Superman vs Muhammad Ali
Análisis

Superman contra Muhammad Ali - Review del clásico de Neal Addams

Por Jesús Delgado
-

Superman contra Muhammad Ali. En esta review repasamos el icónico cómic de Neal Addams y de Denny O'Neil que enfrentó al Hombre de Acero contra el mayor boxeador de la historia para defender la Tierra de una de sus mayores amenazas.

Superman contra Muhammad Ali es, posiblemente, uno de los mayores y más importantes cómics de Superman. Y, ojo, no se trata de un título que saliera ayer. Su publicación se remonta a 1978. Desde entonces se ha consolidado como uno de los títulos claves de la industria y también de los más emblemáticos, demostrando el impacto del cómic de superhéroes y también su importancia en la cultura popular.

La historia de Superman vs. Muhammad Ali no comienza con su publicación. Hemos de retroceder unos años atrás, con la publicación de uno de los crossovers más impactantes de todos los tiempos: Superman vs. The Amazing Spider-man, un cómic que se publicó en 1976 y que trascendió el mundillo de los lectores y de los fans de la época, convirtiéndose en objeto de las noticias. ¡Imagináos! El Hombre de Acero y el personaje más importante de la por entonces incipiente Marvel Comics, mano a mano en una misma historia. ¿Cómo no iba a aparecer este título en periódicos y telediarios?

La popularidad de este cómic, un choque entre dos titanes, empero no fue casualidad. Desde hacía unos años, la idea de los duelos entre grandes personalidades estaba de moda  Un señor llamado Don King, un promotor no poco famoso y que muchos recordaréis por ser aquel señor con el "pelo electrificado", era uno de los responsables de esta incipiente popularidad. King, un genio de la publicidad, había promovido varios combates, la mayor parte de ellos protagonizados por la estrella del Boxeo de los 70  Cassius Clay, más conocido como Muhammad Ali. Por eso, la idea ver a Ali luchando contra otra personalidad no era algo tan descabellado en 1978.

Superman contra Muhammad Ali

Con esto en mente, y tras el éxito del crossover entre "Supers" y "Spidey", el por entonces presidente de DC Comics, Sol Harrison, decidió aprovechar el tirón y propuso enfrentar a un icono americano con otro: Superman contra Muhammad Ali. Superman representaba lo mejor de la humanidad en la ficción, mientras que Ali lo era en la vida real. Además, el boxeador era considerado un héroe popular, entre otras cosas, por haberse pasado cuatro años en prisión al negarse a ir a luchar en Vietnam. Por eso, el cómic olía a éxito a la distancia. 

Para desarrollarlo, la máquina se puso a funcionar y los contactos con el entorno del luchador no se hicieron esperar, poniendo a los dos mejores artistas de la editorial detrás del proyecto: Dennis O'Neil y Neal Addams. Ambos, a su vez estarían apoyados por el inolvidable editor Julius Schwartz, así como las tintas de Dick Giordiano y  Terry Austin. Vamos, lo que viene siendo un equipo de lujo. Lo mejor de lo mejor de mediados de los 70 en cualquier editorial de cómic norteamericano. 

El proyecto se alargaría durante dos largos años antes de que Superman contra Muhammad Ali viera la luz en 1978. ¿El motivo? Aparte del mimo y cuidado en la realización de las páginas interiores, la propia portada del cómic fue la clave en este retraso. En ella aparecen entre el público un total de 172 personalidades y personajes. Junto a Batman o Lex Luthor, vemos a Los Jackson Five, Pelé, Andy Warhol, Frank Sinatra, Alfred E Neuman, el mismísimo Don King, Christopher Reeve... Y claro, para que todas estas caras aparecieran hubiero de pedirse numerosos permisos con el fin de encajarlas a todas en el cuadro.

Ahora bien, ¿mereció la pena tanto esfuerzo? Aquí tenéis la respuesta.

Uno de los mejores cómics de la historia

Así, en frío. Te gusten o no los superhéroes, Superman contra Muhammad Ali se merece esta consideración. De hecho, es un cómic tan redondo visual y narrativamente, que apenas se ha llegado a realizar una obra similar del noveno arte en todos estos años. Incluso aunque, y sentimos el SPOILER incidencial, ya sepamos que dentro de sus páginas Ali se convierte en uno de los pocos personajes en haber derrotado a Superman

El primer valor de esta obra es el trabajo de Neal Addams, uno de los mayores talentos artísticos del mundo del cómic. Addams no solo es un autor clásico de cómic, sino que es un modelo a seguir. Ya hablemos de composiciones de viñetas y cuadros o de los retratos y de la anatomía de los personajes, el trabajo de Neal Addams es pulcro, detallado y tremendamente elaborado. Además, de exacto y detallado. Cada una de las páginas ilustradas por este autor, entintadas por el tándem Giordano y Austin, es para ser enmarcada, como si de un cuadro se tratase.

Uno de los valores fundamentales de la obra es, en esta línea, el retrato de Muhammad Ali, el co-protagonista de la obra. el cómic muestra una representación fidelísima de la personaje original. Sus gestos, expresiones faciales y corportales, la mirada... casi parecen fotografías del boxeador. Las cuales, por cierto, al ubicarse al lado del Hombre de Acero no quedan desde luego fuera de lugar y bien podría uno creer que Ali es un personaje más del Universo DC. 

Además, en Superman contra Muhammad Ali otro detalle del cómic es el exquisito cuidado en los planos, la correcta perspectiva y la narrativa en viñetas. Muy ágil, acertada y variada, la lectura del cómic no se hace nada farragosa a pesar de la ingente cantidad de texto y elementos narrativos que desarrollan la trama.

En este este sentido, el guión de Neal Addams y Dennis O'Neil es tremendamente inteligente, ya que no solo pretende en su momento llegar al público habitual del cómic en la época, sino también a los no familiarizado con la lectura de Superman y los otros superhéroes. El cómic pretendía llegar a muchísimo público, de ahí que dentro de las convenciones sociales de la época, hubiera de ser un producto para todos los públicos. Sin embargo no por ello es condescendiente, sino que elabora una historia acorde a lo que se entendía entonces que era una historia de Superman. 

Con esta misma premisa, la introducción de Muhammad Ali en la trama se hace de manera casual y, aunque recuerda un poco a lo que hicieron dos décadas después con Michael Jordan en Space Jam, sigue siendo fiel a la mentalidad de la época: que Muhammad Ali era lo mejor que podía ofrecer América (y por extensión nuestro mundo). Y por tanto, situar a lo mejor de lo mejor de la especie humana, en un duelo contra el mayor superhéroe de la historia era lo apropiado. 

Pero hemos aquí precisamente la única pega del cómic, la cual no se debe al mismo, sino al público actual. Superman contra Muhammad Ali es un hijo de su momento. Y entendiendo su lugar en la historia, contexto y finalidad, se trata de una autentica obra de arte, que merece estar en cualquier estantería como una lectura obligatoria.

Desgraciadamente, el público de nuestros días, especialmente el cínico y poco formado, le buscará los tres pies al gato, en busca de realismo que no da lugar. Y es que la obra se fundamenta en la idea de que hace 40 años se entendía que Superman era una utopía positiva y un modelo a seguir, representante de unos valores de bien, justicia y esperanza para la raza humana. En tanto, Muhammad Ali  era el humano más poderoso y fuerte del planeta, el mejor guerrero de la Tierra en los 70. Ali estaba a un paso de ser considerado un "superman de carne y hueso". De ahí que fuera lo lógico y consecuente que se peleara (aunque fuera por un bien mayor) con su homólogo de los cómics. Querer buscarle racionalidad a esto es como intentar buscársela a los cuentos de Andersen. 

Dicho esto, diremos que sí, que no tenemos duda alguna. Superman contra Muhammad Ali es un regalo idóneo para estas navidades. Y más ahora que ECC ediciones lo ha reeditado en una edición exquisita, que puede encontrarse con holgada facilidad en librerías especializadas, tiendas on-line y grandes superficies a un precio de risa: 14,95 euros

Valoración

Superman contra Muhammad Ali es uno de los mejores cómics jamás publicados. Tanto gráfica como narrativamente es una de las obras cumbres del noveno arte.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

El dibujo, de lo mejorcito de Neal Addams, arropado por una historia de Dennis O' Neil que es una delicia.

Lo peor

Su impacto y su tono han envejecido. Los lectores novatos y más cínicos lo tacharán de infantil, sin entender su contexto y su época.

Lecturas recomendadas