Análisis

Review del 'nuevo' Goldeneye 007

Por Sergio Gracia
-

El agente especial británico más conocido del mundo está de moda. Muestra de ello son el normalito Blood Stone 007 y un clásico que se ha quitado el polvo de encima, se ha puesto su mejor traje y una mano de maquillaje para la ocasión, GoldenEye 007.

Ya han pasado la friolera de 13 años desde que GoldenEye 007 maravillara a propios y extraños en su paso por Nintendo 64. El juego fue desarrollado por Rare (ahora parte de Microsoft Game Studios) y consiguió cosechar espectaculares críticas gracias a su historia. Esta fue sacada directamente de la película del mismo nombre, aunque con algunos cambios y añadidos. Exhibía una increíble jugabilidad para lo que se esperaba de un pad de la época y, por encima de todas las cosas, ofrecía un divertidísimo multijugador para hasta cuatro jugadores a pantalla partida.

No es de extrañar que muchos levantáramos las orejas ante el anuncio la revisión de uno de los mejores FPS (por no decir el mejor) pasados por la gran Nintendo 64. Esta versión remozada ha sido desarrollada por los chicos de Eurocom, que ya habían trabajado en otras ocasiones con la factoría James Bond, pero... ¿cómo habrán pasado los años para este mítico juego? ¿nos llevaremos un chasco y diremos aquello de "hay cosas que es mejor dejar como están"? Veámoslo.

Un nuevo James Bond para un viejo 007

La versión original de GoldenEye 007, para Nintendo 64, contaba con Pierce Brosnan como protagonista, es decir, el mismo de la película. Pero para esta nueva versión se ha querido actualizar, no sólo el motor gráfico o el control, sino también a James Bond. Manejaremos a Daniel Craig, el actor que encarna actualmente a nuestro doble cero favorito y el detalle con el que está recreado es francamente bueno, así que... ¡Habemus James Bond!

Como decimos, esta versión de GoldenEye 007 ha sufrido una puesta a punto gráfica y el resultado nos ha sorprendido. El juego exprime al máximo la potencia gráfica de Wii y, aunque en otros títulos de la consola ya hemos apreciado el nivel de calidad que es capaz de alcanzar, este no deja de sorprendernos. Más aún si lo comparamos con su original, obviamente. Gracias a la máquina de Nintendo presenciaremos explosiones mucho más realistas, una iluminación más adecuada y una librería de shaders y efectos que le sientan la mar de bien al retorno de este gran juego. Todo, eso sí, respetanto las limitaciones técnicas de un hardware que lleva con nosotros muchos años, para lo bueno y lo malo.

El control, como era de esperar, también ha tenido que ser adaptado a la nueva forma de jugar que nos propone Nintendo Wii. El peso de la acción recae en la pareja WiiMote y Nunchuk, aunque el juego también admite otros mandos como el Clásico, el pad de GameCube o el Wii Zapper. En este sentido, os aseguramos que cualquiera de estas tres últimas opciones (sobre todo las dos primeras) son mejores que jugar a GoldenEye 007 con los mandos de detección de movimiento. El control con estos dos periféricos, aunque no está mal logrado, sí que resulta un tanto ortopédico e incómodo, sobre todo a la hora de girar la cámara para apuntar y, más aún, si jugamos sin ningún tipo de ayuda.

También nos resulta un tanto molesto el tener que recurrir al botón + para lanzar una granada o tener que usar la cruceta para cambiar de arma, accesorios o tipo de explosivos. Aún así, cuenta con sus ventajas. Gracias al acelerómetro del Nunchuk podremos asomarnos a las esquinas de una forma sencilla, intuitiva y cómoda o aporrear a nuestros adversarios en el cuerpo a cuerpo con un simple movimiento vertical de éste mando.

También habrá que hacer uso de la sacudida con los controles originales de Wii para quitarnos enemigos de encima, accionar paneles o reaccionar a eventos que se suceden esporádicamente. En ellos, nuestros reflejos servirán para salvarnos el pellejo.

La duración del modo campaña varía radicalmente según el nivel de dificultad que escojamos al comenzar una nueva partida. El juego es apto para todo tipo de jugadores e incluso los más exigentes encontrarán un gran reto con GoldenEye 007 en su modo más difícil (y os aseguramos que es muy duro). Así pues, este modo puede proporcionarnos, como mínimo, unas 12 horas de juego. Tiempo que aumenta exponencialmente en su modo multijugador y es que, cuanto más juegues con amigos a GoldenEye 007, más te engancharás.

Licencia para disfrutar... acompañado

Prácticamente, todos los que disfrutaron en su día con el GoldenEye 007 original coinciden en destacar una cosa del juego por encima de todas las demás: su jugabilidad y diversión en el modo multijugador.  Esta nueva versión nos vuelve a acercar a esas intensas y frenéticas batallas entre amigos, en las que los piques (sanos, eso sí) estaban a la orden del día. Podremos disfrutar en el clásico modo a pantalla-partida u online.

El modo conectado, aunque pueda parecer todo lo contrario, cuenta con una suavidad y la práctica ausencia de lag que lo hacen una delicia para jugar con personas de todo el mundo. Además, se ha añadido un sistema de experiencia al más puro estilo Call of Duty y, a medida que avancemos y juguemos más partidas, desbloquearemos nuevo equipamiento para completar un catálogo de armas y personajes ya de por sí bestial.

Muchos recordaréis la cantidad de modos de juego y modificadores que podíamos incluir en las partidas multijugador del GoldenEye 007 original, pues en esta versión vuelven, como no podía ser de otra forma. Si jugar con los amigos en el modo clásico ya resulta divertido, preparaos para reíros a carcajada suelta con los modos de paintball, personajes enanos o el hilarante modificador que convierte a todos los personajes en bombas a punto de estallar (si entran en contacto entre sí). Gracias a estas opciones podremos crear la partida a nuestro gusto y es que, con ellas, la cantidad de partidas diferentes que podemos jugar en un mismo mapa no tiene límite.

Los clásicos nunca pasan de moda

GoldenEye 007 lo demuestra una vez más. A pesar de haber tenido que adaptarse a los tiempos que corren, como otros tantos títulos que resurgen en los últimos años, sigue manteniendo la esencia que tanto nos marcó en el juego original y eso es de agradecer. Así que ya podemos quitarnos un peso de encima y decir abiertamente que GoldenEye ha vuelto por la puerta grande.

En definitiva, GoldenEye 007 sigue siendo tan divertido como lo recordábamos en Nintendo 64 ¡y eso que ya han pasado 13 años! Una nueva muestra de que un buen concepto, llevado a la práctica magistralmente, nunca envejece mal. Es una buena forma de hacer que los que no pudieron disfrutar en su momento, lo hagan ahora con esta versión tan mimada. Podría haber sido mejor y haber incluido alguna que otra característica más actual o algún extra más, no lo negamos, pero tal cual está sigue siendo un gran juego.

Valoración

Un clásico remozado con todo el cariño del mundo, lo que queda patente en su excepcional calidad. Divertido y 'adictivo' como pocos y un gran aporte para el nutrido catálogo de éxitos de Wii.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El modo multijugador con amigos no tiene precio, inlcuso a pantalla partida para 4.

Lo peor

El control con el WiiMote y el Nunchuk deja que desear.

Lecturas recomendadas