Análisis

Terror y review en Dead Space 2

Por Óscar Díaz
-

El espacio ya no está tan vacío, desde que los necromorfos empezaron a dar guerra en Dead Space. Un juego que nos sorprendió con una interfaz que jamás paraba la acción y donde se hacía todo un homenaje a la primera película de la serie Aliens. ¿Un ingeniero, armado con sus herramientas habituales, que se enfrenta a seres grotescos lejos de la Tierra? Pues sí, la fórmula es perfectamente válida y seguro que a nadie le importa que se repita, con algunas variantes.

En Dead Space 2 tenemos al mismo protagonista, Isaac Clarke. Su cerebro, eso sí, está bastante tocado por las experiencias que tuvo tres años atrás. Parece que despertarse con una chaqueta de fuerza tampoco le hace mucho bien, pero ahí están las pesadillas del primer juego para animar el asunto. Los necromorfos se han desatado y ahora pueblan una estación espacial mucho más variada que la nave del primer juego. La Ishimura parece un jardín de niños cuando lo comparamos con las instalaciones que nos han preparado en Dead Space 2.

La forma en que nos desplazamos por los escenarios, claustrofóbicos a pesar de tener algunos espacios abiertos, es fiel al anterior título. Sin embargo, en cada aspecto del juego se nota que esta continuación es mucho más que eso. Ha aumentado la velocidad con que reacciona el protagonista. Además de las armas que ya conocemos, con ciertas variaciones, tendremos momentos en que nos sentiremos verdaderos marines espaciales. Sigue presente la necesidad de desmembrar a los enemigos, en lugar de disparar al bulto, pero ahora tendremos que prestar más atención y sacar partido a la posibilidad de ralentizar el tiempo. A decir verdad, la dificultad se ha convertido en uno de los reclamos de Dead Space 2. No sólo veremos cómo se añaden más niveles, que pasan el listón de lo imposible, sino que desde el tutorial del inicio podremos morir repetidas veces. Esto es, sin más, toda una declaración de intenciones, este juego es un survival horror en toda regla.

El incremento de suavidad en el control de Isaac Clarke no es la única diferencia en el control. Con algunas armas diferentes y la experiencia adquirida en Dead Space, también se agradece que el juego reaccione mejor ante nuestras acciones. Además, si en algún momento no estamos a gusto con la forma en que se mueve la cámara, en pocos segundos podremos hacernos a ella. Son, estos detalles, los que dejan ver el trabajo fino que se ha realizado con este título para que supere, en todo, a su primera parte.

Pasado el primer nivel, que sirve de guía para los no iniciados, empieza un festival de vísceras y momentos que no dejan indiferente a nadie. Algunas escenas tienen dosis tan altas de casquería y sangre como de humor negro. Parece mentira que en el tiempo que ha pasado desde Dead Space, sus responsables hayan sido capaces de crear un nuevo mundo con tanto contenido y de un nivel tan alto. La narrativa, las sensaciones que transmite el juego y la imposibilidad de soltar el mando consiguen elevar su género a un nivel por encima de Resident Evil 5 o los Silent Hill. Pero, si hay una referencia que nos asalta de vez en cuando es Doom 3. Los pasillos, que dejan ver el vacío del espacio en ciertas ocasiones, están recreados casi como un homenaje al trabajo de id Software, lo cual es positivo, sin duda.

Recorrer los escenarios de Dead Space 2 se ha convertido en una experiencia más variada que en su antecesor. A las nuevas instalaciones se le unen enemigos nuevos y ya conocidos. Los soldados, por ejemplo, apenas suponen una sorpresa. Los niños poseídos, por su parte, tampoco es que sirvan para mucho más que crear mal rollo. Pero tampoco es plan de desvelar las sorpresas, porque uno de los retos del juego es usar la imaginación para saber qué va a pasar tres metros más adelante. Incluso tendremos que pensar creativamente, como en una escena que debemos limpiar una sala mientras colgamos con las botas pegadas al techo. ¿Quién dijo que todo estaba inventado en los fps?

Las variadas condiciones de gravedad, por supuesto, juegan un papel importante en momentos puntuales. Sus efectos siempre están presentes, pero es en los momentos de ingravidez donde vemos otro de esos cambios que agradecemos en Dead Space 2. Podemos controlar al protagonista, superar obstáculos, arreglar los desperfectos de la estación y, sobre todo, divertirnos fuera de los pasillos que pueden llegar a hacerse repetitivos. Sin embargo, esto no sucede salvo en los últimos momentos del juego, cuando los enfrentamientos se suceden y llegamos a desear que la pesadilla acabe cuanto antes. Eso sí, menuda experiencia.

Para el repertorio de armas y complementos a juego, en Dead Space 2 encontraremos por ahí perdidos los elementos básicos y podremos adquirir todo un arsenal conforme ganemos los fondos necesarios. También le alegrará la vida a los perfeccionistas que se recorran los niveles al 100%, con varios tipos de coleccionables. La historia no estará completa sin algunos de estos, con lo que merece la pena dedicarles su tiempo, a costa de ser atacados por la espalda, claro. Además, la voz del protagonista se une a la forma en que se narra una historia que en ningún momento deja de ser interesante. Sí, Isaac Clarke habla, aunque son los otros personajes los que más juego dan, con alguno realmente importante y que nos hará pensar, incluso, cuando soltemos el mando y volvamos al mundo real.

En cuanto a los complementos, además de la edición limitada para PS3 y su excelente versión de Dead Space Extracion para PS Move, también contamos con modos multijugador que se alejan de lo típico. Estos nos hacen olvidar lo que se ha venido a convertir en un añadido obligatorio para cualquier juego de acción. Aquí, tenemos un desequilibrio entre bandos, que debemos aprovechar para salir adelante. El espíritu de la experiencia para un jugador se ha trasladado al online, en lo que es toda una ampliación de la experiencia que tenemos cuando estamos desconectados. Realmente, merece la pena apagar las luces, subir el volumen y sentir todo lo que es capaz de darnos Dead Space 2. Por cierto, esas voces de niños que suenan en la lejanía…

¡¡Ah!!, y no os perdáis la guía en vídeo que estamos publicando en HobbyTrucos.es.

Valoración

No hay motivos para dejar pasar Dead Space 2, salvo que tengamos alguna dolencia cardiaca o fobia a los pasillos oscuros. Tanto la historia como el acabado técnico son sobresalientes y una mejora constante frente al primero.

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

Más variedad para una segunda parte con aires de grandeza y mejoras por todos lados.

Lo peor

Dead Space 2 no es una experiencia nueva, del todo... ¿alguien esperaba otra cosa?

Lecturas recomendadas