Imagen de perfil de Raquel Hernández Luján
La opinión de
Raquel Hernández Luján

¿Está el final de Juego de Tronos a la altura de las expectativas?

Juego de tronos 8x05

La temporada 8 de Juego de Tronos ya está en su punto álgido, pero algunos fans de GOT no están muy contentos. ¿Está siendo el final de Juego de Tronos una decepción? Reflexionamos sobre ello.

Juego de tronos se aproxima a un capítulo final, que podremos ver en la madrugada del próximo lunes 20 de mayo pero, tras la emisión de "The Bells", la sensación general es que "el pescado está vendido" y que pocos giros pueden darse ya para arreglar el pequeño desaguisado de los guionistas David Benioff y Dan Weiss, los creadores de la serie, que han tenido que sostenerla sin las novelas de George RR Martin como referente, dado que no las ha terminado aún. Recordemos, además, que en sus manos habrá una nueva saga de películas de Star Wars que no sabemos cuándo llegará ni en qué época se desarrollará (por si queréis echaros a temblar un poco más).

Y lo primero que haré será romper una lanza por su trabajo, a pesar de todo (mi disgusto personal y cierta decepción incluidos), por una razón muy sencilla: ningún desenlace para Juego de tronos satisfaría al ciento por cierto las expectativas depositadas en la serie.

- ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS PARA QUIEN NO HAYA VISTO TODAVÍA EL QUINTO CAPÍTULO DE LA TEMPORADA 8 DE JUEGO DE TRONOS -

Once años, ocho temporadas, cinco libros publicados (más cuentos, anexos y crónicas relacionadas)... Realmente conocer el final de esta saga por medio de la serie de televisión es un evento sin precedentes que, probablemente, deje al perezoso Martin con su obra inconclusa y a los lectores de sus libros, con dos palmos de narices.

¿Quieres ver Juego de tronos una semana completamente gratis y de forma legal? ¡Puedes hacerlo gracias a esta promoción!

Lo que también sabemos desde hace años es que el final de la serie Juego de Tronos lo custodiaban en HBO y que, como es evidente, no responde a los deseos de los guionistas sino del escritor quien, eso sí, suponemos que tendría una forma más clara y precisa de llevarnos hasta él (o eso queremos pensar los que hemos reído, llorado y sentido escalofríos leyendo los volúmenes precedentes).

Ya habíamos saltado al vacío en temporadas anteriores de Juego de tronos: a partir de la quinta temporada empezaron a incluirse materiales inéditos, así que ya íbamos a ciegas sin material literario que refrendara lo visto. Y eso ha generado problemas irremediables:

  • La primera temporada (10 episodios) adaptó "Juego de tronos"
  • La segunda temporada (10 episodios) adaptó "Choque de reyes" y algunos capítulos de "Tormenta de espadas"
  • La tercera temporada (10 episodios) adaptó el grueso de "Tormenta de espadas"
  • La cuarta temporada (10 episodios) adaptó el resto de "Tormenta de espadas y algunos elementos de "Festín de cuervos" y "Danza de dragones"
  • La quinta temporada (10 episodios) adaptó "Festín de cuervos", "Danza de dragones", algunos capítulos de "Tormenta de espadas" y material inédito de "Vientos de invierno".
  • La sexta temporada (10 episodios)  adaptó algunos retazos de "Festín de cuervos", "Danza de dragones" y material inédito de "Vientos de invierno"
  • La séptima temporada (7 episodios) y la octava temporada (6 episodios) se basan enteramente en material inédito de "Vientos de invierno" y "Sueño de primavera"

¿En qué cabeza cabe que lo sucedido en 67 episodios se liquide en una temporada final tan corta de solo 6? No es que las novelas de Martin lo pusieran precisamente fácil: son muy dadas a las digresiones y a los árboles genealógicos casi imposibles, así que no eran un material de base ultradefinido como para saber de dónde a dónde ir temporada a temporada (recordemos cómo empezó a segmentarse la información en las novelas en función de los personajes en "Tormenta de espadas"). 

Hazte con la edición premium de Juego de tronos T1-7 en Blu-Ray

Y lo que se fue complicando y enrevesando cada vez más, ha ido recorriendo el camino inverso en la ficción televisiva, que optaba por la simplificación en aras de la claridad. Lo que no se entiende, es la manera de pisar el acelerador. No es que Juego de tronos esté siendo trepidante en esta última temporada porque de cinco episodios emitidos, tres de ellos han sido especialmente sosegados (8x01, 8x02 y 8x04), sino que la evolución de los personajes y la definición de sus arcos narrativos se ha querido dejar para el último momento para generar sorpresa. Y no cuadra demasiado.

Vamos a lo que más ha indignado a los fans de la serie: la evolución de Daenerys Targaryen y su desenfreno en el episodio 8x05, arrasando Desembarco del Rey y tostando a los civiles y las tropas de la Compañía Dorada que se habían rendido o, lo que es lo mismo, asesinando inocentes por venganza. ¿Está justificado su odio? ¿Acaso no era uno de sus mayores temores heredar la falta de cordura de su padre? Contaba con el apoyo de Jon y de Tyrion, pero eso no ha sido suficiente para "amarrarla" y contenerla.

Varys argumenta que cuando nace un Targaryen se lanza una moneda al aire y que puede pasar cualquier cosa, mientras que, si lo recordamos, Olenna Tyrell le dijo estas palabras exactas: "¿Eres una oveja? No, eres un dragón. Sé un dragón". En realidad, siempre ha estado en la cuerda floja debatiéndose entre la tiranía y el bien y es un personaje que representa muy bien la forma en la que el poder lo pudre todo.

Con la pérdida de Jorah y Missandei, sus dos fieles consejeros, y la falta de apoyo, se desestabiliza por completo. Pero, ¿por qué no usó antes a sus dos dragones para arrasar a la Flota del Hierro? ¿Por qué era tan vulnerable en el episodio anterior y ahora una especie de bestia despiadada? Y, si sus dragones estaban fatigados y mal alimentados en el norte, ¿de dónde saca tanta potencia Drogon? ¿Acaso las reservas de fuego valyrio, un elemento que recordemos que arde incluso en el agua, no deberían haber hecho explotar la ciudad entera?

Demasiadas preguntas en el aire obtienen respuestas vagas, pero, si hay algo poco elaborado y mal resuelto es el elemento fantástico de la serie (salvo sorpresa de última hora en el episodio final). Tantas vueltas le dimos, a lo largo de dos años de espera, a quién podría ser el Rey de la Noche en realidad o a cómo y quién terminaría con los implacables caminantes blancos que el hecho de que la batalla definitiva contra ellos durara una única noche y que un personaje singular acabara con la imponente amenaza, sabe a poco, además de que no profundiza en la mitología de la saga. Todo un coitus interruptus. Muy bien filmado, muy bien interpretado, pero con ideas pobres y escasas que desarrollar.

También se nos ha desinflado completamente Cersei Lannister, con la que esperábamos un cara a cara memorable y un final a la altura del personaje que más amor-odio ha despertado en los fans. La hemos detestado profundamente, tanto que todo se hace insuficiente en su despedida. Sí, ha caído en la irrelevancia, que es lo que más le duele y ha perdido (otra vez) a su hijo, esta vez no-nato, pero la interpretación de Lena Headey ha sido siempre tan ambigua que esperábamos que diera la campanada de otra manera, no con el tañido que debía haber sido la salvación de la ciudad.

Y éste no es el único caso, aunque sí el más doloroso: los personajes que han sido claves hasta ahora, han perdido peso específico a toda velocidad: desde el alucinado Tyrion, que se lo vio venir todo pero siguió al lado de su reina, hasta el propio Jon Nieve que aunque siempre está en medio de una batalla, no consigue despuntar ni hacer imperar la cordura o la propia Arya, que pasa de ser una asesina entrenada a humanizarse en el momento más inesperado. Así, de la noche a la mañana.

A la misma velocidad que los letales escorpiones de Qyburn han dejado de ser un arma antidragones en manos de Euron Greyjoy. A la misma velocidad que el hombre que encontró la redención en los brazos de Brienne regresa al lado de su Némesis para morir entre los escombros de la Fortaleza Roja. A la misma velocidad en la que la audiencia pierde la fe en el final memorable con el que soñaba. Y es que los sueños, son muy difíciles de alcanzar.

Por lo tanto, ¿está siendo decepcionante el final de Juego de tronos? Por supuesto que sí y por supuesto que no. Perder a Cersei, así, nos privará del momento que habría significado un reencuentro con una Sansa muy distinta a la que conoció y en principio le supondrá un buen dolor en el corazón a Brienne. También esperábamos algún reencuentro de última hora que nunca ha llegado y un mayor desarrollo para casi todos los personajes... pero hemos accedido al memorable Cleganebowl, el enfrentamiento final entre Sandor y Gregor Clegane, a la resurrección de Arya y tenemos aún por descubrir qué demonios pasará con todas las casas cuando conozcan lo que ha hecho Dany (sobreentendemos que Varys les escribía a ellos, los grandes señores entre los que podemos contar a ese nuevo y misterioso príncipe de Dorne, para reunir apoyos en favor de Jon). Esto aún no ha terminado: el Cuervo de Tres Ojos todo lo ve y lo sabe. Y por fortuna, todos los padres que llamaron a sus hijas Daenerys en honor a la khaleesi tienen vía abierta para acudir al juzgado a retratarse de su decisión.