5 grandes películas tan malas que son hasta buenas y divertidas
Reportaje

5 grandes películas tan malas que son hasta buenas y divertidas

Por Jesús Delgado

Que una película sea mala no hace que sea aburrida. Os proponemos cinco casos de películas que de tan malas que son hasta buenas y divertidas. Estas cinco películas son la crema del cine chusco y con pretensiones.

La calidad de una película y su valoración es algo muy relativo. El esnobismo que se lleva viviendo entre el público y críticos en los últimos años, cortando todo tipo de películas por un mismo patrón amenaza con convertirse en una actitud muy poco saludable a la hora de ir a ver cine.

En aras de relajar esfínteres y los aires intelectuales de más de uno, hemos decidido tomarnos un respiro y apostar por cine tan chusco, que es simplemente genial. Esto es, 5 grandes películas tan malas que son hasta buenas y divertidas. Esto quinteto de lo chusco se ha ganado a pulso pasar a los anales de la historia por ser películas pretenciosas que, a su manera, fracasaron en crítica y taquilla, pero se convirtieron en títulos de culto. En serio, dadnos unos minutos de vuestro tiempo, que no quedaréis para nada decepcionados. 

Flash Gordon (1980)

En 1980, muchos conocieron el horror, solo salvado por el tema principal de QueenDino De Laurentiis produjo una adaptación bastante vergonzosa de los cómics de Flash Gordon. ¿Vergonzosa? Cutre y divertida, queremos decir. Y es que, cuando Star Wars había revolucionado el escenario de la ciencia-ficción y la space opera, el director Mike Hodges le dio una patada a Industrial Light & Magic para volver a hacer una película de ci-fi como se hacía antiguamente.

Flash Gordon es una película que, de haberse estrenado en los 50, hubiera sido un peliculón, pero su irrisorio guión, el cartón piedra de sus escenarios y sus efectos especiales de tercera regional olían a trasnochados en el momento de su estreno. Con todo, es tan dura de ver que se hace divertida. Sobre todo, si sabéis que es un poema a los viejos seriales televisivos del personaje. Ah, y recordad... Flash a-ah Savior of the Universe!!!!

Másters del Universo (1987)

Los que crecimos con He-Man y los Másters del Universo nos llevamos un jarro de agua fría (o no) con la película de Másters del Universo que protagonizaron Dolph Lundgren y Frank Langella. A matacaballo entre Star Wars, la space-opera, los muñequitos de Mattel y los cómics de El Cuarto Mundo de Jack Kirby (cuyos diseños inspiraron los de la película), estamos ante una película cutremente divertida de los años 80.

Y es que, a pesar de sus flaquezas, estamos ante una película honesta, épica y que retiene bastante del espíritu de los juguetes. Además, un actor como Frank Langella la recuerda con una sonrisa, refiriéndose a su papel de Skelletor como uno de sus preferidos y con el que mejor se lo pasó a lo largo de su carrera. 

Ojo, que hasta Star Wars tiene películas duritas. Estas son las 5 peores películas de la saga

El ejército de las Tinieblas (1992)

Toda la franquicia de Evil Dead tiene cierto tamiz cutre y duro. A medias entre el gore y la comedia negra, Sam Raimi convirtió el cutrerío en arte. Ninguna de las películas de Posesión Infernal, ni tampoco su serie secuela Ash vs. The Evil Dead tienen desperdicio. Sin embargo, nadie jamás dirá que estemos ante una marca aburrida en el más amplio sentido de la palabra.  

Como ejemplo de película mala pero tremendamente gratificante, tenemos que destacar la tercera entrega de la serie, El ejército de las Tinieblas. Sam Raimi contó con presupuesto para hacer una película épica, con esqueletos animados y todo, pero lo cierto es que es una parodia muy dura del género. Eso sí, con momentazos dignos para el recuerdo.

The Room (2005)

The Room tiene el dudoso honor de ser la mejor peor película de la historia, como ya demostró The Disaster Artist, el biopic que cuenta su producción. Tommy Wiseau se cocinó él solo, con unos cuantos amigos, una drama co-protagonizado por Greg Sestero y Juliette Danielle.

Tramas sin resolver, un argumento confuso e inconcluso, una edición que desquiciaría hasta a alguien puesto hasta arriba de lorazepam... The Room tiene el honor de ser considerada "El Ciudadano Kane del cine chusco". Por algo será.

Sharknado (2013 -...)

¿Qué puede ser más peligroso que un tornado y un tiburón? ¡Un tornado lleno de tiburones asesinos! No le deis vueltas, no tiene ningún sentido. A pesar de ello, Sharknado es la franquicia de cine cutre pero divertido más popular de la década. Seis películas principales de la saga y tres spin-off avalan su buena salud.

Nunca una película de desastres fue tan divertida, ni tan sumamente consciente de su cutres. ¡Alabemos a Syfy por haberla producido y apoyado a lo largo de los años!

Consigue toda la serie de Sharknado por un mordisco de nada

Y aún así, nos dejamos algunas en el tintero desde dislates como Manos: The hands of fate hasta comedias supertontorronas como El diablo metió la mano. Y eso sin contar con cintas de culto como El último gran héroe (una sátira muy infravalorada, por cierto), el gran musical The Rocky Horror Picture Show y la filmografía al completo de Ed Wood.

Por eso mismo, estamos seguros al cien por cien de que alguno de vosotros tenéis en mente alguna película realmente dura de ver, salvo para aquellos con sentido del humor y que tan solo pretenden pasarlo bien gracias a una película tan mala que es hasta buena y desternillante. Si tenéis el título de una película tan mala que es divertida en la punta de la lengua, no os cortéis y a por ello. Para eso está la sección de comentarios.

Y además