Análisis

Splinter Cell Conviction se hace review

Por José Luis Sanz
-

Si tenemos que hacer una lista con los nombres de los protagonistas de videojuegos que han tenido una existencia realmente complicada, Sam Fisher sería uno de los más firmes candidatos al Top 5. Y es que al protagonista de Splinter Cell Conviction le ha pasado de todo: su agencia, la NSA, le abandonó a su suerte, perdió a su hija en un accidente de tráfico y, en Splinter Cell Double Agent, tuvo que cargarse a uno de sus mejores amigos.

Infiltración y mucho más

Para este regreso triunfal, Splinter Cell Conviction ha cambiado algunas cositas que hasta ahora parecían inamovibles en la saga. Por ejemplo, el uso de los gadgets al más puro estilo 007.

Si recordáis, en los otros juegos de la serie Sam siempre tenía a mano un invento que le sacaba las castañas del fuego pero, ahora, será su habilidad para esconderse y pasar desapercibido lo que más le ayudará.

Precisamente, Ubisoft ha recurrido a un truco muy ingenioso en Splinter Cell Conviction para avisarnos de que estamos completamente ocultos a los ojos el enemigo: teñir la imagen de blanco y negro. Así, no tendremos que buscar con la mirada indicador alguno que, como bien sabéis, sólo sirven para distraernos y que un guarda avispado nos plante una bala entre ceja y ceja.

Pero la posibilidad de escondernos no será el único recurso que tendremos. En Splinter Cell Conviction podremos liarnos a tiros y no parar si somos de los que no aguantamos mucho esperando en la sombra a que pasen los enemigos. Ubisoft, que ha rebajado considerablemente el nivel de dificultad del juego, ha decidido sembrar de munición la mayor parte de los escenarios, por lo que será muy complicado que nos quedemos sin balas.

Obviamente, a los puristas de la saga, acostumbrados a una crisis permanente de munición, les horrorizará la idea de esta nueva barra libre en Splinter Cell Conviction, pero ahí deben imponer sus principios y resistirse a recoger todo lo que vean tirado por el escenario. Si conseguimos hacerlo así, Sam Fisher volverá a brillar como rey absoluto de la infiltración, igual que lo hizo en sus primeras apariciones allá por el año 2002.

Gráficamente, el juego ha mejorado considerablemente y se nota el trabajo de Ubisoft a la hora de integrar todas sus nuevas ideas con este Sam de aires homeless. Al tener que camuflarnos con el escenario para no ser vistos por los sicarios de la NSA, Splinter Cell Conviction hace gala de un montón de novedades gráficas y de manejo que no sólo afectan al interfaz. Por ejemplo, los movimientos están más trabajados, los interrogatorios nos permiten interactuar con el escenario y algunos movimientos se realizan de forma más intuitiva pulsando un simple botón del pad.

Sam Fisher vuelve a lo grande

¿Y qué nos ha parecido Splinter Cell Conviction? Pues lo cierto es que después de un tiempo sin jugarlo, nos ha hecho mucha ilusión reencontrarnos con un viejo amigo que nos lo ha hecho pasar a lo grande. Tal vez por eso, nos ha parecido que huele más a los primeros juegos que a Splinter Cell Double Agent, por ejemplo.

Ubisoft ha comprendido que es posible abrir su saga a muchos más jugadores que buscan la diversión por encima del realismo y, buena prueba de esas intenciones, es la redución de la dificultad del juego. De esta sensación tiene mucha culpa el depurado interfaz, los controles y muchas acciones que Sam parece realizar casi de forma automática en Splinter Cell Conviction.

Gran regreso de nuestro viejo amigo que, por el momento, sólo podremos disfrutar en Xbox 360 y PC. Los usuarios de PS3 tendrán que esperar ansiosos a que esos acuerdos entre compañías expiren... como en el caso de GTA IV Episodes from Liberty City. Por cierto, ¿os hemos dicho ya que Splinter Cell Conviction nos ha gustado, y mucho?

Valoración

La última entrega de esta genial saga se hace mucho más accesible para el gran público, que disfrutará de mucha más acción, infiltración y una trama argumental realmente apasionante.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Todas las novedades incluidas en el sistema de juego y la dificultad, que ha sido muy ajustada.

Lo peor

Los fans de la saga hubieran querido muchos más cambios...

Lecturas recomendadas