Radical Heights, lo nuevo de los creadores de LawBreakers, es un battle royale

Radical heights - esports

Si hace unos días os contamos que Cliff Bleszinski y su equipo de Boss Key estaba preparando un nuevo proyecto al marjen de LawBreakers, hoy ya podemos decir de qué se trata. Lo primero es el nombre. Y es que, lo nuevo de Boss Key se llamará Radical Heights y será un juego multijugador con mecánicas de battle royale, como PlayerUnknown's Battlegrounds y Fortnite, los dos juegos que están pegando muy fuerte con estas mecánicas.

Radical Heights será un shooter en tercera persona ambientado en la década de los 80. Parece que estaremos dentro de un programa de televisión en el que cada muerte, y cada objeto que destruyamos, nos dará una serie de beneficios en forma de efectivo. Con este dinero, podremos comprar elementos estéticos y prácticos para ir mejorando en la partida y afrontando los enfrentamientos de otra forma.

Os dejamos el primer tráiler de Radical Heights en el que podemos ver la jugabilidad, además dele stado del propio videojuego:

La sorpresa llega cuando nos enteramos que Radical Heights estará disponible mañana mismo en Steam. Eso sí, en un estado muy primitivo. Y es que, como podemos leer en la misma página del juego en la tienda de Valve, el juego llegará en una versión ''X-TREME Early Access''. Se trata de un juego de palabras que realizan en otros puntos de la ficha de producto para referirse a la jugabilidad y que también denota el punto de desarrollo en el que se encuentra el juego.

Amantes de los battle royale, esta es vuestra sudadera

Y es que, aunque el núcleo de la jugabilidad está completo en esta versión anticipada, desde Steam se nos avisa que podremos encontrar algunos ''huecos'', o elementos que faltan, en el mundo. Es decir, habrá animaciones, edifios enteros, modelados, archivos de audio y otros objetos que no estarán de inicio y se irán añadiendo poco a poco. Radical Heights iniciará su andadura igual que LawBreakers, como un juego free to play. Esperemos que no se tuerza y, en esta ocasión, le salgan bien las cosas al estudio.