Análisis

Crítica de Posesión Infernal

Por Laura Gómez
-

ARGUMENTO: Cinco amigos se reúnen en una cabaña en el bosque. Dentro encuentran un libro de los muertos y empezarán a vivir experiencias muy siniestras con el demonio que habita la casa.DIRIGIDA POR: Fede Álvarez - PROTAGONIZADA POR Shiloh Fernandez, Jane Levy, Jessica Lucas y Elizabeth Blackmore. Ya en cines. 

La Posesión Infernal (Evi Dead) del uruguayo Fede Álvarez no tiene nada que ver con la de Sam Raimi, aunque así nos lo hayan querido vender. En 1981, Raimi estrenó la que sería una de las principales influencias del cine de terror a lo largo de la historia (junto a El Exorcista, Halloween, Viernes 13 o Poltergeist), con mucha mala baba y una particular falta de complejos muy difícil de igualar.

Por su parte, Fede Álvarez daba el gran salto a Hollywood tras la viralidad alcanzada por Ataque de pánico, un cortometraje con más de siete millones de visitas en la red. El mismo proceso viral seguía Andy Muschietti con Mamá.

Con la ayuda de la popular Diablo Cody (guionista de Juno o Young Adult y creadora de United States of Tara, serie protagonizada por Toni Collette que cuenta con una de las premisas más frescas de la pasada década), el director conseguía entender que este remake necesitaba conservar esas escenas gores que rozasen lo cómico a pesar de contar con mejores efectos que los que apreciábamos en 1981. La diversión era la premisa principal de este polémico remake y aquí no tenemos nada que discutir.

 

El problema es que la versión original pesa muchísimo en el recuerdo. Los efectos digitales de esta revisión del clásico del terror nunca podría haber conseguido el mal rollo de las prótesis de maquillaje de Raimi. Como siempre, las comparaciones son odiosas y necesarias y, de alguna manera, el asco y el miedo son sensaciones que siempre han funcionado mejor con técnicas más baratas. El gore multisalas ya no será lo mismo con la era digital.

En la última década hemos contado con varios buenos títulos de terror (Insidious, Sinister) e incluso parodias sobre el género tan acertadas como La cabaña en el bosque, cuyo homenaje a Posesión Infernal salta a la vista. Los fans del título temían la posibilidad de un estilo convencional, pero en lo que falla la renovada Posesión Infernal es en el intento de darles un trasfondo a los personajes. Es decir: la película es todo un acierto en tanto que se nos presenta como lo que es, sin pretensiones, el disfrute del terror como pura experiencia de ocio; sin embargo, intenta dotar a sus personajes de traumas y problemas familiares que desentonan con el espíritu de una Posesión Infernal que no solo no se avergüenza, sino que está orgullosa de las situaciones que lían sus personajes, aunque sus comportamientos no estén justificados.

 

Aunque echamos un poco en falta los detalles de humor negro que manejaba Raimi, es de agradecer que este título no se olvide de la combinación de humor y terror. Tenemos sangre gratuita, miembros colgando, decisiones mal tomadas, gore festivo… Quizá no salimos del todo contentos con todo ello debido al peso de la nostalgia, pero se puede disfrutar muy bien. Si nos desprendemos del sentimentalismo y la seriedad que ha intentado impregnarle a la cinta en algunos momentos, le quedan algunas escenas bastante potentes y una intención muy buena que enmarca de una forma algo lejana las ideas de Raimi.

 

No es la gran experiencia aterradora que promete en su campaña de publicidad, pero Posesión Infernal se mantiene en un equilibrio aceptable entre el vínculo nostálgico del espectador y el horror actual del nuevo lenguaje audiovisual.

Valoración

La buena premisa argumental se va desinflando a lo largo de la cinta, pero con sus mecanismos y el uso del humor podemos impregnarnos ligeramente de la nostalgia de la original.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El vínculo melancólico con el espectador y la inteligente idea de retomar el humor.

Lo peor

Intentan darle un trasfondo innecesario a los personajes. Utiliza la retórica de siempre.

Lecturas recomendadas