Ir al contenido principal

¿Cuánto costaría construir un PC con las mismas especificaciones que una PS5 y Xbox Series X?

PC precio PS5
Os contamos cuánto costaría un PC equivalente a una PS5 y Xbox Series X, una tarea complicada porque no todos los componentes los encontramos idénticos en PC, pero montando un equipo equivalente, tenemos ese "famoso" PC de más de 1.000 euros equivalente a las consolas de nueva generación.

Las nuevas consolas prometen 4K, tasas de 60 fps y se atreven, incluso, con los 120 fps en juegos como Dirt5 -del que ya podéis leer nuestras primeras impresiones-. Al contrario de las consolas de 2013, tanto PS5 como Xbox Series X no llegarán con hardware desfasado al mercado.

Y es que, aunque la actual generación ha rendido mucho (y se ha estirado gracias a dos revisiones, una de PS4 y otra de One, con mejor GPU una vuelta de tuerca en la CPU), cuando llegaron al mercado eran ordenadores de gama media con una arquitectura de procesador desfasada y una GPU que en PC no daba la talla.

Ahora, tanto la máquina de Sony como, sobre todo, la de Microsoft, llegan con lo último en arquitectura de CPU y GPU, con gráficas compatibles con ray tracing con arquitectura RDNA 2 y procesadores construidos en 7 nanómetros.

Además, contarán con un SSD muy, muy rápido que se usará para algo más que para cargar juegos en menos tiempo. Os dejamos un repaso a las características de hardware de las dos máquinas antes de continuar:

  Xbox Series X PS5
CPU Custom Zen 2 en 7 nm | 8 núcleos a 3,8 GHz Custom Zen 2 en 7 nm | 8 núcleos a 3,5 GHz variable
GPU Arquitectura RDNA 2 Custom | 12 TFLOPS | Frecuencia de 1,825 GHz | 52 CUs Arquitectura RDNA 2 Custom | 10,28 TFLOPS | Frecuencia de 2,23 GHz variable | 36 CUs
Memoria 16 GB GDDR6 | bus 320 bits 16 GB GDDR6 | bus 256 bits
Ancho de banda de memoria 10 GB a 560 GB/s | 6 GB a 336 GB/s 448 GB/s
Almacenamiento interno 1 TB SSD NVME Custom 825 GB SSD NVME Custom
I/O del SSD 2,5 GB/s sin comprimir | 4,8 GB/s comprimidos  5,5 GB/s sin comprimir | 8/9 GB/s comprimidos 
Expansión Cartuchos propietarios de 1 TB | Conectividad disco externo USB Tipo-C Slot NVME SSD | Conectividad disco externo
Lector de Blu-Ray 4K UHD

Recordadas las características de las consolas, vamos a intentar montar un PC equivalente a PS5 y Xbox Series X con los componentes lo más parecido posible.

Procesador: Ryzen, sin discusión

El procesador de las nuevas consolas es algo que debemos celebrar. Y es que... sí, en la GPU habrá un gran salto (y en el SSD más aún), pero los desarrolladores se han encontrado en las cinco consolas de esta gen (Xbox One, One S, One X, PS4 y PS4 Pro) con una enorme limitación en el procesador.

La respuesta es sencilla: en el momento de salir, el procesador Jaguar estaba obsoleto, y estamos hablando de 2013... Ahora, AMD ha creado un procesador que no solo es más potente, con los mismos núcleos, pero una frecuencia mucho mayor en ambas consolas, sino que, además, tiene una arquitectura totalmente nueva con un consumo de energía menor y otras mejoras, como núcleos/hilos más optimizados y una mayor eficiencia.

Es un avance brutal en ambas máquinas y el componente elegido es, quizá, el más sencillo para montar un PC como una Xbox Series X o PS5. El AMD Ryzen 3700X es un magnífico procesador que cuenta con 8 núcleos a una frecuencia de 3,6 GHz. Tiene 16 hilos, se puede hacer OC hasta 4,4 GHz, soporta DDR a 3.200 MHz y también está construido en una litografía de 7 nm FinFET.

Es un procesador formidable para juegos que podemos encontrar por unos 310 euros.

GPU con una opción más potente que otra

Hemos escogido el mismo procesador para ambas consolas aunque la frecuencia es distinta. El rendimiento, sin embargo, será muy similar. En la GPU... es algo más complicado. Y es que, aquí empiezan las diferencias evidentes entre las dos máquinas. Si hablamos de potencia bruta, Xbox Series X es bastante más potente que PS5.

Dejemos los TFLOPS a un lado y fijémonos en lo importante: las unidades de computación y la frecuencia. Xbox Series X utiliza una frecuencia de 1,825 GHz que se mantiene estable. Además, cuenta con 56 unidades de computación. Esto hace que sea una bestia para calcular el ray tracing (compatible, además, con la API DirectX 12 de Microsoft).

Una gráfica similar, que no igual, es la RTX 2080 Super. Nos guiamos por los TFLOPS y la frecuencia. Sin embargo, es un componente de las dos consolas para los que no tenemos equivalente directo en PC.

El precio de la RTX 2080 Super es de unos 773 euros.

En el caso de PS5, parece que es algo más fácil, ya que podemos irnos por la RX 5700 XT de AMD.  Se trata de una GPU con 40 unidades de computación, 9,75 TLOPS, 8 GB GDDR6 y 1.905 MHz. La arquitectura no es RDNA 2, sino la anterior, por lo que, de nuevo, no tenemos un equivalente clarísimo. También podemos hablar de una RTX 2070 Super.

El precio de esta GPU de AMD es de unos 431 euros y de la RTX 2070 Super de unos 565 euros. Eso sí, si queréis usar ray tracing... hay que ir a por una RTX. Eso es así hoy día en PC.

SSD, el invitado a la fiesta que hace que el precio del equipo cambie radicalmente

Se habla mucho del SSD en consolas y de cómo va a ser un elemento casi milagroso. Hay risas en este sentido debido a que hay usuarios que piensan que solo vale para acortar tiempos de carga en juegos... y no, no es así, ya que sirve para mucho más y, como nos ha enseñado Intel con Optane, se puede utilizar para acelerar elementos internos de los títulos, algo que Sony ya ha mostrado en juegos como Spider-Man Miles Morales o el nuevo Ratchet and Clank.

El SSD de PS5, según las características oficiales, parece sustancialmente más rápido... pero hay dos problemas para montar un PC equivalente a PS5 con ese almacenamiento. Primero, es carísimo. Segundo, el SSD en PC, de momento, no está tan optimizado como lo estará en las nuevas consolas. Esto es debido a la singularidad de los compatibles como plataforma.

Un SSD de los más veloces del mercado a un precio realista es el AORUS de 1 TB M.2 PCIe 4.0 con una lectura secuencial de 5,5 GB/s y 4,4 GB/s de escritura. 250 euros.

Si no vamos a usar programas de edición, montar esa velocidad actualmente en un PC es algo... injustificado. Podemos ahorrar más de 100 euros con este Crucial, también M.2 PCIe y tecnología 3D NAND, pero por 116 euros.

Placa base

Os estaréis dando cuenta de que montar un PC gaming con las especificaciones (más o menos) de Xbox Series X y PS5 no es nada barato. Ahora es el momento de elegir placa base... y este es un componente en el que la gente suele recortar.

Se marcan un presupuesto X e intentan recortar lo máximo posible en la placa. Al final, es un componente vital porque es el que une el resto de elementos, pero nosotros no nos vamos a ir por las nubes. Apostamos por la MSI X570 A Pro para el chipset de AMD con soporte para DDR4 y Wi-Fi.

No es la placa más barata, pero tampoco la más cara y por 165 euros es de las más equilibradas que podemos encontrar para este sistema.

Memoria RAM (esto tiene trampa)

Decimos que tiene trampa porque las dos nuevas consolas tienen 16 GB, pero es memoria GDDR6 que está compartida para todo el sistema. Esta memoria en PC es la que solo lleva la gráfica y que, por sus características, no utiliza el procesador.

Una CPU de un PC necesita la memoria RAM porque, básicamente, copia el disco duro de arranque del sistema en la RAM cuando encendemos el PC.... y para juegos tiene también su importancia. En pleno 2020, es una tontería montar un PC que no tenga 16 GB de memoria RAM, y nosotros optamos por estos dos módulos de memoria DDR4 a 3.000 MHz de Corsair.

Son 78 euros. Y sí, de un tiempo a esta parte... el precio de la RAM se ha desplomado.

Alimentación

La fuente es otro elemento en el que solemos aprovechar para recortar presupuesto. Vamos a elegir esta Corsair RM750 porque tiene un precio ajustado y porque, básicamente, es la que tengo yo y va de maravilla desde hace un tiempo (y es un PC al que, por trabajo y ocio, meto mucha caña).

Son unos 100 euros y cuenta con 750 W y certificación 80 Plus Gold. Además, es modular, por lo que no se van a quedar cables colgados.

Total del PC equivalente a una PS5 y Xbox Series X, con muchas comillas

Llegamos al final de esta travesía por el diserto recordando, de nuevo, que es complejo crear un PC equivalente a PS5 y Xbox Series X. En el procesador lo teníamos claro, pero el almacenamiento, la memoria, y la GPU son tan distintas a las que tenemos comercialmente en PC... que se nos puede ir el precio.

Parece que las GPU de las nuevas consolas van a estar cerca de la AMD que hemos recomendado, pero claro, son compatibles con ray tracing.... y eso es territorio de Nvidia, por lo que hay que irse a gráficas que, ellas solas, ya cuestan lo que van a costar las nuevas máquinas (si se cumplen los rumores, claro).

Al final, sumando el precio de los componentes en el momento de redactar estas líneas, queda algo así:

  • CPU: 310 euros
  • GPU: 431 euros
  • SSD: 116 euros
  • Alimentación: 100 euros
  • Placa: 165 euros
  • Memoria RAM: 78 euros

Solo estos componentes, 1.200 euros... a los que hay que sumar el precio de una caja y de la disipación del procesador. De vosotros depende el meter la unidad de Blu-Ray 4K en la ecuación. Además, el precio de la GPU es el de la AMD, que era la más barata de las tres recomendadas.

Al final, como casi siempre, sale más caro crear un PC equivalente a una consola y, también como siempre, la relación componentes de consola y de PC no va a ser 1:1.

Ahora bien, si tenéis unos ahorrillos, os recomendamos comprar los dos sistemas tanto por los juegos de consolas y su experiencia... como por todo lo que podéis disfrutar en PC con géneros "exclusivos" como la estrategia en tiempo real y las plataformas como Steam que permiten mods.

Y sí, porque todo lo de Xbox va a estar en PC, como el fantástico Game Pass... y lo de PlayStation va llegando, como Death Stranding -aquí primeras impresiones- y Horizon Zero Dawn.

Y además