qué más se puede pedir?

Valoración

Prometedora ópera prima del director Oriol Paulo que consigue sacarle un registro diferente a Hugo Silva y de paso cuenta con dos grandes actores de nuestro cine: Belén Rueda y José Coronado.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Los intérpretes principales y la atmósfera que se crea con pocos recursos narrativos.

Lo peor

Algunos personajes secundarios parecen estar leyendo.

Lecturas recomendadas