Análisis

Severed – Análisis

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS VITA

Los creadores de Guacamelee! vuelven con Severed, una divertida propuesta con un claro objetivo: “poner al día” los “dungeon crawlers”. Un título que divierte y engancha a partes iguales y del que te lo contamos todo en nuestro análisis.

No voy a ocultar que todo lo que ha producido hasta ahora Drinkbox Studios me ha encantado. Primero fue Muntant Blobs Attacks! y su visión de las plataformas 2D, con un marciano protagonista que, cual Katamari, crecía al absorber objetos; después, con Guacamelee! y su descacharrante visión mexicana de los “metroidvania”.

 

Ahora le llega el turno a Severed, exclusivo de PS Vita, una revisión de los “dungeon crawlers” (o RPGs de mazmorras) que pone al día algunos de sus componentes, desechando otros e imprimiendo el sello personal del estudio. El resultado es un juego con una enorme capacidad de enganche, absorbente, bello, cuidado... pero no nos adelantemos a los acontecimientos.

 

Una historia tan cruda como "familiar"

Severed nos cuenta la historia de Sasha, una joven que despierta en un mundo que no es el suyo, sin rastro de sus padres y hermano pequeño y con un brazo amputado. Buen arranque, ¿verdad? Una misteriosa figura la insta a que busque a los suyos para intentar volver su mundo, no sin antes entregarle una espada viva para poder enfrentarse a los peligros que la esperan.

 

Así, sin paños calientes, nos sueltan en una aventura que seguimos desde una vista subjetiva y que recuerda irremisiblemente a clásicos del género como Wizardry, o incluso el más reciente Infinity Blade, pero con un envoltorio actualizado. Y lo notamos nada más echar a andar: al avanzar por mazmorras y escenarios, en lugar de simples pantallas estáticas, vemos unas suaves transiciones de una pantalla a otra, creando la ilusión de “moviento” con un efecto visual tan agrable como suave, logrado y único.

 

Comenzamos la aventura en el interior de lo que queda de nuestra casa y desde ella accedemos, por orden, a tres mazmorras (recorriendo además los senderos que nos separan de ellas). Por el camino nos cruzaremos con todo tipo de enemigos “fantásticos”, desde criaturas voladoras a bestias con múltiples brazos y para derrotarlas, solo utilizaremos una cosa: la pantalla táctil de Vita.

 

 

Por regla general los enemigos solo suelen tener un punto débil, y debemos golpearlo dibujando trazos rectos, como si fueran “tajos”, sobre ellos. Pero ojo, que no todo es tan sencillo: algunos presentan protecciones o zonas duras que debemos romper primero, otros ocultan su punto débil e incluso los hay que nos obligan a golpear antes otras zonas para revelar su debilidad.

 

Lo cierto es que es un sistema que funciona muy bien y, probablemente, es uno de los que mejor explota el control táctil, aunque, de forma gradual, se va complicando. Podemos realizar tajos “cargados” manteniendo el dedo en la pantalla, aprendemos “hechizos” como cegar al enemigo o arrebatarles sus habilidades mágicas (aumentos de fuerza o velocidad, escudo, regenerador de vida...). Los primeros combates son sencillos, directos y sin complicaciones.

 

Pero, a medida que avanzamos en Severed, la cosa se va complicando y pareciéndose más a una partida de ajedrez, con hasta cuatro enemigos rodeándonos, cada uno con potenciadores distintos y teniendo que ir eligiendo a quien atacar en cada momento (un indicador en la parte inferior de la pantalla nos va avisando del siguiente enemigo que atacará).

 

El arte de cortar "por lo sano"

Severed tiene una mecánica de combate más, que es la que da nombre al juego y que se podría traducir como “mutilado”. Al encadenar varios golpes seguidos vamos rellenando un indicador de concentración que, una vez lleno en cada combate, nos permitirá cercenar a los enemigos tras agotar su energía vital. Al hacerlo, la cámara se ralentiza unos breves instantes y nos muestra los lugares por los que debemos cortar. Algo como lo visto en Metal Gear Solid Revengeance, pero llevando la idea un poco más lejos...

 

Y es que si somos lo suficientemente rápidos y certeros, podremos cercenar brazos, alas, ojos... un total de 7 “partes” que, a su vez, son el ingrediente básico paras mejorar nuestras habilidades. En total hay 19 habilidades, repartidas en tres árboles (uno para la espada, otro para nuestro hechizo de ceguera y otro para un último para la magia con el que arrebatamos a los enemigos sus mejoras mágicas).

 

Cada una de estas habilidades cuenta con varios niveles (de 1 a 5, según el caso), y para mejorarlas siempre necesitamos dos componentes cercenados, en número variable. Si no tenemos la cantidad necesaria, podemos usar la alquimia, que es una habilidad que aprendemos muy al principio de la aventura. Esta habilidad nos permite transformar los “menudillos” o despojos que encontramos en tinajas, en las partes que necesitamos (cada parte requiere un número variable de menudillos).

 

Y ahí se acaba todo el componente rolero: no hay niveles, ni experiencia, ni variedad de armas para elegir, ni armaduras... Es un detalle de lo que Drinkbox Studios ha querido hacer: un “dungeon crawler” para todos los públicos, que se centra ante todo en la jugabilidad. No se trata de perder el tiempo equipando armas, o consultando estadísticas y mejoras de nuestro equipo.

Mazmorras al estilo "metroidvania"

Tampoco falta el toque “metroidvania”. Hay secretos (algunos tienen pistas en forma de libros), salas ocultas, coleccionables que nos dan mejoras de vida y maná para los hechizos o incluso ciertas zonas de las mazmorras que requieren tener un hechizo o habilidad concreto para poder pasar. Volver atrás y revisitar los escenarios es algo que, aunque no es necesario para superar la aventura, aumenta su vida jugable. De hecho, un trofeo consiste en visitar el 100% de cada mazmorra.

 

Y aún hay más. Cada mazmorra presenta mecánicas propias, a modo de puzle. En una de ellas tenemos que jugar con unos gongs especiales que alternan el día y la noche para poder acceder a unas u otras puertas. En otros debemos transportar una llave evitando unos portales que la desintegran... Y luego están los jefes finales, que sin duda son de lo mejorcito del juego y nos obligan a utilizar todo lo que hemos aprendido en la aventura.

 

 

Severed además puede presumir de contar con un respaldo técnico a la altura. Si no se mueve a 60 frames por segundo poco le debe faltar, amén de contar con una colorida y cuidada estética, en especial en lo que respecta a enemigos y entornos. Recorrer los pasillos de una lúgubre ciudadela abandonada o una sencilla caverna es algo que no cansa, tras 9 horas de juego.

 

Mención especial merece la banda sonora, a cargo de Yamantaka, Sonic Titan y Pantayo, que ambienta a la perfección los combates, la exploración y, sobre todo, los momentos más emotivos, que los hay, pese a que la trama está reducida a su mínima expresión. La guinda la ponen unos cuidados efectos (que, además, no han sido “downsampleados” para que el juego ocupe menos).

 

Todo eso, junto y remezclado en la pantalla de Vita hace que Severed sea una propuesta tremendamente interesante divertida, que gracias a sus cambios y reinterpretaciones que hace del género, enganchará incluso a los detractores de los “dungeon crawlers”. Es uno de esos juegos que, como lo pruebes, no te soltará hasta que lo acabes. Se vuelve una “obsesión”. Y está cuidado hasta en detalles como que los zurdos puedan controlar el avance con los botones frontales de Vita.

 

 

Se le puede reprochar que, quizá, resulte algo corto, que no haya más habilidades, equipo, mazmorras y enemigos finales o que en algunos puntos o combates la dificultad se pueda disparar (aunque al final no deja de ser una cuestión de cambiar de estrategia o mejorar alguna habilidad). O incluso detalles en su control, como que pulsando atrás no volvamos sobre nuestros pasos (tenemos que realizar un giro de 180º y avanzar).

 

Pero aún con todo, Severed es un gran juego, una de esas experiencias que, tras terminar, sigue dejándote con ganas de más. Uno de esos juegos que se instala en tus recuerdos, no solo por jugabilidad, sino también por estética, música... Sin ningún tipo de duda, la excusa perfecta para que aquellos que tienen su Vita olvidada la puedan sacar de su letargo.

Valoración

Severed es la visión de cómo deberían ponerse al día los "dungeon crawler" clásicos, y el resultado no podía ser mejor. Una aventura "metroidvania" adictiva, divertida, para todo tipo de jugadores y con un sistema de combate táctil muy divertido.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Ambientación, mecánicas de juego, control táctil, banda sonora...

Lo peor

Solo 3 mazmorras y jefes finales. Desarrollo bastante "lineal".

Lecturas recomendadas