Guardianes de la galaxia vol. 2
Análisis

Guardianes de la Galaxia Vol. 2 - Crítica de la nueva película de Marvel

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la nueva película de Marvel Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (Guardians of the Galaxy Vol. 2) dirigida por James Gunn y protagonizada por Chris Pratt,

Si os gustó Guardianes de la galaxia, es bastante probable que esta segunda entrega, Guardianes de la galaxia Vol. 2 os deje satisfechos y eso se debe a varias razones: es un verdadero placer para cualquier melómano (de nuevo), el cachondeo es constante y todo está aderezado con una fina capa de nostalgia bastante descacharrante así como secuencias de acción desbordante.

En líneas generales es una película muy palomitera que se disfruta de lo lindo en el momento aunque tiene poco que digerir... Más allá de la información que nos escamotea Gunn en las escenas postcréditos (cinco ni más ni menos) para dejarnos expectantes, es una historia bastante encerrada en sí misma, si bien seguramente es la mayor apuesta hasta la fecha por meterse de lleno en el fango para rescatar personajes muy poco conocidos del universo marvelita y hacerlos atractivos para el gran público. Que James Gunn es un comicófilo empedernido queda bastante claro en esta película, por si quedaba alguna duda.

¿Quieres volver a ver Guardianes de la galaxia? Consíguela en Blu-Ray al mejor precio

¿Qué pasa en la peli? Tranqui, te lo contamos sin spoilers

La peli arranca con el heterogéneo grupo compuesto por "Star-Lord", Gamora, Drax "El Destructor", Rocket Raccoon y Baby Groot luchando contra Abilisk una criatura multidimensional que, aparentemente, ha sido creada ex profeso para el Universo Cinemático de Marvel ya que no tiene correspondencia con los cómics.

Los Soberanos, encabezados por su líder-sacerdotisa Ayesha, los han contratado para frenar su actividad, ya que está robándoles la energía. No obstante y a pesar de conseguir su objetivo, Rocket no puede evitar sentirse menospreciado por este grupo de individuos genéticamente perfectos y les robará un preciado alijo que les echará la flota de estelar de esta gente encima. Hasta que Ego alias "el planeta viviente, les eche un cable para zafarse de ellos...

Los Guardianes deberán luchar para mantenerse unidos mientras intentan resolver el misterio del verdadero linaje de Peter Quill. Viejos rivales se convertirán en nuevos aliados y lacudirán en ayuda de nuestros héroes a medida que el Universo Cinematográfico de Marvel continúa expandiéndose. Esta secuela de la exitosa space opera estrenada en 2014 cuenta con un buen número de nuevos personajes bastante atractivos como Ego, Mantis o Taserfase pero también sabe exprimir los conflictos de otros que ya nos habían presentado como Nebula o Yondu.

Un reparto amplio y bien aprovechado

La película está poblada de personajes carismáticos que se añaden al ya de por sí fuerte Peter Quill/Star-Lord de Chris Pratt y todos encuentran su momentazo a lo largo del metraje para brillar con luz propia (claro, es lo que tiene que dure 146 minutazos).

La dinámica entre los personajes se explora en díadas: Peter Quill y Ego, Gamora y Nebula, Drax y Mantis, Rocket Raccon y Yondu... y sorprendentemente funciona muy bien consolidando un sólido trasfondo más profundo de lo que cabría imaginar: un alegato a la defensa de la familia (por más que ésta no esté forjada por lazos de sangre), cierta denuncia al maltrato infantil camuflada humorísticamente y una apuesta por la superación de esos traumas que nos acompañan desde edades tempranas.

No os asustéis leyendo esto, que los protagonistas siguen siendo la diversión, las vistosos efectos especiales y la camaradería en este atípico grupo de proscritos que terminan salvando la galaxia.

Es más, puede que le sobren dos tazas de acción en el tercio final. En serio, ¿en qué manual pone que las películas de superhéroes tienen que rebasar las dos horas? A Guardianes de la galaxia Vol. 2 le sentaría fenomenal un poco de tijera porque la ligereza de su propuesta invita a un desarrollo más conciso, pero sigue la tónica imperante de abandonarse a la destrucción en varios momentos.

Visita nuestro especial de cine de superhéroes

Curiosidades sobre la película que no debes dejar escapar

Como os hemos contado, Baby Groot es la estrella rutilante de la película, algo que se aprecia desde el primer momento: es un personajillo que nos encandila, con el que empatizamos: nos emociona, nos divierte, nos desespera... Le quita el trono a Piedrahita como "rey de las cosas pequeñas". Es achuchable, simpático, tozudo y un poco descerebrado, como un niño. 

¿Te has enamorado de Baby Groot? ¡Llévatelo a casa!

Prestad especial atención a la caracasa nostálgica que lo envuelve todo. Peter Quill nos sigue remitiendo a los ochenta con referencias a El coche fantástico, Cheers o Mary Poppins, etc. pero la mezcla de la música esta vez nos remite un poco más atrás, a los 70, al momento de su concepción, con temazos como "Mr. Blue Sky" de Electric Light Orchestra o "Father and Son" de Cat Stevens. Podéis ver la lista completa del Awesome Mix Vol. 2 aquí y ahí va la lista en Spotify de los temas orquestales de la BSO.

Escenas postcréditos, cameos y engarces a futuro

Empecemos la casa por el tejado... ¿A quién no vemos en la película? ¡A Nathan Fillion! El actor compartió en su perfil de Instagram una imagen de lo que iba a ser su cameo en Guardianes de la Galaxia Vol. 2, en el que iba a interpretar a Simon Williams (Wonder Man o Hombre Maravilla). Sin embargo, el propio Fillion confirmó que la escena había sido eliminada en el montaje final de la película.

Bueno, no es lo único que se ha quedado fuera del metraje y aún así ya veis lo generoso que ha sido Gunn... Seguramente todo el mundo espera información sobre Vengadores: la guerra del infinito en las escenas postcréditos de la película, pero se descartó que aparecieran Thanos o el Coleccionista. El director lo ha expresado así: “aunque es una película increíblemente grande, es mucho más pequeña en cierto sentido, con menos personajes. Así que, simplemente, no encajaba”.

Tendréis a Stan Lee en uno de sus clásicos cameos en los que hace referencia a uno de los roles que ha tenido en otras ocasiones y hay otros actores a los que no esperáis ver que os van a hacer soltar una carcajada.

Los que no podáis esperar más podéis leer aquí qué sucede exactamente en las cinco escenas postcréditos de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 con pelos y señales. Nos tiran la caña en dos de ellas, en un caso para enlazar con Guardianes de la Galaxia Vol. 3 que James Gunn ha confirmado que seguirá capitaneando, y en otra de ellas nos anticipan a un grupo de personajes que podrían ser bastante polivalentes. Hasta aquí puedo leer.

Y os resumo un poco la experiencia: viendo Guardianes de la Galaxia Vol. 2, te lo pasas pipa, te echas buenas risas a costa de las ocurrencias de Peter Pan... digo... Peter Quill, de "su rollo no verbalizado con Gamora", de los piques entre los personajes, de los cameos y de su rollo freak-simpaticote. Puede que se guste un poco demasiado a sí misma retozando en la algarabía de los efectos especiales durante cerca de quince minutos en los que "no pasa nada" salvo un poco de "pim, pam, pum", pero se le perdona el exceso por todo lo anterior.

No repite fórmula, y esto habrá quien lo encuentre mejor y quien lo encuentre peor. Quienes esperen más de lo mismo van a enfrentarse a algo bastante diferente y pueden salir decepcionados: es menos macarrilla, más "sentida" y muuuucho más autoconsciente de su previsible éxito. Se ha redoblado la apuesta, en suma, y puede que haya quien se sienta como si Gunn se hubiera pasado de frenada.

También es cierto que es una peli de consumo rápido que se olvida igual de rápido al tener solo un par de detalles finales que nos permitan darle continuidad en todo este macromundo cinematográfico de Marvel, pero en general tiene todos los ingredientes para gustar al gran público y hacerles pasar un buen rato. Los más exigentes echaréis en falta la frescura de la primera película y su ausencia de complejos, el resto, ¡a disfrutar!

Valoración

James Gunn se regodea en su vena comicófila narrándonos una historia menos hilarante, con más trasfondo, mucha nostalgia y un amplio reparto bien encajado en la acción. Se echa en falta la frescura de su predecesora aunque funciona bastante bien.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Baby Groot es la gran estrella, los guiños ochenteros te sacan las carcajadas y está claro que Gunn le tiene pillado el truco a la fórmula del éxito.

Lo peor

Es un episodio autoconclusivo, anecdótico. Aunque tiene buen fondo, es divertida y disfrutable, alimenta poco y le sobra grandilocuencia al final.

Lecturas recomendadas