Wave Race 64
Análisis

Wave Race 64 - Así lo analizó Hobby Consolas hace 20 años

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Retro

La llegada de Nintendo 64 supuso una revolución también en el terreno deportivo. ¿Quién iba a pensar que las motos de agua darían tanto juego en 1997?

Cuando Nintendo 64 vio la luz en nuestro país, allá por marzo de 1997, el sector parecía estar obsesionado con el realismo en los videojuegos, ya fuera dentro del género de la lucha, la aventura o las carreras. Los relucientes gráficos poligonales hacían posible que los coches tuvieran más entidad y fueran más verosímiles que nunca. Sin embargo, Nintendo, maestra como es en revolucionarlo todo, pensó: ¿por qué tienen que ser coches?

Así, auspiciado por el diseño del genio Shigeru Miyamoto, llegó uno de los títulos de lanzamiento más originales de Nintendo 64: Wave Race 64. Sí, eran carreras, pero de motos de agua, algo muy novedoso en el género (si bien hay que tener en cuenta que se trataba de una suerte de puesta al día del juego homónimo de Game Boy: Wave Race) y que, sobre todo, iba a presentar unas sensaciones de conducción insólitas. Dato curioso: en el origen del proyecto, en vez de motos de agua se iba a usar una especie de motos futuristas que podían cambiar su tamaño, pero el proyecto se volvió más "realista" de cara a dejar hueco para el futuro F-Zero X.

La tecnología de Nintendo 64 hacía posible una física del agua totalmente revolucionaria y realista (incluso para los estándares de hoy en día), de tal forma que las motos se mecían y rebotaban como si de verdad estuvieran surcando el océano. Lo mejor de todo es que ello resultaba en unas carreras muy divertidas, en las que debíamos "domar" las motos a la vez que zigzagueábamos entre las boyas que nos marcaban el trazado a seguir.

Wave Race 64

Además, Wave Race 64 se preocupaba de que la experiencia fuera estética: puestas de sol, delfines saltando a nuestro alrededor e incluso carreras entre glaciares eran parte de la oferta que alojaba el cartucho, el cual también permitía carreras a pantalla partida o competiciones de piruetas y acrobacias, a través de anillos o sobre rampas. Muchos meses antes de que Tony Hawk's Pro Skater nos volviera locos con sus florituras en 32 bits, estas motos de Kawasaki ya nos permitían dar giros de 360 grados sobre el agua.

Pincha aquí para leer el análisis de Hobby Consolas, de mayo de 1997:

Así, Wave Race 64 es recordado por los veteranos de la consola como una de las experiencias visuales y jugables más impactantes del comienzo de la vida de Nintendo 64. Tanto fue así, que tuvo su continuación en un juego de lanzamiento para GameCube: Wave Race Blue Storm, que resultó ser igualmente impactante. Lo curioso es que, desde entonces, no hemos vuelto a recibir más entregas de la saga (aunque este Wave Race 64 sí que aterrizó años después en la Consola Virtual de Wii). ¡Nintendo, Miyamoto, quien sea, queremos volver a cabalgar las olas!

Si te has quedado con ganas de más nostalgia, aquí tienes otros análisis históricos de la antigua Hobby Consolas:

Y, de propina, nuestro vídeo con los 20 mejores juegos de Nintendo 64:

Valoración

Una revelación, en el momento de su lanzamiento. Además de muy original, es un juego divertido como pocos.

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

La sensación realista de pilotar una moto de agua.

Lo peor

Comparado con juegos más recientes, quizá se queda corto de circuitos.

Lecturas recomendadas