Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Javier Cazallas
La opinión de
Javier Cazallas

Gina Carano y Disney: Crónica de un despido anunciado

The Mandalorian
¿Qué ha sucedido realmente entre Gina Carano y Lucasfilm para que la actriz sea despedida? Repasamos los motivos, las consecuencias y todo lo sucedido con la polémica en torno a la actriz de The Mandalorian.

La red arde hoy con la noticia de que Gina Carano, la ex-luchadora convertida en actriz que da vida a Cara Dune en la serie de The Mandalorian, ha sido despedida por Lucasfilm (y por extensión, por Disney) a raíz de unas polémicas declaraciones (ya borradas) de la actriz en su perfil personal de Twitter. Vaya por delante que, aunque hoy vamos a profundizar sobre este asunto tan peliagudo, ni servidor ni HobbyConsolas defenderemos a ninguna de las partes. La intención de este blog es analizar lo sucedido, que lamentablemente es algo que veníamos viendo desde hace tiempo.

The Mandalorian se queda sin una de sus actrices recurrentes a partir de hoy, puesto que no parece ni remotamente posible que Disney vaya a rectificar la decisión tomada hace unas horas. Jon Favreau, Dave Filoni y el equipo de la serie deberán ponerse manos a la obra para encontrar un modo de que la ausencia de Cara Dune en la serie tenga un impacto lo más reducido posible.

Pero entremos en materia. ¿Qué ha sucedido con Gina Carano? ¿Por qué la solución ha sido tan drástica por parte de Disney? Y sobre todo, ¿cuáles son las consecuencias de esta decisión?

La libertad de expresión en el mundo de los contratos

Cada vez se dan más casos, y no solo en Estados Unidos, en los que la conocida libertad de expresión demuestra tener más límites de los que el propio término indica. La red y especialmente las redes sociales han dado rienda suelta a que todo el mundo haga uso de la libertad de expresión, pero eso no implica que la gente SEPA usar esa libertad de expresión. Se suele escuchar mucho el término "ofendido" en los últimos tiempos. En el mundo de las libertades también aparece el problema de que no te va a gustar todo lo que escuches. Clint Eastwood ya dijo que "las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene una".

Volvamos al tema de Gina Carano. Lo primero que debemos tener presente es que esta mujer viene del mundo de las Artes Marciales Mixtas (MMA), donde el comportamiento general de sus protagonistas es irreverente y en más de un caso es lo que se puede considerar políticamente incorrecto en más de un tema. Sin apuntar directamente a este hecho, hay que señalar que Carano hereda en ese sentido una "personalidad pública" bastante definida que, a posteriori, se verá afectada por sus opiniones personales.

The Mandalorian

Nos remontamos a noviembre de 2020, durante las elecciones a la presidencia de Estados Unidos. Donald Trump acusó de manipulación electoral a todo el proceso, evidenciando la profunda división que hay en el país norteamericano. Esto va desde el más humilde trabajador hasta las estrellas más populares. Carano apoyó las acusaciones de Trump desde el primer momento con vehemencia, granjeándose una base de enemigos entre los fans de Star Wars y poniendo la lupa de Disney sobre ella y sus cuentas oficiales.

La situación continuó durante los meses posteriores, huelga decir que el clima político en EEUU no es actualmente tranquilo, a la luz está el asalto al Capitolio. Este clima se ha traducido en numerosos enfrentamientos a través de la red entre los partidarios de Trump y del Partido Republicano  y quienes se oponen a ellos. Gina Carano, como hemos dicho, está entre los primeros. Finalmente, la actriz cometió el desliz de comparar la "persecución de Hollywood a los Republicanos" con el Holocausto judío en la Alemania Nazi. Disney esperaba un desliz como ese para ejecutar su contrato.

Las cláusulas de comportamiento

La mayoría de los contratos laborales tienen cláusulas que amparan a la empresa para despedir al trabajador si el comportamiento de este o esta es inadecuado, indecoroso o negligente. Bien, elevad esas cláusulas a la enésima potencia y tendréis una idea aproximada de cómo es el contrato que Disney establece con actores, actrices, directores y prácticamente todo su personal. Sin embargo, el caso de las "personalidades públicas" es mucho más extenso y minucioso, y naturalmente está más vigilado.

Gina Carano Mandalorian

Cuando te siguen 100 personas en Twitter y trabajas en una empresa con poca o ninguna repercusión mediática, te puedes permitir (asumiendo que discutirás con la mitad de tus seguidores) soltar declaraciones controvertidas. Cuando tienes a casi 700.000 seguidores y trabajas para Disney, una empresa con un entramado mediático que mueve a miles de millones de personas en todo el planeta, no puedes permitirse esos caprichos.

En el momento en que Gina Carano comenzó a llevar un comportamiento "reprobable" en la Red, Disney (a través de Lucasfilm) comenzó a mover ficha de cara a la ejecución de las citadas cláusulas. Cuando medio mundo te conoce como Cara Dune gracias a The Mandalorian, cualquier comportamiento repercute de forma directa en la serie que representas, y por extensión repercute en Disney

Me permitiréis hablar un momento en primera persona para contar una experiencia personal. Algunos sabréis que pertenezco a la 501st Legion (La Legión 501). Para que os hagáis una remota idea del control férreo que hay sobre la representación de los personajes de Star Wars, nuestras apariciones se suelen mirar con lupa por parte de Lucasfilm para que los personajes no estén cerca de gente bebiendo alcohol, publicidad o cualquier contenido que pudiera afectar a la marca de Star Wars. Un escrutinio que, también hay que decir, tienen los grupos con más seguidores, mientras que otros se pueden saltar al tener menos repercusión (de ahí el caso comentado anteriormente).

Se puede estar de acuerdo o no con la reacción de Disney en este tema, pero os anticipamos que es una reacción normal, nos guste o no. Tened en cuenta que no estamos hablando de una comparativa razonable como podría darse en el caso de Johnny Depp con Amber Heard, en el que él ha sido "invitado a irse" mientras ella sigue trabajando para el estudio a pesar de que ambas partes están formando parte del problema.

Por encontrar un símil en Disney nos podríamos remontar al caso del despido de James Gunn, que fue completamente absurdo (esto si es una opinión personal) después de producirse por declaraciones realizadas casi diez años antes. En aquel caso, Disney terminó reculando y volviendo a contratar al director de Guardianes de la Galaxia. En el caso de Gina Carano, no lo vemos tan claro, de hecho es casi imposible, y más si tenemos en cuenta su (también borrado) tuit de reacción a su despido.

¿Y ahora qué?

Además de The Mandalorian, otra serie de Star Wars se ve afectada por el despido de Gina Carano. La actriz iba a ser anunciada como una de las protagonistas de Star Wars: Rangers of the New Republic, una de las series anunciadas en diciembre por Lucasfilm como parte de los nuevos proyectos de la franquicia. Ante esta decisión, la serie podría cancelarse por completo, o quizás se podría buscar un nuevo enfoque en el que se prescinda del personaje y se presente a un grupo de "luchadores por la libertad" enfrentándose al Resto Imperial por la galaxia.

La presencia de Cara Dune en la serie era merecida. Gina Carano puede tener la ideología que quiera y su comportamiento puede haber sido mejor o peor, como hemos dicho, en ese tema no vamos a entrar a valorar, pero su personaje fue una de las grandes adiciones al imaginario de Star Wars. Un personaje femenino que no necesitaba llevar un letrero luminoso sobre la cabeza para ser un gran personaje, algo que escasea en los últimos tiempos y que comparte con las actrices Kate Sackhoff y Ming Na Wen en la serie.

The Mandalorian 2x08

En cuanto a The Mandalorian, no sabemos qué papel iba a tener de cara al futuro de la serie. La temporada 2 ha cerrado un arco narrativo principal y a partir de la tercera hay muchas incógnitas sobre qué derroteros tomará la trama. Lo que sí parece estar claro es que fuera cual fuera su destino en The Mandalorian, no lo vamos a ver.

Podemos estar de acuerdo o no con las opiniones de Gina Carano. Podemos estar de acuerdo o no con la decisión ejecutiva de Disney de poner fin a su relación laboral con la ex-luchadora y actriz. Pero tenemos que decir que nadie mejor que la propia Gina Carano para saber que estaba jugando con un mechero mientras se bañaba en gasolina, y sabía muy bien que estas iban a ser las consecuencias si seguía por ese camino mientras trabajaba para Disney.

Al final, los que han perdido realmente (además de ella) han sido los fans de The Mandalorian que disfrutaron con su personaje.

Y además