Ir al contenido principal

Las máquinas recreativas más raras y locas de los arcades

Máquinas recreativas raras
​Hacemos un selección con las máquinas arcade más extrañas de los salones recreativos, desde juegos de pasear perros a dar azotes en el culo u orinar en una diana. Bizarradas del mundo de las máquinas arcade de las que seguramente muchos no hayáis escuchado hablar nunca.

Los salones recreativos fueron evolucionando desde principios de los años 80 hasta el siglo XXI. Poco a poco, los aficionados a las máquinas arcade se volvieron más exigentes en sus gustos, a medida que la tecnología también permitía desarrollar videojuegos más ambiciosos. Por una parte, estaba aquello que sucedía al otro lado de la pantalla, pero ¿y los muebles y sistemas de control?

Pues también demostraron un derroche de imaginación, allí donde no llegaban las consolas domésticas. Mandos de control cada vez más extraños y géneros impensables llegaron a las salas de máquinas desde mediados de los años 90.

Los volantes e incluso las máquinas de baile se quedan cortos comparados con todo lo que os mostramos en este reportaje, con los arcades más locos de todos los tiempos

Inu no Osanpo

inu no osanpo

A veces no es necesario replicar un enfrentamiento contra hordas de zombies o pilotar una nave espacial para sacarse de la manga un arcade espectacular. Aunque sólo sea por el diseño del mueble Inu No Osanpo (pasea al perro) es un ejemplo perfecto. Lo editó Sega en 2001 (sobre una placa Naomi) y lo más interesante era que contaba con una cinta de andar, para simular a la perfección sacar a pasear a nuestra mascota. 

inu no osanpo 2

Es una de las recreativas más locas que llegaron a los salones arcade. Contaba con tres rutas de dificultad creciente, y diferentes razas de perro (a los que teníamos que mantener contentos durante nuestro paseo). 

Hokuto no Ken Punch Mania

Hokuto No Ken Punch Mania

Se nos ocurren muchas formas de convertir el manga (o el anime) del Puño de la Estrella del Norte a videojuego. Hemos tenido la reciente aventura desarrollada por Sega y el Ryu Ga Gotoku Studio (los creadores de la saga Yakuza), juegos de lucha uno contra uno y adaptaciones que perdieron la licencia al llegar a España como Last Blade para Sega Mega Drive... pero no hay un juego capaz de hacernos sentir como Kenshiro como la recreativa Fighting Manía

Hokuto No Ken Punch Mania 2

Konami no se anduvo con chiquitas, y nos dejó emular los combates de Hokuto No Ken golpeando con nuestros puños sobre 6 almohadillas. Así de sencillo, y así de espectacular era esta máquina recreativa del año 2000 (que tuvo una secuela en diciembre del mismo año).

Sega Marine Fishing

Sega Marine Fishing

No se le puede reprochar a Sega su valentía a la hora de diseñar arcades. En este caso, hemos escogido un representante de sus juegos de pesca (tened en cuenta que también podíamos jugar al primer Sega Bass Fishing, que replicaba la pesca de río). El mando de control, con vibración, carrete y sensor de movimientos era como tener una caña de pescar en nuestras manos. 

Sega Marine Fishing 2

Sega Marine Fishing nos proponía los retos más desafiantes que se puede echar a la cara un amante de la pesca deportiva: desde atrapar un pez vela o un pez espada a un tiburón. Esta recreativa permitía conectarse online para competir con otros jugadores por la mejor captura de un torneo. El mueble es uno de los más originales que se puede encontrar en los salones recreativos

Magical Truck Adventures

Magical Truck Adventure

Este es otro de esos experimentos de Sega para los salones recreativos. Es una historia mágica (como ya advierte el título) en que dos niños, Alma y Roy, combinan sus fuerzas para mover una vagoneta de vaivén que se mueve a través del espacio y el tiempo. En total, el juego cuenta con 6 niveles, pero sólo tenemos que superar tres de ellos para llegar al final (hay 4 finales). Está diseñado para repetir una y otra vez.

Magical Truck Adventure 2

El mueble de Magical Truck Adventure, lanzado en 1998, es uno de los más aparatosos que se puede encontrar en los salones recreativos, y se gana un puesto en nuestra lista por méritos propios. 

Brave Firefighters

Brave Firefighters

En 1999 Sega lanzó esta recreativa que ofrecía una variante inesperada sobre los juegos de disparos tradicionales. En lugar de utilizar una pistola como en los The House of the Dead o Confidential Mission, la idea era manejar una manguera y ayudar a los bomberos que debían sofocar las llamas en el hotel WhiteHead. Las mangueras (permitía dos jugadores simultáneos) tenían vibración y unos controles "realistas" que permitían lanzar diferentes tipos de chorro, que a su vez consumían más o menos agua. 

Brave Firefighters

Puede que el desarrollo de Brave Firefighters no sea muy diferente de los otros juegos de pistola que hemos mencionado, pero la cabina sí era bastante inusual, con el cambio de armas por mangueras. Por eso hemos decidido incluirla en nuestra lista de las recreativas más raras

The Tablecloth Hour

The Tablecloth Hour

¿Habéis visto alguna vez a un mago intentando retirar un mantel sin tirar las copas que hay encima? Seguro que se os ha pasado por la cabeza intentarlo... pero los daños en casa pueden ser demasiado graves. Por eso, Taito desarrolló una recreativa que simula la misma situación sin riesgos para la vajilla y la cristalería.

The Tablecloth Hour 2

The Tablecloth Hour puntúa nuestra velocidad al retirar el mantel, y también es capaz de valorar si lo hacemos en el ángulo correcto. El mando de control de esta máquina arcade, una de las más locas que hemos visto, es un trozo de tela que simula el mantel. 

Sega Toy Let

sega toylet

No sabemos si calificarlo como una recreativa exactamente. Desde luego es uno de los videojuegos más raros que se han diseñado nunca. Sega "gamificó" las visitas a los urinarios al incluir una pantalla y un sensor. Se trataba de apuntar con el chorro de orina sobre la diana que aparece en la taza, y cuanto mayor era el flujo de líquido, más puntuación se obtenía en diferentes minijuegos. 

Al terminar, el juego nos da una estimación de los mililitros que hemos expulsado o de nuestra puntería (para borrar un graffiti). Se trata de un desarrollo del estudio AM1 de Sega, que está disponible, por ejemplo, en los salones Joypolis en Tokio y en algunas estaciones de metro de la capital japonesa.    

Cho Chabudai Gaeshi

Cho Chabudai Gaeshi 2

Taito lanzó esta recreativa a finales de 2009 en Japón, y un año más tarde llegaría a occidente como Anger Explosion. A grandes rasgos, se trataba de enfurecerse durante 60 segundos en diferentes situaciones (desde una reunión familiar a una boda) hasta explotar. El mando de control de Cho Chabudai Gaeshi era una pequeña mesa que podíamos golpear (los personajes se asustaban y algunos objetos se caían) y finalmente volcar. 

Cho Chabudai Gaeshi

Este gameplay tan sencillo (y tan efectivo contra el estrés) se completaba con un sistema de puntuación que dependía de cuántos objetos habíamos lanzado por los aires. Sin duda una de las recreativas más extrañas que hemos tenido ocasión de jugar. 

Los 10 mejores arcades de Konami para máquinas recreativas

Boong Ga Boong Ga

Boong Ga Boong Ga

No se puede cerrar mejor este reportaje de las recreativas más extrañas que con Boong Ga Boong Ga. Si prestáis atención a la propia máquina podéis ver que se definía a sí misma como "shocking". No es de extrañar, ya que nosotros controlábamos un dedo de plástico con el que había que golpear las nalgas replicadas en la propia máquina (atención a la expresión de los "pacientes" en la pantalla).

Boong Ga Boong Ga 2

Boong Ga Boong Ga se lanzó en 2001 por parte de una empresa coreana, TaffSystem, y entre las víctimas de nuestros azotes (más bien lo que se conoce como sardineta) había una selección muy variopinta en que se encontraban ex novios y ex novias, prostitutas o suegras.

Después de presentarse durante el Tokyo Game Show 2000, la máquina tuvo una acogida muy mala (como podéis imaginar por su planteamiento y personajes) y el número de unidades que se distribuyó fue muy reducido. 

Y además