PC gaming Tenerife Lan Party 2017
Reportaje

5 consejos para comprar un PC gaming por piezas

Por Alejandro Alcolea

Cada vez más, los jugones buscan poder disfrutar del mayor abanico de juegos posible y el PC es una opción muy válida. Si las consolas se os quedan cortas porque hay géneros que queréis explorar, como el de la estrategia en todas sus variantes, o queréis jugar a más MOBA o shooters con ratón y teclado, lo más seguro es que estéis pensando en montar un PC para jugar por piezas.

Si ya lo habéis hecho antes, no tenemos nada que deciros que, seguramente, no sepáis. Una vez que se monta un PC gaming, pasen los años que pasen, y se saben las pautas a seguir a la hora de montar otro. Si sois novatos en el mundo de los ordenadores y os habéis animado a comprar un PC por piezas, os dejamos unos consejos que os serán muy útiles.

Invierte tiempo leyendo especificaciones

Antes de ir  una tienda y empezar a poner componentes en la cesta, hay que leer cuidadosamente lo que se quiere comprar. Debemos acudir siempre a la página web oficial del componente que queramos para ver las características. Y es que, un i7-7700K va a rendir siempre igual, ya que sólo hay un modelo. Una GTX 1080 no rinde lo mismo dependiendo de la marca o del modelo dentro de la propia marca.

Especificaciones ASUS GTX 1080
Cada fabricante pone en su Web las especificaciones de sus productos.

Hay diferentes rodamientos para los ventiladores, algunos modelos tienen una frecuencia diferente, hay fabricantes que fuerzan un poco más la velocidad del reloj, etc. Además, no sólo ocurre con gráficas. Tenemos que leer las características de la placa base y ver, por ejemplo, si soporta memoria DDR4 a 2133 MHz. Y es que, podemos comprar una memoria DDR4 a 3000 MHz que sí, es más rápida, pero la placa podría no soportarla.

Tecnologías exclusivas de Nvidia

Y, eso siempre, recordad que debéis leer las características de las diferentes piezas en su ficha oficial del fabricante.

Busca el equilibrio

Estamos en una era en la que la información llega muy rápido y de muchos sitios a la vez. Youtube es una puerta tremenda al mundo y es muy fácil ver que Overwatch corre de miedo con una GTX 1080 Ti. Por ejemplo. Sí, pero también va a correr así de bien con una GTX 1070 y nos hemos ahorrado un buen pellizco.

También es posible que veamos que el combo entre un i7-7700K y una GTX 1080 nos va a permitir jugar a todo al máximo, pero se nos va de presupuesto y optamos por la placa base más barata que hay para no pasarnos con el dinero.

Hay que buscar el equilibrio a la hora de montar un PC por piezas y, para ello, os remitimos al primer punto. Hay que invertir tiempo en leer cuidadosamente las características de cada componente para ver que todas funcionan aprovechándose al máximo y, sobre todo, evitar los cuellos de botella o tener unos componentes que, ya sea por culpa de la gráfica, la placa, la RAM o el procesador, no se aprovechan como es debido.

Mira pruebas de rendimiento

Una vez tenemos una configuración en la cabeza, la mejor forma de asegurarse de cómo correrán nuestros juegos es mirar pruebas de rendimiento. Es aconsejable dejar los componentes de nuestro nuevo PC gaming en la cesta de la tienda para mirar análisis de cada uno de ellos, tanto en vídeo, como en texto.

Así rinde, por ejemplo, DOOM en una Asus Strix Vega 64 con un i7-7700K

Youtube es algo que recomendamos. Y es que, si habéis pensado en una configuración concreta, seguro que hay alguien que ya la tiene y ha subido un vídeo con el típico programa que mide los frames por segundo, la temperatura y la carga de los componentes.

Tecnología exclusiva de las tarjetas gráficas AMD

Si existe, ya está en Internet y subido a Youtube. Buscad y seguro que encontráis la configuración que queréis, al menos el combo de GPU, CPU y RAM (incluso marcas concretas), ya que os puede servir como guía para ver cómo funcionará vuestro nuevo PC.

Elige bien la caja y la placa

Se trata de dos elementos más importantes de nuestro ordenador para jugar. Debéis pensar que la placa base es el punto al que se conectan todos los demás componentes (además de la alimentación), por lo que es necesario contar con una buena placa que nos permita aprovechar nuestras piezas.

La placa base es como una ciudad. Si elegimos componentes muy potentes, pero una placa con certificación H110, por ejemplo, tenemos una ciudad en la que las carreteras son de un solo sentido y habrá atascos. Si elegimos esos mismos componentes, pero con una placa Z270, las vías tendrán varios carriles por sentido y todos los componentes se aprovecharán mucho más.

No siempre lo más caro es lo mejor, ya que hay placas que destacan por tener muchísimas opciones de iluminación o refrigeración en los módulos M.2. Puede ser que no queráis LED de colores o que no vayáis a usar un SSD M.2, por lo que resultaría absurdo gastar más dinero en eso.

Las mejores cajas de PC gaming que puedes comprar por menos de 100, 200 y 300 euros

La caja también es muy importante y es donde debéis prestar atención. Los componentes deben caber en la caja y las medidas son fundamentales. El largo nos permite conocer la longitud de la tarjeta gráfica que podemos meter y el fondo nos permitirá meter un disipador de la CPU, u otro. 

Además, debemos ver si cuenta con un panel trasero para esconder cables y si, cuenta con opciones para instalar ventiladores superiores y frontales. No hace falta irse a cajas de 200€. Una de 100 cumple las premisas de diseño y espacio interior suficiente para mantener un buen flujo de aire.

Las cajas pequeñas son muy atractivas, peor ahí, a lo mejor, nos conviene más la refrigeración líquida, lo que sube el precio.

Fija un presupuesto y no recortes

El dinero es un tema crucial a la hora de comprar piezas para un PC gaming. Es muy fácil irse a Amazon o PC Componentes y empezar a elegir piezas que nos gusten. Una GTX 1080 Ti por allí. Un i7-7700K por allá. Estos 16 GB de memoria RGB que son tan chulos… y nos encontramos con que, sólo con estos componentes, ya nos hemos ido por encima de los 1.000€.

Cuando esto pasa, empezamos a recortar. Compramos una fuente barata, una caja no muy decente, el ‘’con los ventiladores que trae, sobra’’ y el clásico ’’ya le meteré mi antiguo disco duro si eso’’. Empezamos a recortar y, al final, tenemos potencia sin garantías, ya que por algún lado, algo fallará en la cadena.

Lo mejor es fijarse un presupuesto. No todas las necesidades y bolsillos son iguales y lo mejor es empezar a mirar y meter piezas en la cesta en base a los 800, 1.000 o 2.000 euros que nos hayamos marcado como tope.

Los de Nvidia no han medido el presupuesto 

Debéis tener en cuenta que la marca y capacidad de la fuente de alimentación es importante, ya que es la que suministra, pero también la que protege, a esa flamante gráfica o al combo placa y procesador que hemos comprado.

De la caja y la placa ya os hemos hablado, son dos elementos cruciales y, si queréis ajustar el presupuesto, a lo mejor debéis preguntaros si vais a hacer SLI (algo que determina la elección de la placa base, ya que puede que no vayáis a hacerlo y estéis gastando 30€ más en un modelo que cuenta con un hermano gemelo, pero sin dos ranuras para la gráfica) o si necesitáis el último modelo de procesador y gráfica para jugar a la resolución de vuestro monitor.

Como hemos dicho en el segundo punto, el equilibrio es la clave a la hora de comprar un PC gaming por piezas

One more thing…

Esto no es un consejo. Si lo fuera, contaríamos muy mal. Simplemente es un recordatorio. Montar un ordenador por piezas es divertido (hasta que salta el pitido que la RAM no es compatible si no habéis pasado tiempo leyendo el primer consejo para comprar un PC por piezas) y, por tanto, tenéis que pasarlo bien en el proceso.

Es como montar una figura de LEGO o Mecano, pero más grande, cara y con cuidado de no romper nada. Todo encaja en su sitio y no hace falta una ingeniería para montar un PC para jugar (gaming) pieza a pieza. Así que, reúne los componentes y lánzate a la aventura si miedo.

Lecturas recomendadas