Full Throttle Remastered
Análisis

Full Throttle Remastered - Análisis para PS4 y PS Vita

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

¡Menudo mes de abril para los amantes de las aventuras gráficas! Tras el estupendo Thimbleweed Park de Ron Gilbert y el estreno del primer episodio de Guardianes de la Galaxia, tenemos otro título para disfrutar: Full Throttle Remastered. 22 años después de su lanzamiento en PC y Mac, uno de los juegos de culto de LucasArts regresa en forma de remasterización para que nos sintamos los amos de la carretera en compañía de Ben Throttle. 

Asfalto y problemas

Otro año y otro clásico de LucasArts que nos llega remasterizado de la mano de Double Fine. Las anteriores aventuras gráficas fueron Grim Fandango y Day of the Tentacle que nos dejaron muy buen sabor de boca. En 1995 se lanzaba Full Throttle, un proyecto que fue liderado en solitario por Tim Schafer y que se ha convertido en un título de culto por su temática, así como algunos cambios que aportó al género de las aventuras gráficas.

Te recomendamos Easy Rider, una gran película sobre moteros

El argumento se centra en Ben Throttle, el líder de la banda conocida como Los Polecats. Nuestro héroe, que tiene un cierto parecido a Bruce Campbell, vive feliz recorriendo las carreteras del Oeste de Estados Unidos, sin más ley que la de los moteros como hijos de la anarquía. Un día, Malcolm Corley, CEO y fundador de la última empresa de motocicletas del país, se acerca a Ben para hacerle una oferta. A partir de este momento comienzan sus problemas ya que tendrá que lidiar con acusaciones falsas de asesinato, corrupción, traiciones y Adrian Ripburger, un villano con la voz de Mark Hamill.

La historia de Full Throttle es una de las más serias de LucasArts por algunos de los temas que trata, pero sigue manteniendo el humor inconfundible de la compañía y gran cantidad de guiños a la cultura popular del momento que siguen funcionando. Puede que sea una aventura corta, unas cinco horas como mucho, pero siempre es un placer arrancar el motor, salir a la autopista y buscar aventura.

Quemando rueda

Full Throttle Remastered es una aventura gráfica clásica de point & click, pero que supuso una pequeña ruptura con respecto a otros juegos de LucasArts al reducir al máximo el sistema SCUMM. Desapareció el cuadro de verbos que ocupaba casi toda la parte inferior de la pantalla y se sustituyó por un menú de acciones que aparecía al hacer click en el botón secundario del ratón sobre algún objeto. De esta forma, nos daban cuatro opciones: coger/abrir, patear/empujar, hablar o mirar. Las mecánicas se han adaptado bien al mando de PS4, aunque como suele ocurrir en estos casos, no son tan precisas como en PC.

Uno de los fallos de la aventura de LucasArts es la sencillez de sus rompecabezas. Sí, hay algunos que te pueden hacer pensar más de la cuenta, pero en general es muy fácil saber qué tienes que hacer en cada momento para seguir avanzando. Y, aunque tenemos inventario, no es necesario mezclar objetos para conseguir otros nuevos.

Camiseta de Monkey Island para chico

En las mecánicas de juego, Full Throttle trató de aportar mayor acción. Para lograrlo, añadió una especie de minijuegos en los que sobre la moto tienes que pelear con miembros de otras bandas. Vistas ahora, parecen poca cosa y han envejecido regular, pero dan algo de variedad y resulta de lo más gratificante tirar al contrario al suelo. Si has jugado a Indiana Jones y la Última cruzada, te recordará a las peleas a puñetazos de Indy, aunque en ese caso era con las teclas del teclado y aquí es pulsando un botón del mando de la consola o el ratón.

Full Throttle Remastered

Una nueva capa de pintura 

La historia es la misma, los defectos siguen estando: duración y sencillez en los rompecabezas. Entonces, ¿en qué ha cambiado? ¿Qué extras incluye? Full Throttle Remastered nos devuelve la aventura gráfica redibujando los gráficos originales para adaptarlos a un 2D en alta definición que repite los aciertos de Day of the Tentacle al respetar la esencia del original. Las mejoras se hacen muy evidentes en los rostros de todos los personajes y sus gestos, así como en los escenarios que ahora tienen mayor anchura para ocupar al completo la pantalla. 

No sólo se han tocado los gráficos, también las voces y la banda sonora compuesta por The Gone Jackals. Las pistas se han limpiado para que se escuchen altas y claras. Pero, si todas esta modernidad no os gusta, siempre puedes jugar en el modo clásico con los pixeles en todo su esplendor. Como el original, el juego nos llega en inglés con perfectos subtítulos en español. 

Bone to Pick es uno de los discos de The Gone Jackals

Full Throttle Remastered no llega solo, viene acompañado de una serie de extras como son los habituales comentarios de los desarrolladores. En esta ocasión, Tim Schafer, Larry Ahern, Casey Ackley, Stephen Shaw y Peter McConnell nos cuentan algunas curiosidades sobre el origen de la aventura, las ideas que tenían pensadas y que les hubiera gustado… También tenemos una galería de más de 100 bocetos en los que podemos ver el arte de los personajes, escenarios o vehículos. Por último, y esto es una novedad en las remasterizaciones, se ha añadido la banda sonora de The Gone Jackals. Las canciones se van desbloqueando a medida que jugamos y al terminar la partida tendremos a nuestra disposición todos los temas.

Full Throttle Remastered

Conclusión

Double Fine va puliendo cada vez mejor sus juegos y no nos extrañaría que en el futuro anunciara futuras remasterizaciones de juegos de LucasArts. Acostumbrados a grandes juegos como Monkey Island o Day of the Tentacle, Full Throttle pasó un poco desapercibido para la época por su temática y duración. Sin embargo, logró convertirse en juego de culto y no se puede negar la importancia que tuvo a nivel técnico, así como la variedad que trató de aportar con las nuevas mecánicas. Siempre está bien volver a sentirse libres como el viento y recordar esta gran, y desconocida para muchos, aventura gráfica. Full Throttle Remastered está disponible en formato digital para PS4, PS Vita y PC al precio de 14,99 euros. Entre las consolas de Sony existe cross-buy y se pueden compartir las partidas guardadas al estar conectado en PSN.

Full Throttle Remastered

Valoración

Full Throttle Remastered es una muy buena aventura gráfica point & click, esencial para los amantes del género. La remasterización está muy cuidada, aunque en algunos puntos se nota ligeramente el paso del tiempo.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Personajes divertidos, ambientación, patear a otros moteros, Mark Hamill como Adrian Ripburger, respeto por los gráficos originales.

Lo peor

Demasiado corto y con puzles sencillos. Algunos elementos con los que hay que interactuar no están indicados. El paso del tiempo.