Imagen de perfil de Jesús Delgado
La opinión de
Jesús Delgado Manzano

¿Es Aquaman la película que hará remontar a DC en el cine?

¿Es Aquaman la película que hará remontar a DC en el cine?

Aquaman es la esperanza más próxima que tiene Warner Bros. para que los personajes de DC Comics remonten en las salas de cine. En este blog especulamos acerca de la idoneidad de Aquaman como película que hará remontar a Universo DC.

Si estáis atentos al calendario de estrenos de películas de superhéroes, sabréis que una de las dos películas que tenemos por delante estas navidades es Aquaman. La película en solitario del Rey de Atlantis, el superhéroe submarino de DC Comics y miembro fundador de la JLA, es una de las grandes apuestas de Warner Bros para continuar con éxito su campaña en las taquillas contra Marvel Studios tras la tibia recepción de Liga de la Justicia.

En muchos sentidos, el estreno de las tres próximas películas basadas en personajes de DC Comics determinarán el futuro de estos personajes en el cine. Esto es, la citada Aquaman, Shazam! y Wonder Woman 1984. (la película del Jóker no la contamos, ya que tiene otro cariz distinto al del género superheroico per sé).

En muchos sentidos, Aquaman puede determinar la inversión publicitaria, pero también el tratamiento de futuros superhéroes (y supervillanos) de DC Comics en el cine. Mientras las películas animadas de DC siguen estando reconocidas como de lo mejor del género en la actualidad, las producciones de acción real no acaban de convencer de manera unánime ni al público ni a los críticos, divido entre los que las detestan y los que las defienden con capa y espada, dejando a los que mantienen un espíritu crítico y ponderado en minoría. 

Hazte ya con las mejores películas de DC, de acción real y de animación

El éxito de las aventuras en solitario de Arthur Curry, nombre real del personaje, en su odisea submarina por recuperar el Trono de Atlantis, logrando vencer al Amo del Océano, su propio hermano, podría ser la clave para la remontada de DC en el cine, aprovechando el final de la Fase 3 de Marvel e iniciando su propio renacer en la Gran Pantalla.

En este blog discutimos por qué la Aquaman protagonizada por Jason Momoa es la gran esperanza de DC y por qué también podría suponer el título que devuelva al Olimpo Cinematográfico a Warner Bros. y sus películas de superhéroes. 

Una película umbral

Al hablar de Aquaman, hemos de pensar, en primer lugar, que es una producción marcada. Se trata de la primera película que prescinde de Zack Snyder, figura clave de las tres primeras películas del Universo Extendido de DC (Universo Cinematográfico de DC, vaya), con permiso de Wonder Woman, cuya calidad fue indiscutible, y de Escuadrón Suicida, de la que mejor no hablamos. En esta, Snyder se limita a las labores de productor, dejando el peso de la dirección sobre los hombros de James Wan (Expediente Warren: El caso Enfield, Fast & Furious 7). El resultado viene siendo una película mucho más vistosa y colorida, que apuesta por mayor atractivo visual.

En este sentido, la gente que ha visto los tráilers, compara esta Aquaman con las películas de la Fase 1 de Marvel. Una comparación que resulta muy acertada, ya que, en muchos sentidos, Wonder Woman también se asemejó a muchas películas de la competencia. Sin embargo, algo se está cociendo en los fuegos del Monte del DC.

Desde Liga de la Justicia y Wonder Woman, vemos precisamente un relajamiento de tono en las historias, que sin perder epicidad, se toma un poco menos dramáticamente a sus héroes, dotándoles de mayor dimensionalidad y yendo más allá de la tragedia y del crujir de dientes. O sea, combina humor, acción y aventura (y sobre todo escenarios con color y brillante iluminación) con las historias de estos dioses míticos modernos. De esta forma, parece que, finalmente, en Warner están dando con la tecla para encontrar su propio tono.

Hasta ahora, los intentos de la compañía habían pasado por fotocopiar el Batman de Nolan y usar su fórmula para cualquier personaje o adaptar las premisas de los héroes de Marvel Studios a sus propios héroes y villanos. Sobre los resultados no hace falta profundizar, hablan por si solos. Sin embargo, Wonder Woman presentó un paradigma acertado, un modelo que definía con más nitidez la paleta de colores de los superhéroes DC, su sentido del humor (propio y no prestado) y también el tono mitológico que define a sus héroes. Aquaman, en esta línea, promete ser una sofisticación de lo que la directora Patty Jenkins ya propuso en 2017. 

Si quieres ser un experto en Aquaman, no te pierdas este reportaje dedicado al personaje en los cómics

Así, Aquaman tira de su propio trasfondo, utilizando a dos de sus grandes villanos, El Amo del Océano y Manta Negra (Black Manta) y los dota de una estética reconocible por los lectores de cómics o jugones que conozcan a dichos personajes por los títulos de videojuegos. Y, además, sitúa el drama en un entorno que se le ajusta como anillo al dedo, con un enorme contraste entre los dos mundos de los que el personaje es puente. Dicho de otro modo, adapta el cómic a la pantalla, sin complejos y apostando por una modernización de su caracterización, pero, a la vez, tomando elementos clásicos (como esa armadura naranja y esmeralda tradicional).

Por otro lado, la apuesta de DC y Warner por el trío Aquaman, Wonder Woman y Shazam puede también entenderse como una réplica a lo que Disney y Marvel Studios realizaron en su momento. Si bien Spider-man y X-men eran las franquicias más populares, pero estaban en manos de otros. Por eso, Marvel apostó por tirar de héroes menos populares en pantalla y lanzar su UCM en base a personajes con tremendo potencial como Iron Man, Thor o Capitán América.

De manera similar, parece que Warner ha descubierto que DC no es solo y únicamente Batman (algo que mucha gente entre el público también debería también empezar a ver) y que sus otros héroes merecen una oportunidad y un trato digno que explote sus muchas virtudes. No en vano, Aquaman siempre ha estado relegado hasta hace bien poco, mientras que Shazam era poco menos que un sosias venido a menos de Superman. 

La clave de que estas películas lleguen a buen puerto también pueden deberse a la injerencia de Geoff Johns. El guionista estrella de DC Comics desde mediados de los 2000 hasta hace bien poco fue una de las claves del éxito televisivo de The Flash, Arrow y Legends of Tomorrow. Que esté haciendo las veces de Kevin Feige de Marvel Studios en el DCEU, puede ser precisamente la piedra de toque que necesitaba Warner para ejecutar una serie de películas de manera eficiente. Johns conoce el medio de los superhéroes, su lenguaje, sus claves y lo que les hace funcionar. Esto, hasta ahora, era algo de lo que carecía Warner, dejando sus proyectos en manos... poco especializadas.

Te contamos qué es el Arrowverso y qué series están dentro de él

Paralelamente, se ha de tener en cuenta la premisa de la que parte la historia, unos tropos narrativos bastante sobados pero efectivos: La idea del rey perdido que regresa, el proceso de maduración de adolescente a adulto y la aceptación del lugar de uno en el ciclo de la vida. Sirva de ejemplo del buen funcionamiento de estos recursos películas tan exitosas como El Rey León o (más cercana en tiempo y género) Black Panther.

En definitiva, sí, Aquaman tiene papeletas para ser un peliculón y que Warner recupere laureles de conquista y éxito con este estreno navideño. Por supuesto, quien vaya buscando una copia en mojado y submarina de Batman se llevará un buen remojón frío. Los que sabemos bien de qué va esto, seguramente saldremos encantados.