Portada Deus Ex: Mankind Divided
Análisis

Deus Ex Mankind Divided - Análisis para PS4, PC y Xbox One

Por Lazaro Fernandez
-

Versión comentada: PC

La espera ha sido larga pero ya os confirmamos que ha merecido muchísimo la pena. Tras más de cuarenta horas de juego a nuestras espaldas, intentaremos explicar por qué creemos que Deus Ex: Mankind Divided es uno de los mejores títulos que podrás jugar en la presente generación.

De juego rompedor en juego rompedor, la saga Deus Ex es sinónimo de originalidad y buen hacer desde su aparición en el año 2000, a pesar de que la franquicia ha ido cambiando pasando por las manos de diferentes estudios de desarrollo. Tras un largo silencio, la saga regresó en su mejor versión en la anterior generación de mano de Eidos Montreal, que dieron vida a Human Revolution: un juego único y de una factura técnica impecable. Deus Ex: Mankind Divided es el estreno de la saga en la actual generación y, por qué no, uno de los mejores juegos que podrás disfrutar en tu PC, PS4 o Xbox One.

Aunque intentaremos no desvelar muchos detalles de su argumento, una de los puntos fuertes de la saga, podemos confirmar (si no lo sabías ya) que la acción comienza dos años después del final de Human Revolution, en 2029. La humanidad se enfrenta a un conflicto entre humanos y “aumentados” que ha provocado todo tipo de revueltas, la creación de ghettos y la aparición de dos bandos y sus consiguientes detractores. Te mostramos el trailer de lanzamiento del juego para ponerte un poco en situación. En medio de estos acontecimientos, Adam Jensen, a medio camino entre la Interpol (el Grupo de Operaciones 29) y un colectivo de hackers llamado Juggernaut, intentará desvelar qué se oculta tras el incidente de Pancaya y acabará descubriendo mucho más… ¡Y hasta ahí podemos leer! 

DEMD Dubai
El primer nivel del juego nos llevará a un hotel a medio construir en Dubai

Un RPG disfrazado de shooter

Deus Ex: Mankind Divided, al igual que su antecesor, plantea un sistema de juego en primera persona que le viene que ni pintado a sus escenas de acción. El juego permite el uso de todo tipo de armamento (escopetas, rifles, ametralladoras), granadas (EMP, de fragmentación, cegadoras) e incluso armas “no letales” que disparan dardos tranquilizantes. Podremos personalizar cada una de nuestras armas con diferentes tipos de munición, silenciadores, mirillas… La inteligencia artificial de los enemigos les llevará a ocultarse con efectividad, a dar la voz de alarma… Si Deus Ex: Mankind Divided fuera únicamente un shoot’em-up, sería de los mejores del mercado, pero resulta que su componente de acción es solo una pequeña parte de su jugabilidad.

DEMD Armamento
Podrás personalizar cada una de tus armas con diferentes objetos

Junto al componente shooter, su jugabilidad presenta un sistema de sigilo de lo más preciso (y exigente para el jugador). Podremos ocultarnos tras cualquier pared, mueble u objeto lo suficientemente grande, con lo que la cámara mostrará una perspectiva en tercera persona; así, podremos atacar a los enemigos sin ser vistos o movernos intuitivamente entre diferentes coberturas. Podremos superar cualquier desafío en el juego sin ser detectados, haciendo uso de nuestros aumentos (de los que hablaremos más adelante) o investigando hasta encontrar rutas alternativas, que en muchos casos nos harán abrir rejillas de ventilación (algunas “a la fuerza”) y pasearnos por diferentes conductos hasta llegar a nuestro objetivo.

Otro de los componentes más “activos” del sistema jugable de Deus Ex: Mankind Divided es el hacking. Tanto si queremos descubrir algunos detalles de la trama (que es densísima, en el buen sentido de la palabra), como conseguir el control de cierres electrónicos, cámaras de vigilancia e incluso robots bípedos armados hasta los dientes, será necesario manipular los ordenadores que encontraremos a nuestro paso. Algunos de ellos (los menos) estarán desbloqueados, pero para acceder a otros tendremos que poner a prueba nuestras habilidades (y nuestros aumentos) como hacker. Con la ayuda de pequeños paquetes de software repartidos por el juego y nuestra lógica (al principio es algo complicado), tendremos que movernos entre diferentes nodos hasta llegar a nuestro objetivo, reforzando algunos de ellos y evitando a toda costa ser alcanzados por el sistema de seguridad del equipo “hackeado”. Como hemos dicho, algunos de nuestros aumentos nos ayudarán a ser mejor hacker: más rápido, más sigiloso o con un mayor alcance (hackeo de ordenadores, de cámaras, de torretas armas, de robots…).

DEMD Hack
Este es aspecto del interfaz a al hora de hackear un ordenador o un cierre electrónico

No puedes matar el progreso

Y es que tanto la trama como la jugabilidad de Deus Ex: Mankind Divided giran en torno a los aumentos y su repercusión en la sociedad (y en las habilidades de un agente de la Interpol, por ejemplo); en la vida real, como contábamos hace unos días, el juego ya tiene su repercusión incluso antes de ser lanzado. Canjeando puntos de Praxis, que iremos ganando a medida que aumentamos nuestra experiencia, podremos activar o mejorar todo tipo de aumentos que nos llevarán a hackear más fácilmente cualquier sistema, a ralentizar la acción, a hacernos invisibles, a levantar más peso, ver más enemigos (y de forma más detallada) en el radar… Incluso podremos potenciar nuestras habilidades verbales, obteniendo así algunas pistas con las que llevar una conversación importante a buen puerto.

Las posibilidades son inmensas, pero no lo son nuestros puntos de Praxis, así que, viéndolo como una ventaja, Mankind Divided plantea un sistema jugable personalizable que nos permitirá potenciar a Adam Jensen para adecuarlo a nuestra forma de jugar. Y si queremos más aumentos, tendremos que ganar más puntos de experiencia, algo que nos permitirán las misiones secundarias del juego y otras pequeñas acciones como las desactivaciones de explosivos, nuestra habilidad como hacker, etc.

DEMD Derribo
Si te encuentras suficientemente cerca de los enemigos podrás derribarlos de un golpe

En muchas ocasiones, y esto es una opinión totalmente personal, he puesto el ejemplo de inFamous como desarrollo ideal en un “pseudo-sandbox”; el acceso a determinadas zonas del mapa está restringido para acompañar el argumento del juego y la evolución del personaje, las misiones principales están claras y señaladas en el mapeado y las misiones secundarias se irán desgranando poco a poco y llamando nuestra atención a medida que avanzamos, dándonos acceso a nuevos poderes/armas/etc. Parece lógico y evidente, pero no todos los juegos hacen gala de ese complejo equilibrio entre argumento, misiones principales y misiones secundarias. Deus Ex: Mankind Divided lo hace tan bien que va a dejar obsoleto mi argumento y servirá de ejemplo de ahora en adelante en lugar de inFamous.

Mankind Divided no es un sandbox y nos encanta que no lo sea. No hay zonas muertas en el juego, no hay calles aburridas ni personajes génericos que no aportan nada (bueno, algún secundario dormilón sí que encontrarás por ahí perdido). El desarrollo del juego se debe a su argumento y está tan bien estructurado y tan repleto de detalles que hacer de Deus Ex un sandbox nos parecería un error total y absoluto. La libertad de acción se plantea a la hora de solucionar cada uno de los desafíos: puedes pasar desapercibido y dejar inconscientes a algunos enemigos que encuentres a tu paso o puedes hacer uso de todo el arsenal a tu disposición y montar una auténtica masacre cada vez que te encuentras amenazado. Eso sí, las decisiones en ese aspecto condicionarán, aunque no siempre, el desenlace de la misión en la que nos encontremos: conseguiremos una determinada cantidad de puntos de experiencia, acceso a otras misiones secundarias, interacción con un determinado personaje... 

Deus Ex: Mankind Divided Goilem City
Golem City es una especie de ghetto donde han sido "desterrados" muchos aumentados.

Cada misión, cada conversación, cada objeto… todo gira en torno al detallado universo que Eidos Montreal ha diseñado para el juego; si a eso le unimos unas posibilidades de exploración inmensas, nos encontramos con una pieza de “storytelling lúdico” única. Podrás leer periódicos, “cotillear” ordenadores ajenos, hablar con transeúntes, policías y compañeros del GO29… Tendrás infinidad de posibilidades para profundizar en la trama del juego y disfrutar con todos los aspectos de su cuidado argumento. Y eso sí, el doblaje y la traducción del juego están a la altura de las circunstancias; de lo mejor que hemos visto en los últimos años.

Gráficos del futuro

Y qué sería de un cuidado argumento sin un motor gráfico a la altura… Deus Ex: Mankind Divided tampoco está cojo, precisamente, en lo que a detalle gráfico se refiere. El motor Dawn Engine da vida a un entorno inmenso y repleto de detalles. Los escenarios, aunque limitados (ya hemos dicho que no es un sandbox), muestran un nivel de detalle espectacular: carteles, ladrillos, puertas, adornos, material de oficina… Puedes estar horas admirando cada pequeño elemento y su realista comportamiento con respecto a sus propiedades físicas. El planteamiento Cyber-Punk de su argumento nos depara localizaciones con todo tipo de iluminación, barrios decadentes, ghettos tecnológicos… El nivel de detalle es sublime y la cantidad de elementos en cada uno de sus escenarios, espectacular.

DEMD Robots
Si encuentras un puesto de seguridad y tienes el aumento adeucado, podrás controlar robots

Hemos analizado la versión para PC del juego y, aunque el soporte para DirectX 12 aún no funciona correctamente (se dice que para la semana del 5 de septiembre estará listo), el nivel de detalle y el desempeño en diferentes configuraciones de hardware ha sido más que aceptable. Por mucho que nos duela a los “consoleros”, la versión PC, siempre y cuando tengas un equipo muy potente (y una buena tarjeta gráfica, sobre todo), es superior a las de consola en resolución y nivel de detalle, aunque ni PS4 ni Xbox One le andan muy a la zaga. Deus Ex: Mankind Divided es uno de los títulos con mejor aspecto que ha pasado por nuestras consolas.

El original Modo Breach

Como ya hemos dicho, a pesar de su aspecto, Deus Ex: Mankind Divided no es un shooter, es sobre todo un Action RPG: sigilo, exploración, evolución del personaje… Pero si lo tuyo es la acción y quieres disfrutar del título de Eidos Montreal en su faceta más explosiva, siempre puedes tirar del modo Breach. Dicho modo nos plantea un nuevo tipo de hackers, denominados Rippers, que utilizan la Realidad Virtual para introducirse en los servidores más protegidos de todo tipo de corporaciones (que existen en el universo de Deus Ex, claro).

DEMD Breach
El modo Breach es acción pura y dura a través de una hipotética Realidad Virtual

Así, en lugar de entrar en los servidores como hacker (con el sistema de nodos presente en el modo historia), nos moveremos en primera persona por unos decorados imposibles en los que podremos dar rienda suelta a los más locos aumentos y las más mortíferas armas. Con un argumento totalmente independiente de Mankind Divided, el modo Breach presenta personajes diferentes y un sistema de adquisición de armas y aumentos que poco tiene que ver con el del modo historia. Si después de terminarte Mankind Divided en sus cuatro dificultades y experimentar el modo NuevaPartida+ (en el que empezarás desde el principio del juego pero conservando los aumentos de la anterior partida) te has quedado con ganas de acción, Breach es tu modo. Y además, el desarrollo de dicho modo es online, con los consiguientes desafíos diarios, enfrentamientos, etc. Es otro juego, en todos los sentidos, incluido junto a Mankind Divided.

Valoración

Y como no todo iban a ser buenas palabras, aunque nos ha costado, hemos encontrado algo que criticar del título de Eidos Montreal. Deus Ex: Mankind Divided plantea un universo inmenso, espectacular, repleto de detalles… Pero finalmente, la duración del modo historia (sin hacer todas las misiones secundarias, también es verdad), se nos ha quedado un poquito corta. No hablamos de un modo historia de ocho horas, ni mucho menos, ni de una duración especialmente llamativa (en lo negativo, claro está); es tan complicado encontrar fallos a Mankind Divided que las casi 40 horas de su modo historia, sin todas las misiones secundarias, sin rejugarlo en otra dificultad (cuatro en total), sin contar con el modo Breach o el lanzamiento de sus próximos DLC’s… nos ha sabido a poco. El problema no es que sea corto, es que deja con ganas de más. Además, intentando destacar algo negativo hemos mencionado elementos que alargan la aventura de Jensen más allá del modo historia…

DEMD Garm
Los "máscaras doradas" son unos de los enemigos más enigmáticos del juego.

Deus Ex: Mankind Divided plantea una mezcla de géneros que solo había explorado antes Human Revolution y lo hace de una manera magistral. Lo mejor del género shooter, el sigilo más exigente, exploración con una profundidad impresionante… Y además con una factura técnica impecable, tanto visual como sonora. Echad un ojo al Gameplay que publicamos hace unos días por si no nos creéis. Como hemos dicho, nos quedamos con ganas de más tras completar el modo historia, pero es tan divertido y cuenta con un argumento tan trepidante que no estaríamos conformes con su duración ni aunque estuviera cerca de las 300 horas. Si te gustó Human Revolution no tienes excusas de ningún tipo y, si no lo has jugado, no te preocupes, porque Mankind Divided incluye un video de unos diez minutos explicando lo que ocurrió en Pancaya… y te aseguramos que Deus Ex: Mankind Divided está entre los cinco mejores juegos de la actual generación (y nos aventuramos a decir que dentro de unos años seguirá estándolo). Todo el mundo debería jugarlo... Por diferentes opciones, que no quede.

Valoración

Deus Ex: Mankind Divided une lo mejor de varios géneros en un título completísimo, con un argumento denso y trepidante, y con un apartado visual espectacular.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Acción, sigilo, hacking, un complejo argumento de película, libertad de acción, aumentos, modos alternativos a Historia... No se puede pedir más.

Lo peor

Es tan tremendamente divertido que el modo historia nos ha resultado demasiado corto... después de casi cuarenta horas.

Lecturas recomendadas