Independence Day 1996
Análisis

Independence Day - Crítica de la película por su 20 aniversario

Por Daniel Quesada
-

CRÍTICA DE Independence Day - 1996 - DIRIGIDA POR Roland Emmerich - PROTAGONIZADA POR Bill Pullman, Will Smith y Jeff Goldblum. ARGUMENTO: Unas horas antes del día de la Independencia de EEUU, todo el planeta se ve sorprendido por un mastodóntico ataque alienígena. Las principales mentes pensantes de EEUU tendrán que buscar la forma de contraatacar.

Como ya comentábamos en un reciente reportaje, películas como Independence Day cumplen 20 años en 2016. Esta lo va a celebrar con Independence Day: Contraataque, una nueva entrega que lo dará todo en materia de efectos especiales de nueva tecnología. Pero, ¿qué tal ha envejecido la peli original? Para entenderla, hay que ponerse en la mente del espectador de 1996, que había perdido la costumbre de enfrentarse al cine catastrófico. Aún quedaban varios meses para que películas como Volcano o Armageddon dijeran "aquí estoy yo"...

De hecho, esta película marcó para siempre a Roland Emmerich como director de cine del género. Él venía de grabar una Stargate que ya apuntaba maneras, pero aquí se soltó la melena para sorprender con un concepto que quería dejar en pañales al mismísimo Parque Jurásico.

 

La comparación tiene su aquel, porque mientras la peli de Spielberg sentó cátedra acerca de lo que los efectos digitales podrían mostrar en pantalla, Independence Day decidió optar por imágenes muy espectaculares, sí, pero basadas sobre todo en trucos más "clásicos": matte painting, planos ralentizados y trabajadísimas maquetas hicieron creer a más de uno que los aliens se habían cargado de verdad la Casa Blanca o habían lanzado toda una ciudad por los aires.

 

Made in USA

Esta película es recordada por su espectacular secuencia de destrucción (que, por cierto, aguanta sorprendentemente bien hoy en día, a pesar de algún que otro "croma" bastante descarado), pero también por su discurso flipadete. En la actualidad nos reiríamos de ello, pero en 1996 parecía hasta guay que cada dos por tres hubiera militares más chulos que un ocho llamando "caballeros" a todo el mundo o que un presidente de los EEUU lanzara expresiones tipo "que nuestros hijos nos perdonen" antes de lanzar una bomba atómica. Sin duda, esos son los aspectos más trasnochados del asunto: personajes planos, simplotes, que se enfrentan a unos alienígenas que nos quieren destruir y punto. Porque sí, porque son muy malos. El epítome del elenco viene con ese ya citado presidente de los EEUU, encarnado por un rectísimo Bill Pullman, que es tan llano como heróico. ¡Gracias por salvarnos, señor Presidente!

Pero también hay personajes interesantes: ahí tenemos a Jeff Goldblum haciendo de Jeff Goldblum (es decir, en su papel cliché de tipo rarito pero de brillante intelecto) dando todo el apoyo intelectual al asunto o a un Will Smith que estaba en plena eclosión como superestrella tras enseñar músculo en Dos Policías Rebeldes. Aquí es el héroe que no tiene miedo a nada y solo quiere patear traseros alienígenas, aunque mantiene algo del humor que lo hizo popular.

Y ahí está el quid de la cuestión: aunque en el argumento de Independence Day mueren miles de personas, no veréis nada de sangre y del supuesto drama que todo esto supondría solo se ve la punta del iceberg. Aquí se mezclan la acción, algo de suspense y humor para dar pie a una película que no esconde su naturaleza palomitera.

 

De hecho, el señor Emmerich tiene motivos para estar orgulloso: el film arrasó en taquilla y se convirtió en el más exitoso comercialmente del año. El público tenía todo lo que podría pedir en un film así: espectáculo, humor, batallas frenéticas, algo de pseudo-ciencia para disfrazar de plausible el asunto y muchas referencias culturales: el Area 51, la Segunda Guerra Mundial... ¡Y claro, La guerra de los mundos! De hecho (¿podemos soltar spoilers?), la resolución es un claro homenaje a esa obra clave de la ciencia ficción: mientras en la original los virus y bacterias de nuestro aire acaban con los invasores, aquí es un virus informático el que da al traste con sus planes. ¡Qué postmoderna ironía! Por supuesto, cómo diseña Jeff Goldblum un virus "compatible" con el sistema operativo de las naves alienígenas se escapa a nuestra comprensión. Vale, vamos a razonarl... ¡Uy, explosiones! ¡Uy, Will Smith soltando un chiste! ¿De qué estábamos hablando? Se me ha ido...

El mérito de la artesanía

Por todo lo que estoy contando, podría parecer que Independence Day es una peli que hay que tomarse a broma... Pero no, no lo es. Detrás de toda la "tontuna" del guión hay un enorme trabajo de producción que ha de ser aplaudido. En su momento, algunos de sus efectos especiales fueron criticados por casposos, pero a nosotros nos parece que la película es mucho más honesta en su propuesta: no se dejó "seducir por el lado oscuro" de los gráficos por ordenador más que en un par de planos y optó por el camino inmerso: decenas y decenas de efectos creados artesanalmente dan una solidez a lo visto en pantalla que ya quisiera para sí la posterior Star Wars Episodio I, por ejemplo. Del Episodio II, mejor no hablo...

 

Al final, nos queda una película bobalicona, pero realmente entretenida incluso para los cánones actuales: el ritmo es rápido y la mezcla de genéros funciona de tal forma que no nos damos cuenta de cómo transcurren las más de dos horas que dura. Nadie la recomendaría como ejemplo de película que hay que hacer, pero si ahora misma la anunciaran en TV, la mayoría de nosotros no se resistitía a verla de nuevo. Su director mantuvo la fórmula en films posteriores como El Día de Mañana o 2012, pero ninguna dejó tan buen poso como esta. Quizá debió meter más Presidentes de los EEUU que fueran pilotos de combate.

Esto tiene mucha ciencia

Tenemos las críticas de muchos otros clásicos del género en nuestro especial de ciencia ficción. Visitadlo para conocer lo que pensamos de las películas más destacadas del género.

Valoración

Todo un monumento al cine catastrófico y al "blockbuster" en general. Es fruto de su época, para bien y para mal: su falta de complejos sigue siendo refrescante, pero su trazo grueso en la trama y los personajes resulta muy infantil hoy en día.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La artesanía de los minutos del primer ataque sorpresa alienígena.

Lo peor

La grandilocuencia de algunos discursos y personajes es una horterada.

Lecturas recomendadas