Intenta evitar que sus hijos jueguen con el ordenador y deja a todo el municipio sin Internet

Niño frente a un ordenador

Este padre francés no tuvo la mejor idea que comprar un inhibidor de señal ilegal dejando sin Internet y sin red móvil a un par de municipios.

Gracias a Internet podemos comunicarnos con personas que viven en otros sitios, también buscar la información que deseemos, e incluso poder trabajar o estudiar, pero lo cierto es que se trata de una tecnología que nos puede robar mucho tiempo, y hay que tener cuidado de que los menores de edad no estén conectados a Internet muchas horas al día.

Y ahora un hombre se enfrenta a 30.000 euros de multa y hasta a pena de prisión de seis meses, por utilizar un inhibidor de señal para bloquear el acceso de Internet de sus hijos, dado que siempre se conectaban a las redes sociales entre las 12:00 de la noche y las 3 de la madrugada en la ciudad francesa de Messanges.

Tal como informan desde France Bleu, un padre ha tomado ciertas medidas extremas para evitar que sus hijos se conectaran a internet en ciertas horas por la noche, con lo que se informó en Internet para adquirir un bloqueador de señal, ilegal en Francia y en otros tantos países, para que sus hijos no pudieran conectarse.

VIDEO

LO MÁS ESPERADO en VIDEOJUEGOS de 2022 - Los chicos de Hobby Consolas eligen sus favoritos

El problema es que este bloqueador de señal era muy potente y no solo hizo que sus hijos no se pudieran conectar a Internet, sino también el resto de ciudadanos de su propio municipio y también los del municipio vecino, lo que al final provocó que, tras las quejas de los vecinos, la Agencia Nacional de Frecuencias Francesa (ANFR) investigara sobre esta situación.

Así la agencia ANFR denunció a la fiscalía este hecho por el uso de este inhibidor de frecuencia y las autoridades incautaron el dispositivo al padre, que está siendo investigado por un delito que le podría llevar hasta a prisión.

Y es que el uso de inhibidores de señal es ilegal en Francia y en otros tantos países, y es que este tipo de dispositivos pueden impedir que las personas puedan realizar incluso llamadas de emergencia, suponiendo así este aparato un riesgo para las comunicaciones de seguridad pública.

Y además