Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Escape Room: ¿por qué nos atraen tanto?

Escape Room
El fenómeno de los Escape Room ha conquistado medio mundo, pero... ¿de dónde vienen? Analizamos las claves del entretenimiento social de moda que ya se aplica en empresas, colegios e incluso equipos de fútbol para fomentar el trabajo en equipo.

Es el fenómeno de moda. Lo tenemos en la prensa, en las calles, en internet y hasta en el cine. La película de Escape Room está a un suspiro de entrar en las carteleras como ya lo ha hecho en los cientos de locales que han inundado las ciudades de todo el mundo, ofreciendo una diversión en grupos a precios asequibles de la que es difícil no salir satisfecho.

Un juego de ingenio, reflejos, cooperación, lógica y velocidad. Y también un juego que ha traspasado la barrera del ocio irrumpiendo con fuerza en el mundo de los negocios, la pedagogía o la psicología. La ristra de piropos ya la conocemos, pero... ¿qué es un Escape Room?

El origen del Escape Room

Un Escape Room —habitación o sala de escape— es una actividad de entretenimiento que consiste en encerrar a un grupo determinado de personas en un entorno configurado a medida para que en un lapso de tiempo establecido escapen de él mediante la resolución de acertijos. En estas salas encontraremos infinidad de pistas y trampas que nos obligarán a trabajar en equipo si queremos escapar antes de que el tiempo se agote.

Los orígenes de estos juegos de ingenio son difusos y, como suele ocurrir, responden a influencias de aquí y de allá. Tenemos programas de televisión como The Adventure Game (El juego de aventura), emitido por la BBC en los ochenta, que consistía en equipos de tres concursantes que debían resolver una serie de puzles para ganar. También videojuegos como Myst, una aventura gráfica lanzada en 1993 en la que debíamos recopilar información para escapar de la isla homónima, o la clásica aventura de texto Behind Closed Doors de John Wilson en 1983; pasando por los orígenes de la añeja ficción interactiva en los años 60 con títulos como Adventure de Will Crowther que sentarían las bases de este tipo de aventuras.

Una captura del videojuego Behind Closed Doors
Una captura del videojuego Behind Closed Doors
|

Bajo estas confluencias podemos recopilar tres hitos que marcaron inevitablemente lo que hoy en día conocemos como Escape Room: el primer uso del concepto, el primer videojuego online del género y, cómo no, la creación del primer juego de escape en vivo.

En noviembre de 2001, Jan Albartus lanzaba la que sería una obra fundamental para el género escape the room: el videojuego online Mistery Of Time And Space (MOTAS), una aventura gráfica en flash de point and click que se popularizó en el albor de internet gracias a sus puzles y una cierta oscuridad temática que jugueteaba con la etiqueta de producto de culto. De él surgiría el concepto para que, unos años más tarde, el japonés Toshimitsu Takagi terminase de definir el género con Crimson Room, un videojuego que se expandió por cientos de páginas web y que popularizó el género influenciado por el mítico MOTAS. Hoy en día, todavía es posible encontrar ambos videojuegos en internet si queremos revivir la experiencia.

Uno de los niveles del popular videojuego MOTAS.
Uno de los niveles del popular videojuego MOTAS.
|

Estos videojuegos propiciaron que unos ingenieros de Silicon Valley, California, quisieran alejar a los jugadores de las pantallas y convertirlos en los protagonistas del escape en vivo y en directo. ¿La temática? Cómo no, una basada en una experta en el género de misterio: los cuentos de Agatha Christie. Que el mismísimo Hércules Poirot cobrase vida.

El primer escape room real recibió el nombre de Origin, pero se disputa ese honor con una creación de la compañía japonesa SCRAP en 2007: una serie de habitaciones temáticas en las que los jugadores tendrían que resolver diversos puzles para escapar a tiempo y salir victoriosos de la sala.

Tendríamos que esperar hasta 2011 para que el fenómeno terminase de explotar. Las miradas estaban fijadas en Budapest, Hungría, que se convertiría en la ciudad pionera de los juegos de escape en vivo en Europa. Hint Hunt fue la primera franquicia dedicada a los Escape Room que abrió sus puertas en la capital húngara y su éxito fue tan absoluto que terminó exportando el concepto a Reino Unido y Francia, y pronto empezaron a brotar nuevas franquicias por Estados Unidos y el resto de Europa. Nacía un fenómeno que abre nuevas salas a diario por todo el globo.

Los mejores Escape Room del mundo

Los Escape Room, en esencia, buscan sumergir al usuario en una historia que sirve como trasfondo para los juegos de lógica e ingenio que tendremos que resolver si queremos escapar a tiempo. Sí, nos encanta sentirnos inteligentes descubriendo esa pista que nos había tenido atascados y que parecía haber destruido nuestras posibilidades de escapatoria, y ese es el deseo oculto de la mayoría de usuarios, pero la construcción del ambiente juega una parte fundamental para que la experiencia sea completa.

Son los detalles los que popularizan unas salas u otras y podemos encontrar infinidad de ejemplos de lo más diversos: basados en películas, como las impresionantes salas de Real Escape Game en San Francisco; experiencias aterradoras como The Basement, en la que los jugadores deberán escapar antes de que un caníbal regrese a casa, o aquella inspirada en la película de Saw en Lisboa; y otras que recuperan la esencia de los videojuegos como Mr.X en Shanghai, con misiones que tendremos que cumplir a lo largo de las salas.

Si hay un Escape Room que sepa de explotar fenómenos, ese el de La Casa de Papel, en Madrid. Esta sala ha aprovechado el demencial tirón de la serie y su futura tercera temporada para darle una ambientación que todos los que hemos visto la serie querríamos vivir. Simuladamente, claro. ¡No te pierdas algunos de los mejores Escape Room del mundo en la siguiente galería!

De emprendedores y cifras

Vamos con los números. El fenómeno ha explotado con tanta fuerza gracias a la inversión de miles de emprendedores que han decidido lanzarse a crear sus propias salas. La decisión responde a la lógica: los consumidores quieren enfrentarse a situaciones generadas en ambientes controlados que les permitan vivir situaciones extremas y, de paso, lucir su medallita de ganador. Escapar de un asesino, sobrevivir a la Cuarta Guerra Mundial o al secuestro de un avión, resolver un atroz crimen, sumergirnos en un universo distópico... y lo más importante de todo: hacerlo con amigos, porque, al final, los Escape Room son una actividad social.

A principios de 2014, en Estados Unidos existían 22 compañías dedicadas a los Escape Room. Hoy en día se cuentan por encima de las 2.000 y según Exit Games existirían más de 8.000 en todo el mundo. Las cifras de David y Lisa Spira, unos aficionados que analizan Escape Room por todo el mundo, dicen que una sala puede generar alrededor de los 100.000 euros al año si rinden de forma óptima en los fines de semana. El precio por persona fluctúa desde los 10 euros hasta los 25, en función de la densidad de la actividad y el trabajo detrás de su puesta en escena.

El Escape Room Mr.X
El Escape Room Mr.X
|

Como es habitual en la tónica de los negocios, sacar adelante una sala de Escape Room no depende —sólo— del dinero y la ilusión. Los creadores de mayor éxito fueron aquellos capaces de desarrollarse en el diseño de niveles, construcción de escenarios, psicología del individuo y, sobre todo, innovación. La oferta de mercado empieza a ser realmente amplia incluso en nuestro país, donde ya tenemos más de 400 salas repartidas en 150 ciudades españolas, por lo que ofrecer una experiencia única y lo más personal posible es el punto de inflexión que podría separar a estos emprendedores del éxito al fracaso.

Hablando de nuestro país, en España contamos con el mayor complejo de escape de toda Europa: el Game Point, en Barcelona, con 3.000 metros cuadrados de superficie y 18 habitaciones únicas tematizadas. Pero para obtener financiación todavía queda el paso de obtener la confianza del banco para demostrar que el valor real del Escape Room merece la pena, y eso sólo el tiempo podrá seguir demostrándolo.

¿Y el futuro?

Incierto, pero apasionante, podríamos decir. El sector sigue en auge y todavía tiene un amplio margen de mejora, tanto en su explotación comercial como en la experiencia a ofertar a los usuarios. Está inspirando al cine, a la literatura y a los videojuegos, y la apertura de centros de gran superficie como el que tenemos en Barcelona hace pensar que en años venideros podrían surgir grandes competidores.

Locked In: The Birmingham Escape Game

Por otro lado, tenemos las distintas aplicaciones de esta actividad de ocio en la pedagogía y en el trabajo. Los Escape Room son una gran alternativa para fomentar el trabajo en equipo y a cada día que pasa más empresas dedican tiempo a ofrecer este tipo de experiencias a sus empleados con vistas a mejorar sus rendimientos. Vimos a la propia Selección Española de Fútbol enfrentarse a los retos de Fox in a Box, una de las pioneras en la formación para empresas en clave de Escape Room.

Las posibilidades de futuro podrían pasar por hacer de la experiencia de un Escape Room todavía más inmersiva, más compleja y de larga duración. ¿Os imagináis vivir una experiencia en la que el Escape Room se fusionase con actividades como el Paintball? Elucubraciones aparte, el fenómeno está en su momento dulce y se extiende a otros ámbitos como las salas de cine, donde podremos disfrutar a partir del 15 de marzo del estreno de la inquietante Escape Room. Si queréis saber más sobre ella, no os perdáis nuestro especial.

 

Escape Room (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Escape Room es un thriller de terror dirigido por Adam Robitel (Insidious: La última llave) basado en las experiencias de escapismo en las que hay que seguir pistas para encontrar la salida. Robitel ha expresado que “los buenos escape rooms son muy cinematográficos: entras en un frío búnker de guerra y rebuscas entre carpetas de la CIA, ento...