Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado

Batman: La Broma Asesina - Al final sí nos hemos vuelto locos

Batman: La Broma Asesina
Batman: La Broma Asesina es objeto de polémica en Internet después de los comentarios de una usuario de Twitter criticando el cómic. ¿Realmente hay para tanto? Hablamos de ello en un blog de opinión dedicado a esta controversia en Redes.

¡Con la Inquisición hemos topado! Os digo la verdad. Hasta esta mañana no supe la que se estaba montando en torno al cómic de Batman: La Broma Asesina. Y todo fue por el mensaje de whatsapp de una colega, refiriéndome el suceso. De hecho, estaba a mis cosas, planeando una reseña para esta tarde. Pero otra vez será...

Después del flame que se ha liado, mi reacción ha sido tan oportunista como honesta (me gano la vida con esto, ¿qué queréis que os diga, que lo hago por amor al arte?): Hay que hablar del tema, y es que no puedo sino preguntarme si realmente merece tanto tiempo, esfuerzo, ardor de estómago y egos heridos el tiempo que se le está dedicando a este cómic de culto, que incluso tuvo su propia versión animada

Mi primera reacción habría salido a enarbolar la bandera del orgullo friki, como si fuera un experto en Literatura Española que hubiera pillado a alguien en el renuncio de decir que El Lazarillo de Tormes o Los Episodios Nacionales son una basura retrógrada que merece estar en la hoguera. Ahora, con un café de cazuela (que recomiendo encarecidamente probar en la vida) en el cuerpo y tras haber visto un poco más en detalle la que se está montando en redes, creo que os puedo dar una opinión algo más templada y calmada del asunto.

Consigue ya la edición de lujo por los 30 años de la Broma Asesina

Eso sí, no os aseguro que mi opinión vaya a gustaros un pelo.

Esto no tiene valor de dogma de Fe

Lo primero, no conozco de nada a la usuaria, no somos íntimos, nunca nos hemos ido de cañas y la única relación que nos une es la de que ambos tenemos cuenta de Twitter. Dicho esto, queda claro que no he profundizado en qué clase de límites tiene, cuál es su formación académica y qué sabe de cómic y  de literatura, asá como cuáles son sus referentes. Entiendo cuáles son sus simpatías y sensibilidades, tras un rápido vistazo a su cuenta y poco más. 

Los 10 mejores juegos de Batman en consola

Luego, entrando en el mensaje polémico que ha publicado, es cierto que no comparto lo que dice ni como lo dice. Pero puedo entender que sin haber leído la obra, haya sido permeada por una información errónea, sobre lo que luego hablaremos. Y desde luego, creo que es muy factible que ella supiera el backlash que iba a generar, con el flame y trolleo correspondiente, ya que estaba tocando uno de los pilares sacralizados de la religión friki: Batman. Pero luego hablaremos de eso.

Dicho esto, guste o no. Su libertad de opinión está ahí y a quien no le guste (aún estando equivocada, a mi entender), se tiene que respetar. Pues esto es lo que toca en Redes Sociales, sobre todo porque, entiendo, el cómic del que habla está un poco sobrevalorado.

La Broma Asesina no es un cómic que merezca ese hype que hay en torno a él, un hype alimentado por gafapastas, supuestos entendidos y domingueros del cómic, que se subieron al carro del frikismo a una edad impresionable o al calor de las películas de Nolan de El Caballero Oscuro.

En retrospectiva, creo que es un buen cómic, pero no la obra maestra que el marketing nos intenta hacer creer, con montones de reediciones anuales de una aventura de apenas 46 páginas (poco menos que el número de páginas que tiene un número especial en grapa, por cierto), a la que se ha explotado como si fuera la piedra angular del mito de Batman. 

El propio Alan Moore (que también se las trae) reniega mucho de él mismo. Y sí, en contexto es una gran obra de Batman, publicada en 1988, en un periodo en el que Batman estaba repuntando gracias a obras como Año Uno o The Dark Knight Returns, tras varios años de capa caída. Tiene el dudoso honor de ser un retcon del origen del Joker (contado originalmente en los años 40), enmarcado dentro de la continuidad post-Crisis en Tierras Infinitas, y dentro de una línea provocadora.

Y aquí voy a hacer un inciso, relacionado con el post de marras. En ningún momento del cómic el Joker viola a Bárbara Gordon, como se señala, tras dispararla y dejarla paralítica. De hecho esto es un mito extendido, una interpretación que ha ganado fuerza debido a la mala comprensión de la producción del cómic.

Esta interpretación se debe a que se dice que Dennis O'Neil, editor del cómic sugirió este giro, pero que Alan Moore y el dibujante Brian Bolland se negaron de pleno. Otro de los orígenes es el hecho de que las imágenes de la heroína desnuda, retorciéndose en el suelo, originalmente se dibujaron como desnudos completos. De ahí que se pueda decir que la calenturienta y perversa mente de ciertos lectores engordó la propia malevolencia y vileza del Joker. 

Estos son los mejores cómics de Batman

Pero, como naturalmente, parece que la lectura de que algo tiene que ser cuanto más bestia mejor, para ser mas adulto, parece también haber perpetuado esta lectura y haber engrandecido el mito de un cómic que, siendo correcto, no es ni de lejos el mejor cómic de Batman.

Mismamente, la tetralogia de Jeph Loeb y Tim Sale (El Largo Halloween y demás) está a años luz como historia, sin entrar en ciertos detalles sórdidos ni escatológicos. Lo que demuestra que para que un cómic sea adulto (o bueno) no necesita recurrir a obscenidades ni salidas de tono para compensar sus propias flaquezas o las perversiones de sus autores y de su público.

Esto a su vez nos lleva a lo que ha sido una respuesta desproporcionada. Desde hace tiempo, detecto en la comunidad friki algo muy preocupante. Una tendencia a la sacralización de la ficción, es decir, parece que nos mosqueemos porque nos toquen personajes imaginarios o de cuyos productos disfrutamos. Esto me hace especialmente gracia, porque es como cuando en la Grecia Clásica dos polis se peleaban porque en una ciudad seguían el mito que decía que Zeus tenía a un fulano por amante, mientras que en la otra aceptaban la versión en la que el tipo era solo su mejor amigo. Parece que no hemos cambiado tanto.

Lo que quiero decir es que... ¿En serio merece la pena que os enfadéis porque una señora, que tiene derecho a tener la opinión que quiera (aun desinformada), diga que ese cómic de culto es una mierda porque lo que cuenta es contrario a sus valores? Pues lo siento amigos, solo unas palabras: en RRSS se impone la Democratización de la Opinión Pública (qué concepto, oigan). 

Gracias a este palabro, se entiende que se permite que en estos canales cualquier hijo de vecino pueda exponer su opinión con el mismo peso de un profesional con titulación y años de experiencia. Es lo que hay y se aplica para aquellos que dicen lo que queremos oír, pero también para los que dicen cosas que nos indignan y nos ofenden mucho. O lo tomas o lo dejas, y si no, dale a silenciar y bloquear.

Y además