Resuelto el misterioso origen de las espirales en el cielo nocturno de Nueva Zelanda

Espiral en el cielo de Nueva Zelanda

El extraño fenómeno tuvo lugar en los cielos neozelandeses el pasado domingo, y ha tenido intrigada a la población durante horas.

El ser humano vive absoluta fascinación ante la posibilidad de confirmar la vida extraterrestre o nuevos fenómenos que se produzcan en torno a nuestro planeta.

Hay misterios que ni Mulder y Scully podían resolver en Expediente X, y que son dignos de las rarezas del Mundo del revés en Stranger Things. Otros, sin embargo, tienen explicaciones más "mundanas".

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Si sueles ver series cuando viajas o en varias partes de casa, estas tablets pueden ser buenas compañeras para el consumo de entretenimiento.

Ver listado

El pasado domingo 19, unas extrañas espirales azuladas pudieron verse en los cielos de Nueva Zelanda. El origen del fenómeno era desconocido para quienes observaban en ese momento, lo que alimentó muchas teorías.

Los rumores de que pudieran tener un origen extraterrestre no se hicieron de rogar. Las espirales eran demasiado grandes y no parecían albergar un patrón natural.

Después de horas de conjeturas, la verdadera naturaleza de este fenómeno salió a relucir, con un origen mucho menos alienígena de lo que muchos supusieron.

Tal y como recoge Metro, el fenómeno fue originado por uno de los cohetes SpaceX de la compañía homónima de Elon Musk. El SpaceX Falcon 9 había sido lanzado el domingo por la mañana y transportaba satélites Globalstar DM15.

Durante una maniobra para liberar su combustible, el cohete efectuó un giro que fue dejando una columna de partículas en espiral. Al incidir la luz solar en las partículas de combustible, se produjo ese brillo azulado que podía verse a simple vista desde la superficie de la Tierra.

Alasdair Burns, residente en la Isla Stewart, declaró que la gente se reunió en las terrazas para contemplar el fenómeno que, en ese momento, no tenía explicación.

Ciertamente, seguimos sintiendo fascinación siempre que miramos al cielo y contemplamos algo inusual, ya sea un eclipse, un cometa o un fenómeno cuyo origen desconocemos.

Con tantas cosas por descubrir más allá de nuestra atmósfera, es normal que cualquier suceso que se salga de lo establecido nos maraville, aunque pronto encuentre una explicación.

Y además