Análisis

Review de Fight Night Champion

Por Sergio Gracia
-

Está muy claro que el mayor representante videojueguil del boxeo es la saga Fight Night de Electronic Arts. Una franquicia que mejora y aporta cambios jugables con cada entrega, algo que no resulta sencillo con un título basado en un deporte de contacto, donde que apenas hay cambios de un año a otro. Lo normal es encontrar las diferencias más llamativas en el apartado gráfico, aunque en esta ocasión EA Sports ha dado la sorpresa con otros campos, que hacen de Fight Night Champion un reinicio de saga más que digno.

Nos esperan combates épicos cargados de dramatismo y tensión en su modo campaña. Rememorar las peleas más clásicas de la historia del deporte y gozar con las nuevas estrellas, desde el peso ligero hasta los pesados. Este es el noble arte del boxeo, recreado de la forma más digna posible e imaginable. Ya no hará falta calzarte unos guantes y subir a un ring para vivir intensamente un combate. Pero, si quieres conocer las claves de por qué Fight Night Champion es el mejor juego de boxeo de la historia, sigue leyendo.

Real, como la vida misma

Si hay algo que caracteriza especialmente a los Fight Night es lo fidedignos que son con respecto al deporte real. No sólo hablamos de la recreación gráfica, que no se nos ocurre cómo mejorarla en esta generación, sino también del propio desarrollo de una velada. Nos encontramos con combates más fáciles que otros, luchadores evasivos, con un fuerte directo de derecha, con menos aguante o más agresivos... lo que nos obligará a adaptar nuestra estrategia y estilo de lucha en cada pelea.

De nada vale el lanzar puñetazos a lo loco, pues lo más probable es que perdamos todo el fuelle en cuestión segundos y acabemos besando la lona en un santiamén. Al igual que ocurre en un combate real de boxeo, deberemos prestar mucha atención a todos los movimientos de nuestro rival, para saber cuándo y cómo contraatacar. Nuestro entrenador o cornerman nos dará diferentes instrucciones, dependiendo de la evolución del round y de la táctica que siga nuestro contrincante, eso sí, siempre en inglés.

El control y la jugabilidad han sido ligeramente remozados desde Fight Night Round 4. Volveremos a manejar al luchador con los sticks analógicos, el izquierdo para desplazarnos y esquivar, con el derecho para golpear. Aunque, si lo preferimos, podremos recurrir a los botones para este último propósito. También está en el catálogo modificar la potencia con la que golpeamos, sencillamente, pulsando el gatillo derecho del pad (R2 en PlayStation 3 y RT en Xbox 360).

Al igual que ocurría en la anterior entrega, al esquivar un puñetazo o bloquearlo en el momento clave, tendremos la oportunidad de propinar un contragolpe demoledor que dañará y cansará a la víctima mucho más que uno normal. Además, siguen presentes los puñetazos de KO, un único golpe con el que haceremos ver las estrellas a nuestro rival y terminar así el combate. Su realización es en parte aleatoria y, por otra, estratégica. Suelen llegar en el momento que el otro boxeador va a realizar un fuerte golpe, que lo deja indefenso, aprovechamos su propia inercia y nuestro impulso para dar un golpe devastador.

El roster completo de luchadores está compuesto por un total de 55 púgiles, divididos en siete categorías diferentes. Por desgracia, en categorías como el Peso Gallo, Pluma o el Semipesado sólo podemos elegir entre uno, tres o cuatro boxeadores diferentes. Aún así, el resto de categorías están más que servidas y nos darán mucho donde elegir. Además, gracias al editor de personajes (que es un calco del que ya pudimos ver en Fight Night Round 4) podremos crear nuevos contendientes para paliar estas carencias.

Un modo carrera, de película

La mayor novedad de Fight Night Champion es, sin duda, su Modo Campeón (de ahí el cambio de nombre en la franquicia). Este ejerce de relevo espiritual del famoso Modo Legado de las anteriores entregas (aunque este no ha sido eliminado). Es algo así como el modo campaña de cualquier otro género y en él nos sentiremos, más que nunca, como el mismísimo Rocky Balboa. Encarnaremos a un ex-presidiario conocido como Bishop, es decir, que no podremos crear a nuestro boxeador desde cero. Aunque, a decir verdad, es una contra que se nos olvida por completo con el inicio de la historia y los dos primeros combates.

En este modo, más que nunca tendremos que ponernos las pilas para pasar por encima de nuestros rivales. Perder un combate significará visualizar la pantalla de game over. Comenzaremos en la prisión, pasaremos por federaciones amateur y llegaremos a los combates profesionales hasta alcanzar la gloria. A medida que avancemos en la historia descubriremos más sobre la vida de Bishop y los que le rodean. ¿Habéis visto Rocky, Million Dollar Baby, Cinderella Man, Ali o cualquier otra película relacionada con el boxeo? Pues jugando como Bishop os sentiréis dentro de una de ellas.

Habrá combates en los que deberemos ganar de una forma concreta. Nuestro entrenador sospecha de que los jueces están comprados y nos aconseja que vayamos a por el KO o nos dejemos de lindeces. En ese momento, comenzará a sonar una música épica que nos acompañará a lo largo del combate. El ambiente se tornará espectacular, nos levantará de la silla y nos meterá de lleno en la piel de Bishop. Nunca antes un combate de boxeo virtual había sido tan apasionante, fuera del cine, creednos.

Pero no todo serán peleas regladas, pues para estar en forma cuando subimos al cuadrilátero hay que entrenar duro. Para ello contamos con los diferentes aparatos de gimnasio, que siguen presentes en este modo, aunque no tanto  como en anteriores entregas de Fight Night. Su diseño ha sido modificado para resultar mucho más entretenidos y llevaderos. Serán más una especie de paréntesis que algo necesario para la evolución del personaje. Se acabó eso de tener que afrontar aburridas sesiones de entrenamiento para conseguir una buena puntuación o dejarlo en manos de la IA y obtener unos resultados pésimos.

La recreación y evolución del Modo Campeón está tan cuidada y mimada que sorprende. Todo está pensado y diseñado al detalle. Antes de los combates más importantes seremos noticia en el ESPN Friday Fight Night presentado por Brian Kenny. Pero no estamos hablando de una cinemática recreada con el motor del juego (como lo están el resto de secuencias y que, todo sea dicho, parecen casi reales), sino de una grabación real.

Algunos golpes duelen mucho

No nos referimos a los golpes propinados por los luchadores. Es innegable que la calidad de Fight Night Champion está bastante por encima de sus antecesores, pero tampoco se pueden obviar las partes que menos nos me gustado. Una vez más, el título viene sin doblar. Puede que sea algo a lo que nos hemos acostumbrado, pero te dan ganas de tirarte de los pelos cuando divisas la primera escena del Modo Campeón y compruebas que carece completamente de subtítulos. Puede que el trabajo de doblaje sea caro y elaborado, no lo negamos, pero por lo menos se podrían haber incluido los textos traducidos.

Los menús, por su parte, sí cuentan con traducción al castellano, pero simple y llanamente porque son exactamente iguales a los usados en Fight Night Round 4. Tanto las pantallas de carga como las ventanas de estadísticas, al final de cada combate, como el menú principal han sido directamente exportados de un juego a otro. Obviamente, no es algo que altere la calificación final del juego, pero sí demuestra que la ley del mínimo esfuerzo se mantiene en la industria y sinceramente, nos da que pensar.

Durante un combate, la cámara se desplaza, acerca y aleja para darle más dinamismo y magnificencia. Pero en ocasiones sucede que se encuentra con el árbitro y nos bloquea completamente la visión. Entonces, tendremos que desplazarnos para salir de esta molesta situación. No ocurre constantemente, pero sí lo suficiente para que nos acordemos de la madre del árbitro, por lo menos una vez, en cada uno de dos combates.

Fight Night Champion es, en definitiva, uno de los mejores reinicios que podría haber recibido la saga. No era fácil mejorar a su antecesor, pero los chicos de EA Sports lo han conseguido y esperamos que en futuras entregas lo sigan haciendo.

Valoración

Vuelve el boxeo por todo lo alto, con un espectacular modo de juego, que nos hará sentir como si fuéramos los protagonistas de una película.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

El modo Campeón es espectacular, en todos los sentidos.

Lo peor

La ausencia de al menos subtítulos en castellano es, sencillamente, inaceptable.

Lecturas recomendadas