Finales de series de nuestra infancia que nos hicieron llorar

series para llorar
Muchos no los esperábamos y nos pillaron por sorpresa, otros nos hicieron un nudo en el estómago durante todo el episodio. Pese a su temática infantil o juvenil estas series tuvieron un final triste e inesperado... Bienvenidos al mundo del trauma infantil en televisión.

Vamos a abrir la caja de los truenos. O de la llantina, más bien. Nos disponemos a rememorar una de esas cosas que muchos hemos intentando ahogar en litros y litros de Cola Cao y tarrinas familiares de helado de chocolate. Los finales traumáticos de series de nuestra infancia. Y quien dice series de cuando éramos pequeños, no solo decimos series infantiles, también series para toda la familia. 

Dispuestos a hacer subir como la espuma las acciones del cacao, hemos recopilado 10 finales de series de nuestra infancia que nos hicieron llorar. O, al menos finales de serie que nos dejaron muy descolocados, pues no los esperábamos y, cuanto menos, fueron muy atípicos y tristones.

VIDEO

Mejores películas que mezclan dibujos animados y acción real

Por ello, encontraréis que no solo hemos mencionado series de dibujos infantiles que a más de uno le causaron "traumita", también hemos añadido alguna serie de acción real o, incluso con marionetas, cuyo desenlace hizo que a los más pequeños de la casa se les desencajaran las mandíbulas.

15 secuelas que mejoraron en todo a la película original

Y es que, los finales mediocres no se limitan solo a Retozando, la sitcom ficticia y protagonizada por el personaje principal de la serie animada Bojack Horseman. Como pronto descubriréis, hay muchos finales de serie, cuyos guionistas no pensaron muy detenidamente. Ojo, son series antiguas, por lo que hay spoilers.

1. David, El Gnomo

David, El Gnomo

Arrancamos con un auténtico Heartbreaker y destructor de inocencias. David, El Gnomo fue una de las series infantiles, que nos dejó marca y a fuego. Claudio Biern Boyd adaptó los libros originales de Will Huygen y Rien Poortvliet, un par de artistas de los Países Bajos, para contar una historia que concienciaba a los pequeños telespectadores acerca de la necesidad de cuidar el planeta y a sus animales.

VIDEO

David el Gnomo - Intro

Tras seguir al médico gnomo David, y a su esposa Lisa, el último episodio de la serie (La montaña del más allá) nos anunciaba la muerte de ambos. Y es que cuando un gnomo alcanza los 400 años de edad, se convertía en un árbol y pasaba al más allá. Entre sollozos, los niños y niñas de entonces contemplaron como la pareja de ancianos se convertían en árboles, dejando "huérfano" al pobre zorro Swift, que lograba encontrar una nueva familia tras perder a David y a Lisa. 

2. Verano Azul

Verano Azul

"Algo se muere en el alma". Así se llamaba el penúltimo episodio de Verano Azul (1982), esa serie clásica de RTVE, sobre un grupito de jóvenes veraneantes, que hacen migas con el viejo marinero Chanquete (Antonio Ferrandis) y la pintora (hippie) Julia (María Garralón).

Series españolas que triunfan en todo el mundo

En contra de lo que mucha gente sostiene, el último episodio de la serie (El final del verano) no daba cierre al show, con la muerte del pícaro Chanquete. Esto ocurría en el anterior capítulo, dejando todo el pescado vendido, eso sí. El fallecimiento de "Chanco" por causas cardiacas fue un palo para la audiencia, que se había encariñado del viejo cascarrabías, un padre adoptivo para los adolescentes protagonistas. 

3. Xena

Xena: La princesa guerrera (1995 -2001)

Xena: La princesa guerrera nació como un spin-off de Hércules: Sus viajes legendarios. Sin embargo, llegó a superar al programa original y a convertirse en una serie de culto. La serie contaba el camino de redención de una sanguinaria guerrera, encarnada por Lucy Lawless, que acababa convirtiéndose en una heroína. 

En su camino de redención, que duró unas seis temporadas, Xena llegaba a Extremo Oriente. Allí debía enfrentarse a un ser diabólico conocido como Yodoshi. Para lograr esta gesta, la guerrera se deja decapitar luchando contra un ejército de 40.000 almas malditas, las mismas que ella mandó al otro barrio durante su etapa más oscura. Como espíritu, logra derrotar a Yodoshi, pero para aplacar la ira de los fantasmas y evitar que se liberen por el mundo, Xena aceptó seguir muerta.

¿Cuál es la película favorita de los mejores directores de cine?

Este final le amargó el dulce a buena parte del fandom, que tampoco es que estuvieran muy contentos con la idea de un reboot, que se anunció hace unos años. Aunque, a día de hoy, parece que no habrá nueva serie y que Xena seguirá muerta.

4. Marco 

Marco: De los Apeninos a los Andes

Hemos de ser justos con Marco y por ello debemos decir que su final fue mucho menos traumático que la serie en sí, que nos lo hizo pasar mal desde el primer capítulo. Y es que la propia marcha de la madre de Marco y el numerito que este monta en el puerto ya nos hizo llorar nada más empezar la serie.

Después de pasar mil tragedias, de recorrer Italia y Sudamérica, Marco finalmente da con su madre. Pero la señora se nos muere, ¿o no? Al parecer, la pobre mujer estaba mortalmente enferma. Sin embargo, gracias a Marco, recupera fuerzas para luchar contra la enfermedad y se repone. Que la señora volviera a casa y Marco prometiera estudiar mucho para convertirse en médico, nos hizo llorar de ilusión más que de pena. 

5. Los Trotamúsicos

Los Trotamúsicos

Cruz Delgado fue el responsable de algunos de los hitos de la animación españolas, más allá de su Don Quijote de la Mancha. Su última gran producción fue la adaptación de Los cuatro músicos de Bremen, el cuento de los hermanos Grimm. Muchos la recordaréis como Los Trotamúsicos (1989), una serie animada que enfrentaba a 4 animales convertidas en estrellas musicales a un grupo de criminales: Chef, Bestia y Tapón.

Tras lograr vencer finalmente al grupo de maleantes, consagrarse como grandes músicos y etc..., el grupo de animales se separa y deja solo al gato, Burlón. Este, presa de la melancolía, regresa a su casa, solo. Unos duendes se apiadan de él y 'retconeaban' la realidad con un hechizo, para que él y sus amigos no se separasen.

VIDEO

Don Quijote De La Mancha - Intro

Hasta que llegara ese final tan feliz, las audiencias más jóvenes debieron estar con un nudo bien gordo en la garganta. Y aún así, porque no quedaba muy claro que fuera un sueño del susodicho gato, una alucinación o qué.

6. Alf

Alf

Uno de los mayores WTF de la televisión se lo lleva Alf y el final de su serie de televisión. Esta sitcom de los 80 duró exactamente 4 temporadas, en la que el alienígena glotón, tragaldabas y algo vago, cual cuñado de sofá, ponía patas arriba la vida de la familia Tanner, encabezada por el patriarca Willie. 

Tras muchas idas de pinza, en un intento de acabar bien la serie, los guionistas le dieron un giro inesperado al último episodio. Gordon Shumway (nombre melmackiano de ALF) recibía una transmisión de unos amigos, que le comunicaban que habían encontrado un nuevo planeta en donde reflotar su civilización. Gordon iba a buscarles, pero era inesperadamente atrapado por la Fuerza Anti-Alien de EEUU (como XCom, pero en plan risible y estereotipado). 

Los juegos de los 90 más difíciles que muy pocos lograron terminar

Tras esto, la serie se canceló y hubo que esperar a la conclusión de la serie en 1996, con la TV-Movie Project ALF. Tampoco es que nos perdiéramos mucho, salvo casi cinco años de parón y un disgusto de no te menees, por no saber el destino de Alf. 

7. Dinosaurios

Dinosaurios - ¿Cómo acabó la serie de televisión?

Y de una serie de marionetas y/o gente disfrazada, pasamos a otra. Hace ya tiempo os hablamos en un reportaje acerca de cómo terminó Dinosaurios, la serie prehistórica de los estudios de Jim Henson. Los Sinclair era una familia de clase media-baja de lagartos, cuyas peripecias eran una crítica a la sociedad actual.

10 series buenas de Netflix que fueron canceladas demasiado pronto

Su último episodio fue una bomba de metralla explosiva, ya que presentaba cómo la sociedad dinosauria se extinguía, al haber creado un invierno nuclear, que duraría milenios. La última secuencia de la serie fue un traumita, que arrancó más de una lágrima, al exponer que toda la familia, incluido el Pequesaurio, se acabarían convirtiendo en fósiles.  

8. El Príncipe de Bel-Air

El príncipe de Bel Air

El Príncipe de Bel-Air se despidió después de varias temporadas y (según dicen las malas lenguas) después de obligar a Will Smith a renovar para más allá de una cuarta. Esta serie, una de las más emblemáticas de los años 90, acabó convirtiéndose en un título de culto y en una referencia para toda una década de espectadores.

10 personajes de series a los que nunca vimos el rostro

Ahora, su último episodio no sabemos si debería contar entre los mejores de la serie. La verdad sea dicha, fue un final digno, que el agonizante programa iba demandando. No obstante, el cómo la familia se separa, la mansión se vende y cómo todos toman un camino diferente, hizo que llorararamos un poco. 

9. Mazinger Z

Mazinger Z curiosidades

Hace ya un tiempo, también hablamos del final de Mazinger Z, que todavía hoy resulta algo doloroso, injusto y anticlimático. ¡Pero, eh, por algo lo harían así sus responsables! ¿El motivo? Toda la trama se pensó originalmente como una trilogía, de la que Mazinger Z solo era el principio.

En el episodio 92 de la serie original de Mazinger Z, titulado en España "Duelo a Muerte", parecía que todo estaba ya vendido, con el Doctor Infierno derrotado. Sin embargo, unos seres diabólicos surgen de debajo de la Tierra y comienzan a arrasar con todo, incluido el Mazinger Z y su piloto, que quedan impotentes ante estos nuevos enemigos.

Para ayudarle, aparecía Tetsuya Tsurugi, un nuevo piloto, a los mandos de un robot más grande: el Gran Mazinger, que daba comienzo así a la nueva serie. No obstante, el que viera este final en su momento, sin saber de la continuación en la siguiente serie, se quedaría a cuadros y con la sensación de que le habían estafado mucho. 

10. La Casa de la Pradera

La Casa de la Pradera

La Casa de la Diabetes, la Casa del Empacho por Buenismo... sus detractores se refieren a ella por muchos nombres y, en general, haciendo befa de todo ese halo de inocencia y buen rollo tan forzados y exagerados que impregnaba esta icónica serie basada en las novelas de Laura Ingalls Wilder.

No obstante, cuidado, porque su último episodio se convertía en poco menos que una producción de acción de los años 80. Ocurría durante el especial series finale, Little House: The Last Farewell (1984). En él, un rico terrateniente quería comprar el pueblo y se ponía en plan matón con los aldeanos. Viendo que no podían repeler al invasor, los aldeanos dinamitaban Walnut Grove, lo que hacía que el resto de las poblaciones le negaran el comercio al malvado expoliador.

VIDEO

Los payasos más aterradores del cine

La serie acababa con la casita de los Ingalls, ahora inhabitada, que se ha convertido en el hogar de una familia de conejos, que allí anidan. Un poco entre creepy y empalagoso, si nos permitís la opinión.

Y además