Seven - Crítica del gran thriller de los 90 de David Fincher
Análisis

Seven - Crítica del gran thriller de los 90 de David Fincher

Por Jesús Delgado
-

Seven es uno de los grandes títulos de David Fincher. Morgan Freeman, Brad Pitt, Kevin Spacey y Gwyneth Paltrow conforman el reparto de este thriller neo-noir de los 90

Si hablamos de Seven (Se7en), posiblemente, todos estemos de acuerdo en que se trata del gran thriller de los años 90. David Fincher, responsable de El Club de la Lucha, nos sorprendió unos pocos años antes del estreno de esta con esta película de suspense que dejó ojipláticos tanto a críticos como al público del momento. 

David Fincher también dirigió El Club de la Lucha. Esta es su crítica.

Seven es una película de suspense del género neo-noir (detectives, vaya). La trama se ambienta en los años noventa en una ciudad norteamericana sin nombre. Aunque, hágase notar, que las referencias a que posiblemente sea Nueva York están implícitas, a pesar eso sí, de que Seven se rodó en California. La película arranca con el encuentro entre el teniente Somerset (Freeman), un veterano a punto de retirarse, y su nuevo compañero en Homicidios, Mills (Pitt).

A pesar del antagonismo inicial entre ambos, los dos hombres pronto comienzan a colaborar en un macabro caso de un asesino en serie que está utilizando los 7 Pecados Capitales (Gula, Pereza, Orgullo, Ira, Lujuria, Envidia y Codicia) como eje de sus siniestros crímenes. Pronto la pista les llevará al caso más retorcido que jamás ninguno de ellos habría pensado que tendrían que afrontar. 

Y hasta aquí la sinopsis. Eso sí, antes de empezar con la reseña en firme, os vamos a hablar un poco de historia. Seven fue un éxito en su momento. De 33 millones de dólares que costó, la recaudación alcanzó casi diez veces más.Además no solo el público quedó impresionado, sino también los críticos, que casi unánimemente aplaudieron la cinta y el trabajo del director, así como la interpretación de Morgan Freeman. Por otro lado, el cineasta David Fincher, que había salido asqueado de Alien 3, se animó a volver al cine gracias al guión de esta película. Así que podemos decir que fue una situación de Win-Win para todos. Incluso Kevin Spacey, cuyo papel es reducido pero memorable, salió fortalecido de su participación en esta película y Brad Pitt se consagró como actor dramático, más allá del rol típico al que se le asociaba de "chico mono".

Dicho esto, ya podemos entrar en harina. Eso sí, os avisamos que tenemos que haceros algunos SPOILERS para hablar de esta película. Sobre todo en lo tocante a su final. Por eso mismo, si no habéis visto la película y no sabéis qué hay en la caja, parad ahora mismo, ved Seven y cuando acabéis volved a la crítica. ¡Os esperamos!

Un secreto que sabe todo el mundo

Quizá el problema principal de Seven es cómo esta película ha entrado a formar parte de la cultura popular y del hecho de que su final y sus escenas más emblemáticas y sorprendentes ya sean de dominio público. Es decir, todo el mundo sabe ya qué hay en la caja. Y las parodias al respecto también son numerosas en Internet. Este SPOILER ambulante ha hecho perder el elemento sorpresa a la película, que pierde el impacto inicial ante el público más joven, al cual posiblemente ya le han destripado el final aunque sea de oídas. Y esto, claro, hace que la película pierda ese toque amargo y fresco.

Por otro lado, recordemos que el final que conocemos "con la caja" era el que originalmente se pensó y el que en un principio se autocensuró desde el estudio. Fue la presión del director la que hizo que éste fuera el que viéramos, en lugar del desenlace dulce que pensaron los productores. Por otro lado, hemos de decir también que si bien en su momento este final fue rompedor, a día de hoy obedece al tropo manido de "novia en el congelador" para crear el "man pain" o "man angst". Esto si bien ya es un topicazo, debe de entenderse y también disculparse en base a que la película funciona como una historia neo-noir, una heredera moderna del género del cine negro. 

Y es que precisamente como muestra de esta redefinición del noir, Seven es el mejor ejemplo que existe. Se trata de una historia sin esperanza, gris y negra. Es una historia sucia y sórdida, que sigue la mejor tradición del cine negro y de las novelas de detectives. En este aspecto muestra la relación de dos hombres, uno temperamental y joven, frente a otro sabio y más maduro, que deben de aunar sus dos puntos de vista para detener a un asesino que va siempre un par de pasos por delante de ellos.

Además, podemos ver que también se da cita otro metadiscurso debido choque generacional. Esto es, la personificación del noir clásico encarnado en el personaje de Freeman, frente al neo-noir de Pitt. Cada uno con una forma distinta de encarar la realidad y el tiempo en el que viven. De estas diferencias, además, nacerá el enfrentamiento pero también el terreno común que ambos han de recorrer para resolver el crimen.  Sin embargo, recordad, la resolución del caso no es el elemento principal de la cinta, sino el caso en sí.

Para contar esta historia, además, Fincher recurre a un elenco de primera. Podríamos hablar de Brad Pitt excepcional o de ese fugaz pero intenso Kevin Spacey, pero quizá el mejor de todos ellos es ese Morgan Freeman quien como el monstruo que es roba casi todas las escenas sin apenas proponérselo. 

De Fincher nada podemos decir salvo lo obvio y para cantar sus alabanzas. El director sabe cómo crear atmósferas grises y oscuras, plomizas, que nos atrapan y nos envuelven, haciendo que respiremos el pesimismo de esta historia hasta que su humedad nos cala en los huesos, dejándonos en shock cuando la conclusión final nos alcanza. La historia se desarrolla sola y el director tan solo nos conduce de la mano a través de una galería de horrores que propone la cinta. Y sin embargo, cuidado, Fincher tiene el sobrado buen gusto para no recrearse. Lejos de mostrar y ser explícito, es más sutil de lo que muchos otros cineastas jamás serían. Incluso en lo más macabro, el director sabe como sugerir en lugar de exhibir. Una decisión estética que encaja perfectamente con lo que es Seven, una de las mejores películas de su tiempo y de su género.

Por cierto, si os ha gustado esta crítica, podéis leer el resto de nuestro especial de cine de los 90. Además, os recordamos que Seven se encuentra disponible en Blu-Ray en distintas ediciones. 

Valoración

Thriller neo-noir emblemático de su década que revolucionó y marcó tendencia. Fresca incluso veinte años después y aún sabiendo cómo acaba.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La atmósfera plomiza, la traslación a los 90 del género negro, la calidad actoral del reparto. El buen gusto de David Fincher con las secuencias.

Lo peor

Su final es ya parte de la cultura popular y de ahí que su resolución no sea una sorpresa. El tropo asociado a este no es muy acertado ni original.

Lecturas recomendadas