Análisis

Crítica de Los Vengadores

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Los Vengadores, cuando un enemigo inesperado surge como una gran amenaza para la seguridad mundial, Nick Furia, director de la Agencia SHIELD, decide reclutar a un grupo de superhéroes formado por algunos de los más emblemáticos de la casa Marvel: Iron Man, Hulk, Thor, la Viuda negra, Ojo de halcón y el Capitán América.2012 - DIRIGIDA POR: Joss Whedon - PROTAGONIZADA POR: Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, Cobie Smulders, Clark Gregg, Gwyneth Paltrow, Stellan Skarsgård y Paul Bettany.

Ahora que Los Vengadores se estrena en televisión, queremos ofreceros una crítica muy especial. En primer lugar, yo me encargaré de analizarla desde un punto de vista cinematográfico; al final de este mismo texto, mi compañero Jesús Delgado hará lo propio desde la perspectiva de un experto en cómics. ¡Que disfrutéis!

El año 2012 supuso el espaldarazo definitivo para los héroes de Marvel, reunidos por primera vez y con una ingente dosis de acción en Los Vengadores de Joss Whedon: en pantalla grande y con secuencias de acción que hacen palidecer a cualquier producción precedente de los supers en solitario. Si el éxito en taquilla fue abrumador con una recaudación de más de 1.500 millones de dólares a nivel mundial (partiendo de un presupuesto de 220 millones de dólares), mejor ni hablamos del estreno en DVD/Blu-Ray que barrió, directamente, pulverizando el récord de ventas en su primera semana.

Argumentalmente la premisa es sencilla: Loki ha robado el Teseracto, un artefacto que ya nos habían presentado en la escena postcréditos de Thor y que habíamos visto también como objeto místico de los nórdicos en Capitán América: el primer vengador. Esto lleva a Nick Furia, a la cabeza de la agencia SHIELD, a congregar a sus amigos para salvar la Tierra, puesto que la pretensión de Loki es utilizarlo para abrir un portal dimensional que de acceso a la misma al devastador ejército de los chitauri.

¿Es Los Vengadores una magnífica película? Pues si la analizamos juntos, seguramente descubriremos que su gran virtud es la de hacer realidad los sueños de la legión de fans del supergrupo y que esa tarea es digna de elogio por su complejidad y por la enorme calidad de los efectos especiales que pueblan la película que nos permiten ver en acción y de forma simultánea a héroes tan dispares.

Eso sí, hasta que llega la larga traca final, toca esperar bastante. Los primeros compases hacen que "la chicha" se haga esperar y que, como era inevitable, los héroes con menos gancho como Ojo de Halcón o la Viuda Negra, se vean ensombrecidos por el carisma rebosante de este Iron Man que ha construido Robert Downey Jr. y que ya no concibimos sin él, la trama centrada en la rivalidad entre Thor y Loki, y, sorprendentemente, por el Hulk al que da vida Mark Ruffalo, que automáticamente pasó a encabezar las listas de los favoritos por encontrar al fin un equilibrio menos escorado hacia el CGI que en sus dos pelis anteriores.

Dicho esto, ninguna duda respecto a la cascada de premios que se llevó la película por los currados FX sobre todo en la magnífica batalla final que viene a durar casi tres cuartos de hora. Ese prólogo inicial que no terminaba de dejar arrancar la trama desilusionaría a más de uno que tuvo que aguardar para el tiovivo que se avecinaba después, pero que seguramente lo dejaría del todo satisfecho (si no harto) por su arriesgada forma de estirarse hasta llegar al desenlace.

El diseño de producción de Los Vengadores es impecable, conjugando el monstruo comercial que se traían entre manos con el mimo con el que se trata la complejidad de cada personaje y su integración en la ciudad de Nueva York rendida al caos y del mismo modo merece una especial atención el apartado de sonido de cuya música se encargó Alan Silvestri y que viene a reforzar la epicidad de la cinta.

No podemos dejar de señalar de la misma manera el sentido de humor que atraviesa la película de principio a fin y que, como decíamos más arriba, encuentra sus mejores cotas en boca de Iron Man. Y de la misma manera, hay que alabar el trabajo tanto de Tom Hiddelston como Loki, un personaje tan complejo como interesante y de Clark Gregg como Phil Coulson, tan entrañable como esencial para desgranar los acontecimientos que se desarrollan en la película.

En suma, Los Vengadores cumple con creces su misión: la de permitir lo que parecía imposible, llevando a la gran pantalla y con un entramado priotécnico abrumador a la entente de superhéroes, y forjar de tal modo su unión que ya tenemos a las puertas Los Vengadores: la era de Ultrón, que seguramente no será la última entrega de sus aventuras. Así que chapeau como primera piedra, aunque también echemos en falta la oscuridad de Nolan o más profundidad en las capas del guión. Habría bastado con que en esos momentos iniciales las relaciones entre los personajes se hubieran desarrollado mejor.

Esta noche podréis ver la película en abierto por primera vez. Mi consejo: preparaos unas palomitas y dejaos llevar, pasaréis un buen rato, pero hacedlo sin grandes pretensiones porque la película es un precioso juguete que, quizás por su propia naturaleza ciclópea y coral, no tiene un sustrato que vaya a dejaros meditando.

 

Y dicho todo lo anterior solo nos queda pedirle a los Reyes Magos que nos permitan ver algún día hecho realidad un sueño que sí que parece del todo imposible: verlos reunidos junto a Spider-Man, Los cuatro fantásticos y la Patrulla X. ¿Qué pasa? Soñar es gratis...

¡Cuidado, SPOILER!

Como siempre sucede, atención a la escena post-créditos en la que aparece Thanos, uno de los villanos más poderosos del universo marvelita, obsesionado con el poder y la muerte y poseedor de una fuerza, resistencia, reflejos y habilidad sobrehumana e invulerable a toda clase de ataques físicos y psíquicos.


La segunda escena es más simpática y muestra a los héroes reunidos cenando y no contiene diálogos.


Fin del SPOILER

No se nos olvida que sois muy jugones, así que os dejo el enlace al reportaje de los videojuegos de Los Vengadores.

SEGUNDA OPINIÓN, desde la perspectiva de un experto en cómics

Por Jesús Delgado

Lo primero. ¿Que qué nota le doy a Vengadores? Un 90. Así, de redondo. Sí, ya, más de uno me dirá que eso es un sacrilegio, que yo, por ser un tío, no tengo ni idea de películas de superhéroes. Y posiblemente tenga razón, o no. Pero es que estamos hablando de una buena película de acción, no de una obra de arte y ensayo que revoluciona la idea misma del cine. Le doy un 9 sobre 10, que es sobresaliente.

Los Vengadores de Joss Whedon es, en mi opinión, la mejor adaptación de los últimos tiempos de una película de superhéroes. Ni Nolan, ni Zack Snyder, o incluso Bryan Singer. Los trabajos de todos estos directores huelen a la pretensión de “como soy autor de cine serio, me importa un bledo estar contado una historia de superhéroes, voy a hacer MI película”. Joss Whedon, no. Joss Whedon se baja del podio y nos cuenta, por fin, un cómic en película. Y para ello no se dedica adaptar dilatadamente a los personajes al antojo de los productores y de los guionistas, ni tampoco a obligarnos a creernos que un millonario con traje de murciélago es algo superrealista que pasa todos los días. O, ya que estamos, a decirnos que un tristón extraterrestre que juega a ser Goku con el skyline de Metrópolis es la mayor esperanza de la humanidad.

 

 

Los Vengadores de Joss Whedon es, al fin, un cómic adaptado en forma y trasfondo, a película. En ella empieza por el principio, como si se tratara del arranque de una nueva colección y recrea una génesis alternativa de los Héroes Más Poderosos de La Tierra. ¿Y cómo lo hace? Mediante el mismo lenguaje narrativo y visual de los cómics. Desde el arranque algo lentorro, hasta la batalla final, lo que Joss Whedon nos propone es una novela gráfica, o incluso una mini-serie de cómic narrada en película en lugar de en viñetas. Con planos propios de cómic, y una narrativa que bien podría asemejarse a la de los últimos tebeos de Marvel. Algo que, por cierto, no es tan fácil como parece.

 

Para la construcción de este guión se toma varias de las historias originales más populares y las funde entre sí. Y, de ellas, destacamos las dos más importantes. La primera es, claramente, la formación del grupo en 1963. Quitando de la ecuación a Ant-man y a La Avispa, dos de los Vengadores originales, y sustituyéndolos por la Viuda Negra y Ojo de Halcón, la película pone a los héroes en contra del villano que los reunió por primera vez: Loki, de Asgard. ¿Pero cómo hace que ésto funcione en nuestros días, alejándose del lenguaje comiquero de los años 60? Pues recurre a otro cómic, al segundo del que hablábamos: Los Ultimates de Mark Millar y Brian Hitch, el reboot del grupo en la pasada década bajo el sello paralelo de Marvel Comics: Ultimate. ¿Y funciona la fórmula? ¡Vaya que sí! Puesto que, como los citados Ultimates, Los Vengadores de Whedon habla de prodigios superheroícos con un lenguaje actual.

 

 

Pero quizá el éxito de la fórmula de Whedon se deba a que a un locus común en los cómics: La amenaza externa, dirigida por un supervillano, que obliga a los héroes a reunirse porque en solitario no pueden hacerla frente. Una formulación perfecta que hemos visto reproducida en numerosos grupos de otras editoriales: Liga de la Justicia del Nuevo Universo DC o The Authority de Wildstorm, por citar dos casos. Y que, tras ver esta película, vemos que se adecua perfectamente como gancho para llevar la historia a la gran pantalla.

 

Pero, ¿y la forma? La forma en que lo hace es magistral. De entrada, no vemos a un único protagonista, sino a un grupo de protagonistas, en plural. En Los Vengadores no tenemos a un grupo de superhéroes en los que un miembro asume toda la importancia en detrimento del resto, como los X-men de su Bryan Singer, que bien podría llamarse “Lobezno y sus secuaces se van de farra”, sino que existe una relación de importancia casi horizontal entre todos sus miembros. Ni Tony Stark es más importante que El Capitán América, ni Thor está de relleno. Aunque claro, ¿qué se puede decir de Robert Downey Jr.? Él solo roba la mitad de escenas gracias al carisma que impone al personaje. Muy a pesar de que Iron Man no aparece casi hasta el minuto 20 de la película. Pero no porque el guión se lo adjudique, sino porque de por sí Downey es una estrella que brilla con luz propia.

 

 

Además, gracias a Joss Whedon y su amor por los cómics, Los Vengadores no se trata de una soporifero ni hiperdramático intento de convertir a los superhéroes en algo serio y adulto. La película es una macarrada de acción, chistes facilongos y chulería yankee a expuertas. ¿Y qué tiene de malo? Whedon y Zak Penn, guionistas de la cinta optaron por seguir la línea de los cómics y por ello tenemos unos diálogos geniales y una construcción de personajes adecuada y más o menos fiel a los originales. Y eso sin mencionar los detalles que hacen que la cinta sea una delicia: las geniales pullas de Tony Stark, las ocurrencias conservadoras del Capi, a Thor más perdido entre los humanos que un pulpo en un garaje, o el mítico “Dioses a mí” de Hulk. ¡Y ojo al Loki de Tom Hiddlestone, la piedra angular de una nutrida fanbase!

 

Tampoco tenemos que olvidarnos del momento culmen de la película, cuando Los Vengadores al completo se reúnen. Ese momento, y la posterior secuencia de batalla, en la que la cámara sigue a todos y cada uno de los integrantes durante su pelea con los invasores son, muy posiblemente, un ejemplo de cómo debe rodarse una lucha de héroes de cómic para hacer entretenida toda la escena y que ni la acción ni el interés decaigan en ningún momento. Más aún, permite sacar a relucir los puntos fuertes de cada miembro y explicarnos por qué son un equipo, y por qué son tan temibles cuando trabajan juntos y no por separado.

 

 

¡Ah! ¿Y qué decir del tema principal? Alan Silvestri nos regala una tonadilla, que sin ser tan épica o memorable como la de Superman de John Williams o la de Spider-man de Danny Elfman, tiene personalidad suficiente como para representar musicalmente la reunión de estos héroes y todo cuanto significan para el universo Marvel: sus héroes más importantes.

 

Dicho esto, concluyo: Sí, me gusta mucho Los Vengadores y por eso la tengo como película de superhéroes de cabecera para esta década. Más aún, opino que se trata del modelo ideal de hacer una película de héroes y de reunir a varios supertipos que de por sí tienen en principio demasiada entidad propia como para poder estar juntos en una gran superproducción, que es lo que precisamente pretende esta cinta.

Valoración

La fantasía hecha realidad para cualquier fan de los superhéroes: Whedon levanta un castillo enorme para congraciarse con los amantes del universo Marvel, que fliparán con este crossover.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Iron Man y Hulk, que convenientemente ha aprendido a dominar su ira.

Lo peor

La primera media hora de metraje es más bien aburrida.

Lecturas recomendadas