Análisis

Total War Warhammer - Análisis para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

El análisis de Total War Warhammer nos adentra en un mundo totalmente desconocido para los seguidores de la franquicia, pero de gran tradición dentro del mundo de los videojuegos ¿Qué resultados nos dará esta mezcla?

Parece mentira, hace más de un año que pudimos ver en acción el primer teaser de Total War Warhammer en plena presentación de una de las últimas obras maestras de The Creative Assembly, el gran Total War Attila. En cuanto vimos en este teaser unidos en un solo nombre Total War y Warhammer no pudimos contener la emoción y muchos de nosotros dimos un gran grito de satisfacción, algunos sin guardar las apariencias y otros sonriendo de oreja a oreja de forma muda.

Desde ese momento no podíamos dejar de pensar qué nos ofrecería esta magistral franquicia de estrategia conjuntada con el universo de Games Workshop, y el resultado ya lo tenemos aquí, y lo hemos podido catar para deleite nuestro. Ahora os queremos transmitir las sensaciones que nos ha ofrecido esta última entrega de la saga Total War.

 

Este es uno de los proyectos más ambiciosos de The Creative Assembly, que ha invertido muchos esfuerzos en este nuevo título por partida doble, ya que no sólo bastaba con contentar a los jugadores habituales de Total War, sino que también había que integrar entre los jugadores satisfechos a todos los provenientes del rico mundo de Games Workshop encarnado en Warhammer, y esto es algo que se han notado mucho en el desarrollo del juego, con un especial mimo por parte de sus desarrolladores y con especial atención a los detalles peculiares de los que presume Warhammer.

Parece que este esfuerzo ha dado su fruto, y que el trabajo se ha traducido en un juego que no sólo es un Total War, sino que presenta una evolución dentro de la franquicia al adoptar y permitirse algunas licencias basadas en el mundo de Warhammer que hacen de este quizás el Total War más completo que hemos visto, pero antes vamos a ver todos los detalles que nos ofrece esta nueva entrega de la saga, la primera que no se desarrolla con un hilo argumental basado en una era concreta de nuestra historia.

Es el Total War de siempre aunque haya cambiado como nunca

A nadie se le escapa que estamos ante el Total War más novedoso de toda la historia de esta franquicia, ante la entrega que lo cambia todo aunque magistralmente parece que no haya cambiado nada, es una extraña sensación, pero que dice mucho del buen trabajo realizado por The Creative Assembly. Este era el principal reto de esta nueva entrega, el cómo encajar un mundo fantástico como el de Warhammer en Total War, y resulta que era lo que esta franquicia necesitaba para rozar la perfección, para mejorar algo que por momentos parecía inmejorable.

 

Por supuesto que nos encantan las campañas que se desarrollan en base a épocas de la historia humana, a conocer distintas facciones, tribus, civilizaciones y pueblos que realmente vivieron y lucharon en nuestro planeta, pero poder liberar nuestra mente y añadir decenas de unidades totalmente distintas a lo que hemos conocido hasta ahora, es algo que le viene muy bien al juego. En su base, este Total War Warhammer se desarrolla igual que todas las entregas anteriores, tenemos una fase de gestión de nuestra facción, en la que tenemos que preocuparnos de las diferentes ciudades de nuestro imperio, y en donde debemos velar por la felicidad de sus habitantes y porque estos emplazamientos dispongan de la tecnología necesaria para poder prosperar rápidamente y disponer de armas y tropas suficientes para poder superar a sus enemigos.

Y una vez que hemos superado esta fase de gestión del imperio, toca luchar contra el enemigo, y aquí la forma de proceder es la misma de otras entregas, con las características batallas en tiempo real, con el mismo control de todas nuestras tropas, y con la misma forma de disponerlas sobre el campo de batalla. Como decíamos antes, la peculiaridad de estas nuevas criaturas del universo de Games Workshop son las que hacen de este nuevo Total War una experiencia totalmente distinta a lo que hemos experimentado hasta ahora.

 

La verdadera novedad de este Total War Warhammer respecto de los anteriores Total War es que tenemos elementos nuevos en la serie, como la Magia, las criaturas voladoras, que son algo totalmente nuevo en Total War, también los monstruos, con una fuerza y destreza desmedida que puede acabar con decenas de soldados de un solo golpe, y sobre todo una novedad que llega al mapa de este Total War, como son los túneles, alternativa al desplazamiento de tropas en superficie y que es ideal para realizar emboscadas al enemigo.

El mapa nos desvela algunas de las principales novedades

El mapa de Total War Warhammer recrea perfectamente el viejo mundo, con las facciones conocidas por todos los amantes del universo de Games Workshop. Este viejo mundo está dividido en diferentes facciones, en este vasto mundo podemos disfrutar de las Badlands en el sur, con sus característicos personajes de piel verde, mientras que al este podemos encontrar las montañas donde viven los enanos, compartiendo espacio con otros clanes en las montañas más occidentales. El centro de este mapa de campaña está presidido por el Imperio, mientras que al oeste podemos ver las tierras de Bretonia. Al norte se encuentra Norsca y los desiertos del Caos en el noroeste.

 

En este tour por las tierras de Warhammer podemos ver cómo el cambio de la ambientación y el aspecto de los escenarios son realmente sobresalientes, pasando de zonas verdes a otras heladas con grandes nevadas u otras en pleno apogeo volcánico donde la lava es la protagonista. En cada una de las zonas del mapa se pueden ver algunos aspectos característicos de cada tribu o facción, como a Thorgrim y su ejército custodiando la puertas de Karaz a Karak, la capital de los enanos, así como sus grandes puentes que son una fiel muestra de lo que pueden llegar a construir estas facciones.

Héroes y ejércitos

Tras ver el aspecto que ofrece el viejo mundo en Total War Warhammer, pasamos a descubrir algunos aspectos importantes y bastante interesantes, a tener en cuenta en el desarrollo de la campaña. Por ejemplo, cada héroe de cada una de las facciones, puede equipar hasta seis objetos mágicos, que aparecen desglosados alrededor de la imagen del héroe en la parte inferior izquierda, una imagen que por cierto está animada. Durante las batallas se pueden ir recolectando estandartes, para después ofrecérselos a nuestras unidades antes de las batallas y así poder reforzar algunos de sus aspectos básicos de combate.

 

En lo que a la ampliación de los asentamientos y ciudades se refiere, como en otras entregas de Total War podemos ofrecer todo tipo de construcciones y mejoras con los que podemos dotar a los distintos asentamientos de nuestra facción o imperio. A estas opciones podemos también el reclutamiento de tropas o la mejora de las unidades militares. Estos son aspectos que hemos disfrutado en Total War y que se siguen respetando plenamente en esta entrega de Warhammer.

Construir cada tipo de mejora, o reclutar un determinado tipo de unidades militares requiere de algunos requisitos que se nos detallan en las distintas cartas de cada unidad que queremos reclutar. Ahora los los árboles tecnológicos son mucho más sencillos, es algo que se puede notar de forma rápida al navegar por ellos, escogiendo con mayor facilidad el camino a seguir y las tecnologías que queremos desarrollar.

Los árboles tecnológicos cambian mucho de unas facciones a otras, por poner un ejemplo, los enanos ofrecen mejores resultados en las estructuras civiles y militares, mientras que otras facciones necesitan de crear antes otros tipos de edificios para poder desbloquear nuevas mejoras. También existen árboles de habilidad, que nos permiten mejorar algunos aspectos de cada héroe de facción, estos comprenden por ejemplo dentro de los tres árboles de habilidad que ofrecen mejoras en las habilidades de campaña, otras de combate y las referentes a la propia personalidad del héroe que aumenta la destreza en el campo de batalla.

 

Estos árboles de habilidades son los más profundos que se han podido ver en Total War, y comprenden hasta 30 niveles distintos. Cuanta más experiencia obtengamos en batalla, más mejoras vamos a poder ofrecer a nuestros héroes, incluyendo por ejemplo monturas especiales que les dotarán de nuevos poderes durante la batalla. Después de cada batalla, habrá un poco de looteo, y podremos ver algunos ítems que la victoria nos brindará después de la lucha, así que en este aspecto el juego cobra un cierto aire “rolero” aportando una serie de objetos que sirven como auténtico trofeos de guerra.

Otro aspecto que podemos cuidar de cada facción es el riesgo de rebelión, para ello podemos ofrecer un cierto entretenimiento a nuestras tropas mientas ven pasar los inviernos por delante, creando campamentos que permitan a estos soldados saquear a todo aquel que ose a pasar por aquel lugar y así obtener jugosos botines, a la vez que aumentan su estima.

También nos han llamado la atención algunas unidades que pueden moverse por el subsuelo, un movimiento ideal para hacer emboscadas al enemigo, estas unidades pueden aprovechar las grutas, que se muestran resaltadas en un color vivo, y moverse de un lugar a otro sin que sus enemigos se den cuenta, tanto para atacarlos por sorpresa, como para huir de un lugar difícil.

¿Qué son esas inmundas criaturas?

Es una de las principales novedades de este Total War Warhammer, y más que una novedad como tal se trata de un elemento imprescindible en un título como este Total War que se desarrolla en un mundo fantástico como el de Games Workshop. Hablamos de las nuevas unidades de las que disfrutan nuestros ejércitos, y que están compuestas por un solo héroe o luchador. Esto en cualquier otra entrega de Total War con tanto apego por la historia sería sencillamente un disparate total, pero esta es una de las licencias que se puede permitir esta entrega, y que a la vez hacen de ella algo tan especial.

 

Salir a batallar y lanzar contra una decena de criaturas de varios metros de altura a nuestro héroe para luchar contra ellos y que además ni se inmute en el campo de batalla es algo tremendamente divertido, sobre todo cuando sabemos que hacer algo así en otro Total War era imposible.  Pero esta no es la única sorpresa que ofrece Total War Warhammer si provienes de las anteriores entregas de la franquicia y no precisamente del mundo de Games Workshop. Porque una vez más el gran secreto y uno de los mayores beneficiados de esta entrega es la variedad que irrumpe en los combates gracias a las distintas facciones y criaturas que componen cada una de ellas. Aquí ya no valen los planteamientos de anteriores entregas de Total War, porque el enemigo ya no es mayoritariamente humano como nosotros, y no reacciona ni lucha de la misma forma.

No tiene nada que ver saber que nos enfrentamos a caballería, lanceros o arqueros y esperar una serie de movimientos más o menos predecibles, que por ejemplo hacerlo contra un batallón de arañas gigantes, que además juegan con nosotros al despiste y cuando parece que se están batiendo en retirada se dan la vuelta y nos atacan a toda velocidad sin prácticamente margen de maniobra por parte de nuestras tropas. Esto nos obliga a reiniciar totalmente nuestra mentalidad y todo lo que hemos vivido en anteriores Total War, porque en muchos casos las batallas se desarrollan de una forma muy distintas, simplemente por el hecho de que los actores en el campo de batalla se mueven de una forma muy distinta a como lo haría un humano, y eso es algo que ha sabido introducir magistralmente The Creative Assembly dentro de este Total War Warhammer.

Aspecto técnico

Total War Warhammer no cambia demasiado técnicamente demasiado respecto de las últimas entregas, lo cual es lógico si tenemos en cuenta el gran nivel aportado por estas. Este nuevo Total War es impecable técnicamente, y el aspecto en el que más podemos palpar este buen trabajo es en la magistral adaptación de los diferentes personajes, criaturas y componentes del universo de Games Workshop a los excelentes niveles gráficos del Total War. Sobre todo las animaciones de los personajes y criaturas más grandes, así como de las distintas magias de los combatientes, que están perfectamente recreadas, con toda espectacularidad.

 

Como siempre y como es norma en los Total War, los requerimientos son altos, pero en máquinas de hardware discreto se mueve con soltura, aunque a costa de la calidad de texturas y gráficos. Las cinemáticas son sencillamente espectaculares, y además está traducido y doblado completamente al español. Sólo podemos describir como sobresaliente el apartado técnico de este juego, sin más. Un dato a tener en cuenta es que Total War Warhammer es compatible con Steam Workshop, por lo que dentro de poco empezaremos a tener contenido propio creado por los jugadores de este nuevo Total War, algo que sin duda alargará a la experiencia con este juego.

Conclusión

Total Warhammer no decepciona en absoluto, tanto a los jugadores veteranos de la saga Total War como a los muchos que seguro se acercarán a este título para ver su admirado mundo reproducido en el juego de estrategia. No esperábamos menos de The Creative Assembly, que ha encontrado una forma efectiva de mejorar una franquicia en la que era difícil innovar, pero que gracias a las licencias que permiten las nuevas criaturas y unidades del universo de Games Workshop añaden ofrecen una forma totalmente de luchar en el campo de batalla, aunque la interfaz siga siendo la misma.

 

Es difícil encontrarle puntos flacos a este Total War Warhammer, salvo que no podemos acceder a la campaña de todos los héroes desde el principio, que nos gustaría poder controlar más facciones y que una vez más, los requisitos técnicos siguen siendo muy elevados. Por lo demás, este nuevo Total War Warhammer vuelve a marcar una cumbre en la estrategia para PC, era muy difícil superar a los anteriores Total War, pero este lo consigue, y sin despeinarse.

Valoración

Consigue algo que parecía imposible, mejorar a la última entrega Attila, tiene todas sus virtudes con el añadido de un mundo fantástico que da rienda suelta a nuestra imaginación.

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

Las nuevas unidades, criaturas voladoras, monstruos, mundo subterráneo

Lo peor

Nos gustaría poder jugar con más facciones y personajes de Warhammer, requisitos técnicos

Lecturas recomendadas