Análisis

Triple 9 - Crítica del thriller de acción de Aaron Paul y Norman Reedus

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Triple 9 (Triple 9) - DIRIGIDA POR: John Hillcoat - PROTAGONIZADA POR: Casey Affleck, Chiwetel Ejiofor, Anthony Mackie, Aaron Paul, Norman Reedus, Woody Harrelson, Kate Winslet, Clifton Collins Jr. y Gal Gadot.ARGUMENTO: Un grupo de criminales y policías corruptos de Los Ángeles planean activar la alerta 999 para así desviar toda la atención de la policía hacia la otra punta de la ciudad del lugar en el que están perpetrando un gran robo.

John Hillcoat sabe cómo rodar una película intimista y dirigir a sus personajes, y si no echadle un ojo a La carretera, su trabajo de 2009, pero el caso es que Triple 9, una cinta tremendamente coral, sorprende más por el trabajo de un par de intérpretes y por las solventes escenas de acción que por su argumento, un tanto manido, acerca de la corrupción policial.

A pesar del nutrido cartel son Kate Winslet como una implacable dama de la mafia rusa y Woody Harrelson quienes se zampan como patatas al resto del reparto. Y no lo hacen desde la contención, precisamente.

Muchos de los ganchos comerciales de la película como Aaron Paul o Norman Reedus, archiconocido por su papel de Daryl en The Walking Dead, tienen poco tiempo en pantalla, pero desde luego es una gratísima sorpresa el cameo de Michael Kenneth Williams como Sweet Pie (no os cuento más).

El gran punto débil de la cinta del director australiano es que la trama parece estar más supeditada a la acción que viceversa. Las espectaculares persecuciones, los elaborados tiroteos y los atracos son visual y auditivamente muy atractivos en Triple 9, pero también arrastran buena parte del interés de la película, cuyo argumento queda reducido a la mínima expresión y solo empieza a coger comba muy al final, cuando por fin nos centramos en un personaje concreto.

Tensa, oscura, recreándose en la inmundicia de la corrupción y en una salvaje mirada al mundo femenino empoderado y que tan bien muestran Irina Vlaslov (Kate Winslet) y su hermana (Gal Gadot) que lideran un imperio dominante, la cinta se mueve a trompicones.

Esto es especialmente sorprendente si tenemos en cuenta que el guión de Matt Cook estuvo incluido en la lista negra de mejores guiones de Hollywood sin producir de 2010. ¿Cómo es posible que con un talentoso director tras la cámara y con un elenco plagado de nominados y ganadores del Oscar el producto final no sea mucho más redondo? Demasiados personajes planos y espectacularidad desmedida que hace que perdamos ese puntillo de realidad que le hacía falta a la peli.

Tampoco es que sea evocadora y deje al espectador con algún dilema sobre el que pensar. Hay personajes atrapados y decisiones dramáticas, pero desde la butaca estamos obligados a no participar de ningún modo en lo que sucede en pantalla: no hay implicación emocional.


Puede que de alguna forma el nihilismo de la trama se nos pegue: ese crudo retrato de familia desestructurada, de culpabilidad ante el mal hecho aunque sea a la fuerza o de honorabilidad perdida de un cuerpo llamado a ser otra cosa antes de corromperse por completo.

Y es la propia oscuridad de los personajes la que se extrapola a la iluminación de la película, como en esa secuencia inicial en la que de forma premeditada apenas sabemos quién habla. ¿Acaso es importante? ¿No son al final todos lo mismo por más que crean no serlo? Y para uno que se salva moralmente escogen en el casting a... ¿Cassey Affleck? Pero... ¿Por qué?


Bueno, queda claro que Triple 9 no es el trabajo más brillante de Hillcoat... De hecho y sin ánimo de ofender hay algo de serie B en la propuesta pero con aspiraciones de convertise en cine sesudo (sin éxito, por cierto). Así que confirma que puedes tenerlo todo y no conseguir lo que deseas. Más suerte la próxima vez.

Valoración

Thriller que parece cargado de fuerza gracias a un gran reparto y unos buenos efectos visuales y de sonido pero cuyo ritmo es irregular. El resultado: mejorable.

Hobby

62

Aceptable

Lo mejor

Kate Winslet está bárbara en su caracterización y en su interpretación. ¡Qué magnífica villana!

Lo peor

No deja un gran poso en el espectador: es como cenar nachos, te llena pero no te sacia.

Lecturas recomendadas