Análisis

Crítica de Stoker

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Stoker conocemos a una familia peculiar: India, una joven excepcionalmente sensible, pierde a su padre el día en que alcanza la mayoría de edad. Cuando el hermano de su padre, Charlie, que se presenta de manera inesperada en el funeral y decide quedarse con ella y su inestable madre, no podrá evitar sentirse atraída por él. En un principio, India no confía en su encantador y misterioso tío, pero después descubrirá que tienen en común mucho más de lo que sospechaba.2013 - DIRIGIDA POR: Park Chan-wook - PROTAGONIZADA POR: Mia Wasikowska, Matthew Goode, Nicole Kidman, Dermot Mulroney, Jacki Weaver, Lucas Till, Alden Ehrenreich, Phyllis Somerville, Ralph Brown y Judith Godrèche.

Aviso para navegantes: Park Chan-wook es una debilidad para mí, ninguna de sus películas ha conseguido dejarme indiferente y todas alcanzan un nivel de, al menos, notable. No eran pocos los miedos que me abordaron cuando supe de su colaboración con Hollywood, pero vista su película, hay que dejar claro que su sello sigue siendo reconocible y su esencia se mantiene intacta. 

En Stoker, podemos disfrutar de un auténtico recital de cine maravilloso: no hay una sola herramienta visual o narrativa que el director no explote con auténtica maestría: encontraréis abundantes metáforas visuales, veréis cómo le saca partido a la luz, a las sombras, a la insinuación, a la sensualidad, a la música, al sonido, a cada uno de los personajes (lo que expresan y lo que esconden)... Esto es cine del bueno, señores, así que no la dejéis pasar porque merece muchísimo la pena.

El paso a la madurez

Los títulos de crédito sirven para presentarnos al personaje principal y de paso para esbozar algunas de las líneas fundamentales que conforman la columna vertebral de la película. India ha cumplido dieciocho años y podemos ver cómo se apagan las velas en un plano cenital: algo está a punto de cambiar en ella, pero para ello tiene que darse un proceso de aceptación de la propia identidad, un paso hacia el frente que la llevará de ser una niña a ser una mujer. Y eso lo veremos desde la desnudez de sus pies correteando por los bosques hasta que los introduzca en unos zapatos de fino tacón, la quintaesencia de la feminidad.

¡Menudo debut! El primer trabajo de Wentworth Miller (el protagonista de Prison Break) como guionista no podría ser más brillante: solo los cinco primeros minutos de metraje son ya para quitarse el sombrero atrapando al espectador en una historia en la que todo está medido y calculado.

Eros y Tanatos

Como en casi todas las películas del cineasta hay un constante diálogo entre el erotismo y la muerte, y en Stoker en concreto, hay una secuencia tremendamente sensual en la que esto se muestra a la perfección: un clímax que no llega frente al piano viene a mostrar esa preparación para la adultez, para alcanzar el orgasmo que solo puede llegar cuando uno acepta lo que es, lo que quiere, lo que desea y deja el miedo a un lado para lanzarse a sentir.

Turbadora y casi en la clave de un cuento gótico de misterio, en Stoker encontramos una vuelta de tuerca de los códigos del suspense acentuados por los momentos en los que el montaje en paralelo exprime las mejores mieles de la trama. Técnicamente es impecable a todos los niveles y altamente disfrutable, aunque por su contenido es probable que no sea una película precisamente multitudinaria. Una verdadera lástima, porque no da puntada sin hilo.

¿Eligen las flores su color?

A este interrogante, le encontraréis respuesta solo al final de la película, cuando todo cobra sentido. 

La hipnótica Mia Wasikowska borda uno de sus mejores papeles: es imposible no sentirse intrigado por su particular forma de percibir el mundo y por tratar de comprender cuál es la naturaleza de su relación con su tío, un desconcertante y cautivador Matthew Goode que como mera presencia es ya desde un primer instante un potente foco de atracción masculina.

No menos interesante resulta su relación con su inestable madre, una Nicole Kidman a la que Park Chan-wook fotografía con mimo, devolviéndole su humanidad a un personaje antipático por su inestabilidad emocional y extrayéndole a la actriz un registro que hacía tiempo no alcanzaba. Su rivalidad territorial con India (desencadenada por el objeto de deseo común) da pie a uno de los parlamentos de mayor intensidad de la cinta en la que se descubre a sí misma deseándole la destrucción a su propia hija (pudiste ver ésto en el tráiler oficial de la cinta).

India dice al comienzo de Stoker que todos estamos compuestos por fragmentos de otras personas, pues esperad a descubrir su herencia genética... Ella lo hará en una de las secuencias más emotivas de la película, en el instante mismo en que descubra qué es lo que abre la llave que lleva al cuello.

Profunda, densa, inteligente, ésta es una de esas películas que no debes dejar escapar.

Valoración

Fantástica de principio a fin, esta perturbadora cinta viene a confirmar que Park Chan-wook se encuentra entre los cineastas más interesantes del momento.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Es redonda, no hay un solo encuadre que no esté pensado y calculado en el engranaje del relato.

Lo peor

Habrá personas que no encajen el estilo del realizador surcoreano en un ambiente norteamericano.

Lecturas recomendadas