Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Mariló Delgado
La opinión de
Mariló Delgado

Dibujos animados calificados como inapropiados hoy. ¿Tiene sentido?

Lola Bunny en Space Jam

En los últimos meses han saltado nuevos avisos y polémicas por dibujos animados que hoy en día ya no son calificados como apropiados... ¿Nos estamos pasando?

Hemos tenido una temporada cargadita de polémicas debido a supuestas censuras, cambios de imagen y demás ajustes de personajes que hoy en día pueden no ser considerados tan adecuados como lo eran hace unas cuantas décadas, especialmente si hablamos de dibujos animados dirigidos a un público infantil

Ya hace más de un año, saltó una polémica porque en Disney+ se incluyeron avisos en ciertas películas para avisar de contenidos inapropiados. Así, en Dumbo, La Dama y el Vagabundo o Peter Pan se podía leer el aviso de que podía haber representaciones culturales desfasadas, refiriéndose sobre todo a estereotipos racistas.  Esta revisión de contenidos y personajes también ha saltado a Warner, ya que la mofeta lujuriosa Pepe Le Pew ha estado en el punto de mira por su actitud, al igual que se está hablando del retrato racista que supone Speedy Gonzáles, o de Lola Bunny, quien pasó por un nuevo tratamiento de diseño de cara a Space Jam: Nuevas Leyendas.

Todos estos anuncios, revisiones, supuestas censuras y demás han ido creando un discurso cada vez mayor, especialmente en redes, sobre si estos dibujos animados son apropiados o no hoy en día

Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Pues a ver... La respuesta larga es que no, que ciertos contenidos y tratamientos de personajes no son apropiados hoy en día. Afortunadamente hemos ido pasando ciertos cambios como sociedad que han llevado a que algunas cosas no sean socialmente aceptables. Esto es que, amigos, igual representar a las personas asiáticas de una manera caricaturesca no está bien. Pero ni a las personas asiáticas, ni a las negras, ni a ninguna que no sean blancas. 

Nativos americanos en Peter Pan

"Ah", diréis. "Pero es que ya estamos con herir las sensibilidades". Pues efectivamente, la empatía básica y no querer hacer daño a un colectivo debería ser razón suficiente para no perpetuar ciertos retratos. El aviso de Disney+ mantiene que el contenido se muestra tal y cómo era en su momento, y en principio no se ha censurado, pero nos deja claro que es un producto de su época y que en 1940 poner a un grupo de personajes vagos y maleantes codificados como afroamericanos era un chiste muy gracioso, pero ya estamos en 2021 y huele a rancio. 

Con lo mismo nos topamos respecto a personajes femeninos. Durante mucho tiempo, "la chica" era la novia, el objeto de deseo, la damisela en apuros. Que ojo, que no es que a lo largo de la historia audiovisual no hayamos tenido ciertas excepciones, pero volvemos a lo mismo, hoy en día no tenemos por qué seguir en la misma página. 

El caso de Lola Bunny fue sonado y el Discurso duró días en Twitter, con varios posts haciéndose virales comparando la "poco atractiva" Lola de Space Jam 2 con un fanart hipersexualizado que se defendía como un fotograma de la película original. Hablamos de una "generación de cristal" que busca una menor sexualización en personajes animados, pero luego tenemos una murga de días con quejas porque una coneja de dibujos animados no va con un crop top y "no está buena".

Sí, la supuesta sensualidad de Lola Bunny puede ser importante para su personaje. Esto no va de censura total ni de repente volvernos unos mojigatos. Pero tampoco pasa nada por no hacer que sea su único rasgo distintivo como personaje... Y ojo, que estos cambios no vienen de la nueva Space Jam, sino de las series de dibujos que viene haciendo Warner desde hace años en los que aparece el personaje. 

Pepe Le Pew

Esto no significa que ahora haya mujeres en el público y haya que cuidarlas, porque las mujeres y las personas racializadas siempre han existido y siempre han consumido contenido. No se han inventado de repente en 1990 y salido del suelo como champiñones, lo que pasa es que veníamos arrastrando tropos y convenciones sociales todavía más viejos que el celuloide. No solo es cosa del público, sino que ahora los equipos creativos y de producción se han vuelto más inclusivos, incluyendo más voces y opiniones diversas que van afinando la línea de lo que es apropiado o no en nuestra sociedad actual.

Claro que se puede hacer humor sin tener que usar a una persona homosexual como chiste fácil, o sin usar estereotipos raciales que están trillados de sobra y no hacen otra cosa que perpetuar una reacción negativa, socialmente hablando. Se puede hacer humor no hiriente y se puede conservar la esencia, como demuestra el reboot de Animaniacs, desde donde se las han apañado para mantener un humor fresco y al más puro estilo Warner, refrescando lo justo para actualizar ciertas situaciones. 

Tener a Pepe Le Pew siendo un plasta de cuidado con la gata de turno o todas las veces que se le ven las bragas a Bulma o alguien le mete mano en el anime original de Dragon Ball no es gracioso. Pero vamos, no es gracioso hoy ni lo era en 1985 para casi ninguna chica en esa misma situación, lo que pasa es que ahora por suerte estamos empezando a escuchar más voces que nos dicen dónde hay que parar con la broma. Porque si normalizamos estos comportamientos y retratos en ficción, seguiremos normalizándolos en nuestro día a día fuera de la pantalla.

Así que después de todo esto... ¿son ciertos dibujos animados tal y como los conocimos en su momento apropiados hoy en día? La respuesta corta también es que no.

Y además